Pa­sa­do mi­le­na­rio

deViajes - - RUTA -

Se cree que los an­ti­guos gran­ca­na­rios fue­ron des­cen­dien­tes de be­re­be­res del nor­te de Áfri­ca que di­vi­die­ron la is­la en diez rei­nos go­ber­na­dos por sen­dos re­yes o gua­nar­te­mes. Eran agri­cul­to­res, ga­na­de­ros y ar­te­sa­nos, que ado­ra­ban a los as­tros y vi­vían en co­mu­nión con la na­tu­ra­le­za. La lle­ga­da de las tro­pas es­pa­ño­las en el si­glo XV les obli­gó a re­ple­gar­se en la zo­na Nor­te, un en­torno agres­te que con­ser­va nu­me­ro­sos ves­ti­gios. ¿Nos acom­pa­ñas a co­no­cer­los?

Si­túa tu ba­se de ope­ra­cio­nes en Gál­dar, don­de se ubi­ca el ya­ci­mien­to más im­por­tan­te de la is­la: la Cue­va Pin­ta­da. Es­te po­bla­do prehis­pá­ni­co fue des­cu­bier­to en el si­glo XIX, en el cas­co ur­bano, y cons­ta de unas 60 ca­sas y cue­vas ex­ca­va­das por los abo­rí­ge­nes. El ha­llaz­go más im­por­tan­te, y que da nom­bre al con­jun­to, es una es­tan­cia con un mu­ral po­li­cro­ma­do que se con­ser­va ba­jo con­tro­la­dí­si­mas con­di­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra e ilu­mi­na­ción. (Au­dien­cia, 2. www.cue­va­pin­ta­da.com. En­tra­da: 6 €).

Fren­te al Tea­tro Mu­ni­ci­pal, en la ca­lle Ben­te­juí, no te pier­das la es­ta­tua de una he­roí­na lo­cal, Gua­yar­mi­na, una no­ble prin­ce­sa abo­ri­gen que se al­zó con­tra los con­quis­ta­do­res.

APÚN­TA­TE AL ES­TI­LO ABO­RI­GEN

Si te gus­tó la ce­rá­mi­ca de la Cue­va Pin­ta­da, acér­ca­te al obra­dor de In­ma Na­va­rro, una al­fa­re­ra que se ins­pi­ra en los mo­ti­vos prehis­pá­ni­cos. No pier­das detalle de sus pin­ta­de­ras (3 €), se­llos de barro que iden­ti­fi­ca­ban a las fa­mi­lias y con los que se pin­ta­ban el cuer­po o mar­ca­ban sus po­se­sio­nes. (Al­fa­re­ría Ta­zi­rit. Ben­te­juí, 7).

Cer­ca de Gál­dar, otro lu­gar que un día per­te­ne­ció a los an­ti­guos ha­bi­tan­tes de Gran Ca­na­ria es el Ce­no­bio de Va­le­rón, un con­jun­to de si­los ex­ca­va­dos en una oque­dad. El es­pa­cio cons­ta de va­rias ga­le­rías en torno a las cua­les se ca­va­ron es­tos hue­cos pa­ra guar­dar uten­si­lios agrí­co­las, fru­tos y ce­rea­les. (Cues­ta de Sil­va, s/n. www.ce­no­bio­de­va­le­ron.com. En­tra­da 2,5 €).

Y otro lu­gar pa­ra que co­noz­cas có­mo rea­li­za­ban sus en­tie­rros, inau­gu­ra­do en 2013, es el Par­que Ar­queo­ló­gi­co del Mai­pés, en Agae­te. Es­te es­pa­cio fu­ne­ra­rio abo­ri­gen cons­ta de unos 700 sepulcros cons­trui­dos ín­te­gra­men­te con pie­dras vol­cá­ni­cas. Da­da la di­fi­cul­tad que su­po­nía mo­ver­se por un te­rreno tan abrup­to –la ne­cró­po­lis ocu­pa una co­la­da vol­cá­ni­ca– se han ha­bi­li­ta­do una se­rie de pa­sa­re­las pa­ra fa­ci­li­tar la vi­si­ta, in­clu­so a per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da. (Cha­pín, s/n. En­tra­da: 3 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.