Sa­bo­res de lu­jo

deViajes - - DE TAPAS -

Co­mo bue­nas ciu­da­des an­da­lu­zas, tan­to Úbe­da co­mo Bae­za se en­tre­gan con gus­to al ri­to del ta­peo. Am­bas com­par­ten las te­rra­zas al sol fu­gaz del in­vierno, los pa­tios re­ple­tos de his­to­ria en sus pa­re­des, los mo­der­nos lo­ca­les con ai­re mi­ni­ma­lis­ta y las an­gos­tas ta­ber­nas de to­da la vi­da que se unen a la fies­ta. Jun­to a sus cam­pos de oli­va­res, su am­bien­te an­da­lu­sí y sus pla­zas de re­cio sa­bor cas­te­llano, es­tas dos ciu­da­des mues­tran el es­plen­dor de su pa­sa­do de avan­za­di­lla en­tre los rei­nos cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes y en­cuen­tran en la gas­tro­no­mía en mi­nia­tu­ra otro ne­xo de sa­bro­sa ce­le­bra­ción.

Tan­to en Úbe­da co­mo en Bae­za se li­ga –la for­ma lo­cal con que se de­no­mi­na al ar­te del ta­peo– con ho­ra­rio: por la ma­ña­na la co­sa no em­pie­za an­tes de las 12.30 h, y se man­tie­ne has­ta las 16 h; por la tar­de, los lo­ca­les abren a las 20 h y las ba­rras se ani­man una ho­ra más tar­de. Las ta­pi­yas acom­pa­ñan a la con­su­mi­ción de for­ma gra­tui­ta, a dis­cre­ción de los ta­ber­ne­ros y ta­ber­ne­ras. En car­ta, tam­bién en­con­tra­rás de­li­cio­sas ra­cio­nes de pa­go.

Pe­se a su cer­ca­nía –Úbe­da y Bae­za es­tán se­pa­ra­das por 10 km y una au­to­vía–, la ofer­ta de ta­peo en una y otra di­fie­re ca­si de for­ma ra­di­cal: en Bae­za se im­po­ne un pi­co­teo bien asen­ta­do en la tra­di­ción, con bue­nas ma­te­rias pri­mas y po­cas no­ve­da­des sus­tan­cia­les, mien­tras que en Úbe­da se ha evo­lu­cio­na­do ha­cia una co­ci­na de au­tor más di­ver­ti­da y sor­pren­den­te que ha­la­ga a los pa­la­da­res.

De­ja la zo­na cen­tro pa­ra lue­go y em­pie­za en la Can­ti­na La Es­ta­ción (Cues­ta Ro­da­de­ra, 1), si­tua­da ex­tra­mu­ros y a dos pa­sos del ba­rrio de los al­fa­re­ros. Mon­se­rrat de la To­rre, al fren­te de la co­ci­na, es­tu­dió en la Es­cue­la Su­pe­rior de Hos­te­le­ría y Tu­ris­mo, en Bae­za, y com­ple­tó su for­ma­ción en Fran­cia y en el Pa­ra­dor de Ca­zor­la, en­tre otros. Jun­to a ella, An­to­nio Cris­to­fa­ni Ché, en la sa­la, co­man­dan al equi­po de un lo­cal que ha­rá las de­li­cias de los aman­tes del mun­do del tren. Pe­ro, so­bre todo, tam­bién de la co­ci­na de al­tu­ra, ya que aquí en­con­tra­rás, pro­ba­ble­men­te, una de las apues­tas más ju­go­sas de to­da Úbe­da y una de las más ima­gi­na­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.