Na­tu­ral

deViajes - - RUTA -

Otros cul­ti­vos, co­mo el ca­fé, em­pe­za­ron a plan­tar­se en el va­lle ti­ner­fe­ño de la Oro­ta­va en 1788. Si te in­tere­sa la his­to­ria agrí­co­la de la is­la y quie­res co­no­cer el úni­co lu­gar de Eu­ro­pa en el que se cul­ti­va ca­fé, vi­si­ta a Ino­cen­cio Lu­go. Él y su hi­jo son los pro­pie­ta­rios de La La­ja, una he­re­dad en el va­lle de Agae­te con fru­ta­les, vi­ñe­dos y ca­fe­ta­les ty­pi­ca ará­bi­ca. Aquí po­drás pro­bar –re­cién tos­ta­do y mo­li­do– es­te se­lec­to ca­fé. (En­tra­da li­bre. 928 89 81 54 y www. bo­de­ga­los­be­rra­za­les.com).

CA­MI­NAR SO­BRE LA­VA

Las úl­ti­mas erup­cio­nes vol­cá­ni­cas de Gran Ca­na­ria se pro­du­je­ron en el nor­te y cen­tro de la is­la. De he­cho, uno de sus pri­me­ros des­ti­nos tu­rís­ti­cos a fi­na­les del si­glo XIX fue el vol­cán Bandama, cu­ya cal­de­ra ex­tin­ta es una de las ma­yo­res del te­rri­to­rio. Pa­ra co­no­cer­lo, acér­ca­te al mi­ra­dor del Pi­co de Bandama, a 574 m por la GC-802. Pa­ra ver la cal­de­ra so­bre el te­rreno pue­des re­co­rrer su pe­rí­me­tro (3,4 km) o ba­jar al fon­do del cono vol­cá­ni­co (3 km pe­ro con 382 m de des­ni­vel). Am­bas ex­cur­sio­nes son pin­to­res­cas y al­ta­men­te re­co­men­da­bles. Por cier­to, no es­pe­res en­con­trar so­lo ce­ni­za, sino es­pe­cies en­dé­mi­cas –co­mo el ta­ji­nas­te blan­co–, el exu­be­ran­te bos­que ter­mó­fi­lo –con ace­bu­ches, len­tis­cos y al­má­ci­gos– ¡y has­ta huer­tos!

Otro pai­sa­je vol­cá­ni­co es la Cruz de Te­je­da, ru­ta obli­ga­da pa­ra los que vi­si­tan las cum­bres de Gran Ca­na­ria. Des­de aquí hay nu­me­ro­sas sen­das que dis­cu­rren en­tre pi­nos ca­na­rios, con los ro­ques Nu­blo y Ben­tay­ga co­mo te­lón de fon­do. Tam­bién es un buen pun­to de par­ti­da pa­ra una ex­cur­sión en bi­ci­cle­ta a Ar­te­na­ra o Te­je­da o, si es­tás en for­ma, pa­ra su­bir al Pi­co de las Nie­ves (1.949 m), una de las más du­ras es­ca­la­das de Eu­ro­pa. (Al­qui­ler de bi­ci y ru­ta: 47 €. www.wal­kin­gran­ca­na­ria.com).

Cam­bia las bo­tas por unas cho­las (san­da­lias) y acér­ca­te a la co­que­ta Te­je­da, con sus ca­si­tas blancas y los al­men­dros po­blan­do sus pre­ci­pi­cios. Mu­chas de las hier­bas y plan­tas que vis­te en tus ex­cur­sio­nes se han uti­li­za­do co­mo re­me­dio na­tu­ral por par­te de los pri­me­ros ha­bi­tan­tes de Gran Ca­na­ria. Po­drás des­cu­brir sus se­cre­tos en el Cen­tro de Plan­tas Me­di­ci­na­les (Pá­rro­co Ro­drí­guez Ve­ga, 10. En­tra­da: 3 €). Nos en­can­tó in­ter­pre­tar la sim­bo­lo­gía y los usos má­gi­cos de al­gu­nas es­pe­cies, y co­no­cer que los al­men­dros fue­ron in­tro­du­ci­dos en Eu­ro­pa por los fe­ni­cios.

Por cier­to, ya que men­cio­na­mos los al­men­dros, con su fru­to ela­bo­ran en Te­je­da ver­da­de­ras de­li­cias que han pa­sa­do a ser pa­tri­mo­nio gas­tro­nó­mi­co de la is­la, co­mo ma­za­pa­nes, man­te­ca­dos o bienmesabe: tras to­das es­tas ex­cur­sio­nes, te me­re­ces pro­bar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.