PA­SIÓN VIA­JE­RA

“En ca­da ciu­dad me gus­ta sa­lir a pa­sear”

deViajes - - SUMARIO - TEX­TO Be­lin­da Gue­rre­ro

Ju­lia Na­va­rro, que triun­fa con su obra Dis­pa­ra, yo ya es­toy muer­to, nos cuen­ta sus re­cuer­dos via­je­ros.

Afir­ma que su úl­ti­mo tra­ba­jo, Dis­pa­ra, yo ya es­toy muer­to, es una “no­ve­la de per­so­na­jes y una re­fle­xión so­bre có­mo las cir­cuns­tan­cias mar­can el destino de las per­so­nas”. La obra des­cri­be tre­ce es­ce­na­rios am­bien­ta­dos en Eu­ro­pa Cen­tral. Son lu­ga­res que la au­to­ra co­no­ce muy bien, co­mo es el ca­so de Vie­na, que le en­can­ta, aun­que ad­mi­te que “Var­so­via tam­bién tie­ne su aquel”. Lo que tie­ne cla­ro es que cuan­do lle­ga a una ciu­dad “me gus­ta sa­lir a pa­sear, a des­cu­brir o re­en­con­trar­me con es­te destino”. Co­no­ces Is­rael des­de que te­nías 21 años, ¿cuál es el lu­gar al que te gus­ta vol­ver? He ido en nu­me­ro­sas oca­sio­nes a Tie­rra

San­ta. Es un si­tio fas­ci­nan­te y dra­má­ti­co a la vez. Je­ru­sa­lén mar­ca, de­be­ría de ser la ciu­dad de la paz pe­ro es todo lo con­tra­rio, hay con­flic­to y dispu­ta per­ma­nen­tes, con una ten­sión que sien­tes en la piel. Una de tus pa­sio­nes es via­jar. ¿Qué zo­na del mun­do aún te que­da por ex­plo­rar?

Ocea­nía, pe­ro es­pe­ro ata­jar­lo en los pró­xi--

mos me­ses. De to­das ma­ne­ras, nun­ca se ter­mi­na de co­no­cer del todo un país, de ma­ne­ra que cuan­do re­gre­so a lu­ga­res vi­si­ta­dos siem­pre ten­go la sen­sa­ción que aún me que­dan co­sas por des­cu­brir, y de he­cho siem­pre hay al­go nue­vo. ¿Nos re­ve­las un rin­cón se­cre­to en tu ciu­dad, Ma­drid? Me en­can­ta la zo­na de Los Aus­trias, por­que es­ta par­te de la ca­pi­tal es­tá he­cha a la me­di­da de las per­so­nas. Aún tie­ne al­ma. En cuan­to a mi lu­gar se­cre­to, pre­fie­ro que lo si­ga sien­do. Pa­sas tu tiem­po de ocio en Huel­va, ¿acu­des a al­gún lu­gar re­ti­ra­do pa­ra leer un li­bro al atar­de­cer?

Las pla­yas de la An­ti­lla son fan­tás­ti­cas. Eres una fiel de­fen­so­ra de los ani­ma­les de com­pa­ñía, ¿pue­des fa­ci­li­tar­nos una bue­na di­rec­ción don­de tu pe­rro Ar­gos dis­fru­te tan­to co­mo tú? En Es­pa­ña, es di­fí­cil en­con­trar ho­te­les don­de per­mi­tan en­trar con ani­ma­les de

com­pa­ñía. Yo, a Ar­gos siem­pre le lle­vo a la pro­pie­dad que te­ne­mos en la pla­ya o a ca­sas de ami­gos. Es un pas­tor ale­mán to­tal­men­te edu­ca­do, pe­ro des­gra­cia­da­men­te es di­fí­cil que te de­jen ac­ce­der con él ni si­quie­ra en un bar. Ate­nas siem­pre te trae bue­nos re­cuer­dos, ¿nos des­cu­bres un buen res­tau­ran­te pa­ra co­mer en la ca­pi­tal grie­ga? No sé si tan­to pa­ra al­mor­zar, pe­ro sí pa­ra dis­fru­tar de la vis­ta. Ten­dréis que su­bir has­ta la azo­tea de el ho­tel Gran Bre­ta­ña. Ce­na­réis vien­do la Acró­po­lis ilu­mi­na­da, que es un lu­jo im­pa­ga­ble. Tam­bién me en­can­tan los res­tau­ran­tes es­pe­cia­li­za­dos en pes­ca­do del puer­to de El Pi­reo, por ejem­plo Ca­na­ris. Po­lo­nia te im­pac­tó en tu vi­si­ta an­te­rior a la caí­da del Mu­ro, ¿has vuel­to a vi­si­tar­la des­pués? Sí, he ido un par de oca­sio­nes más, pre­ci­sa­men­te pa­ra pre­sen­tar mis no­ve­las, que han si­do tra­du­ci­das aquí. Es uno de los paí­ses don­de más li­bros ven­do.

Cuen­tas que tu pa­sión frus­tra­da ha si­do con­ver­tir­te en bai­la­ri­na, ¿dón­de po­de­mos ver un buen es­pec­tácu­lo de dan­za? En Lon­dres, don­de los es­pa­ño­les te­ne­mos na­da me­nos que a una de las me­jo­res so­lis­tas de ba­llet de to­dos los tiem­pos: Ta­ma­ra Ro­jo. Uno de tus lu­ga­res fa­vo­ri­tos de El Cai­ro es el ba­rrio cop­to, ¿por qué te atrae? To­da la me­tró­po­li me re­sul­ta fas­ci­nan­te. Es un destino al que siem­pre me gus­ta vol­ver. Co­mo pe­rio­dis­ta vi­vis­te la Tran­si­ción es­pa­ño­la, ¿qué es lo que más te gus­tó del cam­bio que vi­vió nues­tro país? La re­cu­pe­ra­ción de la li­ber­tad y de la de­mo­cra­cia. La Tran­si­ción fue un mo­men­to ger­mi­nal en la his­to­ria de Es­pa­ña y tu­ve la suer­te de po­der con­tar­lo por mi pro­fe­sión. La ela­bo­ra­ción de la Cons­ti­tu­ción la se­guí día a día, y re­cuer­do la jor­na­da en que se apro­bó co­mo uno de los más emo­cio­nan­tes de mi vi­da.

“Aquí es­toy en mi vi­si­ta a la casa de la Vir­gen en Éfe­so (Tur­quía). Lu­gar de pe­re­gri­na­ción pa­ra mu­chos”.

Es una ciu­dad “Me en­can­ta Ate­nas. en la que siem­pre

he si­do fe­liz. Mu­chos de los me­jo­res

mo­men­tos de mi vi­da la han te­ni­do

co­mo es­ce­na­rio”. “El Gran Ca­nal

de Ve­ne­cia un día so­lea­do es digno

y con las de ver, más igle­sia de San­ta ma­ra­vi­llo­sa aún

s cú­pu­las de María de la la

Sa­lud, al fon­do”. “En Ber­lín la Puer­ta

de Bran­de­bur­go obli­ga­do. Ade­más, es un lu­gar de his­to­ria es­tas co­lum­nas pa­so

car­gan con tan­ta que me si­guen ad­mi­ran­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.