He­ren­cia Bri­tá­ni­ca

deViajes - - DESTINO SHANGHAI -

Fue­ron los mer­can­tes in­gle­ses quie­nes mo­vi­dos por esa pa­sión bri­tá­ni­ca por el té, la por­ce­la­na fi­na y las se­das –bie­nes que en Eu­ro­pa eran todo un lu­jo– quie­nes pro­pi­cia­ron que Shang­hai pa­sa­ra a ser, a fi­na­les del si­glo XVII, el prin­ci­pal puer­to de co­mer­cio en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te. La re­la­ción en­tre chi­nos y bri­tá­ni­cos fran­queó mu­chas fa­ses a lo lar­go de los si­glos, al­gu­nas de in­tere­sa­do en­ten­di­mien­to y otras de fron­tal en­fren­ta­mien­to, pe­ro en­tre unas y otras la po­bla­ción de ori­gen in­glés, y la de otros paí­ses oc­ci­den­ta­les, empezó a cre­cer en una ciu­dad que en sus me­jo­res mo­men­tos lle­gó a co­no­cer­se co­mo la Pa­rís del Es­te.

Los eu­ro­peos le­van­ta­ron sus ba­rrios re­si­den­cia­les, sus edi­fi­cios de ne­go­cios y sus par­ques pú­bli­cos, todo ello a ima­gen y se­me­jan­za de aque­llo que echa­ban de me­nos en su tie­rra de ori­gen. En­ten­de­rás de qué te ha­bla­mos cuan­do des un pa­seo por la ori­lla oes­te del río Huang­pu, co­no­ci­da co­mo The Bund.

Si­túa­te en la es­qui­na for­ma­da por la con­fluen­cia del río Huang­pu con su afluen­te, el Suz­hou Creek, lu­gar don­de se le­van­ta uno de esos ico­nos que de­ja­ron los bri­tá­ni­cos: el Wai­bau­du Brid­ge. Fue cons­trui­do en 1856 por un in­dus­trial in­glés, y en 2009, des­pués de una pro­fun­da res­tau­ra­ción, se re­abrió al pa­so con nue­va ilu­mi­na­ción noc­tur­na.

Jun­to al puen­te, los an­glo­sa­jo­nes, tan afi­cio­na­dos a los jar­di­nes en sus ciu­da­des, hi­cie­ron cons­truir los Pu­blic Gar­dens (hoy Huang­pu Park) tra­yen­do des­de Es­co­cia a un repu­tado jar­di­ne­ro de la épo­ca.

El ré­gi­men co­mu­nis­ta, en su afán por bo­rrar los sím­bo­los de la pre­sen­cia ex­tran­je­ra an­te­rior, le­van­tó aquí el co­lo­sal Mo­nu­men­to a los Hé­roes del Pue­blo, to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que hoy vi­si­tan cien­tos de ciu­da­da­nos chi­nos a dia­rio. Un con­se­jo: si vie­nes a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na po­drás ver a nu­me­ro­sas per­so­nas de to­das las eda­des prac­ti­can­do el tai chi fren­te a es­te pin­to­res­co lu­gar.

VMás ar­qui­tec­tu­ra bri­tá­ni­ca enal­te­ce el pa­seo flu­vial que em­pie­za en Huang­pu Park y ter­mi­na a la al­tu­ra de East Yan’an Road. Se su­ce­den uno de­trás de otro sun­tuo­sos edi­fi­cios hoy ocu­pa­dos por con­su­la­dos, ho­te­les de lu­jo y se­des ban­ca­rias, co­mo Glen Li­ne Ship­ping buil­ding, el Chi­na Mer­chant’s Bank Buil­ding, o la Cus­toms Hou­se, con su to­rre del re­loj.

