SI­LEN­CIO TO­TAL

deViajes - - MI VIAJE -

He se­lec­cio­na­do mi ex­pe­rien­cia en Hol­box (Mé­xi­co), una is­li­ta jus­to en­fren­te de Can­cún. Es un pa­raí­so per­di­do, don­de me enamo­ra­ron su cos­ta, la tran­qui­li­dad y el si­len­cio. En es­ta par­te del mun­do don­de no sa­ben qué son los atas­cos y el úni­co mo­do de des­pla­zar­te es la bi­ci­cle­ta o el bug­gie las pla­yas son de au­tén­ti­co cuen­to.

Aquí no hay co­ber­tu­ra pa­ra el mó­vil y el úni­co atuen­do ne­ce­sa­rio son las chan­clas y el ba­ña­dor. Creo que es un lu­gar don­de pue­des per­der­te y desear que ja­más te en­cuen­tren. Y, si quie­res emo­cio­nes fuer­tes, pue- des con­tra­tar una ex­cur­sión de bu­ceo con ti­bu­ro­nes ba­lle­na. Es el pez más gran­de que exis­te, pue­de lle­gar a me­dir has­ta 15 me­tros, pe­ro re­sul­ta to­tal­men­te inofen­si­vos. Ca­da vez que ten­go un pi­co de es­trés, que es to­dos los días, quie­ro vol­ver a es­te re­ti­ro me­xi­cano.

Las cris­ta­li­nas aguas me­xi­ca­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.