Ar­te muy sano

deViajes - - DOSSIER -

Des­pués de ha­cer una pa­ra­da en Uce­ro y re­po­ner fuer­zas en La Pa­rri­lla de San Bar­to­lo ( 975 36 35 63) –Ángel te pre­pa­ra­rá unas car­nes o unos chi­pi­ro­nes a la bra­sa ex­qui­si­tos– ya es­tás lis­to pa­ra ver un es­ce­na­rio don­de la vi­da ne­ce­si­ta bro­tar por to­das par­tes.

Pue­des re­co­rrer­lo con una de las 15 ru­tas pro­pues­tas por el Par­que Na­tu­ral –ca­ta­lo­ga­do co­mo tal des­de 1985– o de­jar­te lle­var por la in­tui­ción y ha­cer­lo por tu cuen­ta. En cual­quier ca­so, no ol­vi­des lle­var unos pris­má­ti­cos pa­ra des­cu­brir los abun­dan­tes ni­dos del ha­bi­tan­te más ca­rac­te­rís­ti­co del par­que: el bui­tre leo­na­do. Tam­bién en­con­tra­rás di­fe­ren­tes ti­pos de águi­las, hal­co­nes, mi­la­nos, cer­ní­ca­los, cor­zos, zo­rros y es­pe­cies pro­pias de ríos y arro­yos.

Si el ex­te­rior te ha gus­ta­do, el in­te­rior de es­te im­pre­sio­nan­te ca­ñón te de­ja­rá sin ha­bla. Aquí en­con­tra­rás la Cue­va de la Ga­lia­na, una gru­ta sub­te­rrá­nea que el río Lo­bos ha ho­ra­da­do du­ran­te año. ¿El re­sul­ta­do? Ki­ló­me­tros de sor- pren­den­tes re­co­ve­cos, pa­si­llos y ca­ver­nas que (so­lo) pue­des ver con So­ria Aven­tu­ra ( 627 91 61 07 y www.so­ria­ven­tu­ra.com), la em­pre­sa que ges­tio­na los re­co­rri­dos y que te en­se­ña­rá no­cio­nes bá­si­cas de es­pe­leo­lo­gía. El pre­cio (2 h, des­de 25 €) in­clu­ye el ma­te­rial ne­ce­sa­rio pa­ra en­trar en la cue­va, en la que tam­bién ten­drás al­gu­nos tra­mos de rap­pel. Lo es­tu­dias­te en el co­le­gio –"En Ca­la­ta­ña­zor, el rey Al­man­zor per­dió su tam­bor"– y, años des­pués, vis­te sus im­pre­sio­nan­tes pai­sa­jes trans­for­man­do en el de­co­ra­do de Por quién do­blan las cam­pa­nas, de Or­son Wells, que ro­dó aquí gran par­te de la cin­ta.

Pe­ro lo cier­to es que uno de los ac­ti­vos que más dis­fru­ta­rás de Ca­la­ta­ña­zor, si­guien­te pa­ra­da de nues­tro re­co­rri­do, es pre­ci­sa­men­te su na­tu­ra­le­za, ya que aquí en­con­tra­rás el sa­bi­nar más an­ti­guo de to­da Eu­ro­pa.

CON ES­PÍ­RI­TU ME­DIE­VAL

Los aré­va­cos, un pue­blo pre­rro­mano que ha­bi­ta­ron en los ac­tua­les te­rri­to­rios de So­ria y Se­go­via, pres­tan su nom­bre a es­ta cer­ve­za au­tóc­to­na, que se pro­du­ce des­de ha­ce un año. Aré­va­ka se ela­bo­ra de for­ma ar­te­sa­na, sin fil­trar ni pas­teu­ri­zar, no in­clu­ye co­lo­ran­tes ni con­ser­van­tes y se fa­bri­ca en tres va­rie­da­des.

Pai­sa­je de Ca­la­ta­ña­zor. For­ma­cio­nes ro­co­sas en Cas­tro­vie­jo. Pa­tio y cú­pu­la del ho­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.