NEO­NES, HE­LA­DOS Y JA­RRO­NES MING

Ve­nir a Shang­hai y no de­di­car un día en­te­ro a las com­pras se­ría co­mo ir a Ke­nia y no apun­tar­se a un sa­fa­ri. De he­cho la ciu­dad es uno de los des­ti­nos asiá­ti­cos de las com­pras por ex­ce­len­cia. En cual­quier rin­cón de la ciu­dad siem­pre hay al­go a la ven­ta.

Uno de los prin­ci­pa­les cen­tros de ac­ción es Nan­jing Road. Po­dría­mos de­cir que Nan­jing es la ar­te­ria co­mer­cial de la Shang­hai his­tó­ri­ca. En es­ta ca­lle (que mi­de más de 1 km) se con­cen­tran las ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les co­mo H&M, Za­ra o Ap­ple.

Que­da es­pa­cio tam­bién pa­ra pe­que­ñas tien­das de di­se­ño lo­cal, co­mo es el ca­so de Yun­hong Chops­tick Shop, de­di­ca­da a los pa­li­llos pa­ra co­mer (en el 387); y pa­ra res­tau­ran­tes de sa­bor lo­cal co­mo el Be­yond The Clouds (en el 233) o el Yang’s Fry Dum­pling, con­sa­gra­do a la más fa­mo­sa es­pe­cia­li­dad de Shang­hai: las em­pa­na­di­llas al va­por re­lle­nas (en el 720).

Si el día ame­na­za con frío o llu­via, los com­pra­do­res em­pe­der­ni­dos tie­nen un re­fu­gio co­mer­cial de pro­por­cio­nes épi­cas al­re­de­dor y de­ba­jo de Peo­ple’s Squa­re, la cén­tri­ca pla­za en la que mue­re Nan­jing Road. Hay ga­le­rías co­mer­cia­les por to­das par­tes, co­mo la Raf­fle’s City, el Di­mei Mall o el Hong Kong Shop­ping Cen­ter, es­tas dos úl­ti­mas si­tua­das ba­jo tie­rra en Peo­ple’s Squa­re. En ellas po­drás com­prar cual­quier co­sa que se te an­to­je, ha­cer­te unas uñas de por­ce­la­na de­co­ra­das (unos 5 €) o pro­bar un he­la­do de li­chi o ju­día roja (1 €).

Pe­ro si Peo­ple’s Squa­re se ca­rac­te­ri­za por al­go es por la con­cen­tra­ción de mu­seos que hay a su al­re­de­dor. Em­pie­za por el es­pec­ta­cu­lar Shang­hai Museum ( www.shang­hai­mu

seum.net), un ex­ten­so com­pen­dio de to­das las ha­bi­li­da­des de­co­ra­ti­vas. No te pier­das las sa­las de­di­ca­das a la ca­li­gra­fía, las ex­po­si­cio­nes de ce­rá­mi­ca y la co­lec­ción de bron­ces. Otra co­lec­ción in­tere­san­te, és­ta de ar­te mo­derno, la tie­nes en el acris­ta­la­do Shang­hai Museum of Con­tem­po­rary Art (en­tra­da: 3,5 €. www.

mo­cas­hang­hai.org), ubi­ca­do en el ve­cino Peo­ple’s Park. Al­ber­ga co­lec­cio­nes de ar­tis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y un ca­fé-loun­ge de di­se­ño, el Art Lab, per­fec­to pa­ra re­po­sar.

Mo­nu­men­to a los Hé­roes del Pue­blo.

Es­ta­tua del To­ro em­bis­tien­do del ar­tis­ta Ar­tu­ro Di Mo­di­ca.

Puen­te Wai­bau­du.

Con el look de mo­da de in­vierno.

Tra­jes tra­di­cio­na­les en el Mu­seo de Shang­hai.

Es­ca­pa­ra­te en

Die­mi Mall.

Ce­rá­mi­ca del Mu­seo de

Shang­hai.

Peo­ple's Squa­re es ideal pa­ra com­pras.

Ad­mi­ran­do pie­zas de ám­bar del mu­seo de Shang­hai.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.