Por­to­ma­rín

Un al­to en el ca­mino

deViajes - - ESCAPADAS -

His­to­rias de pe­re­gri­nos, re­yes y puen­tes ro­ma­nos ya­cen ba­jo las aguas del pan­tano de Be­le­sar. Aquí se que­dó par­te del vie­jo Por­to­ma­rín al cons­truir­se, a mi­tad del si­glo XX, es­te in­men­so em­bal­se del va­lle del Loio.

Sin em­bar­go, la ciu­dad nue­va –en el cer­cano Mon­te do Cris­to– no ha per­di­do ni piz­ca de su en­can­to, en par­te por­que sus me­jo­res ves­ti­gios se tras­la­da­ron pie­dra a pie­dra an­tes de la inun­da­ción. El más sin­gu­lar y va­lio­so es la igle­sia ro­má­ni­ca de San Ni­co­lás –an­ti­gua San Juan–, que con su as­pec­to de for­ta­le­za nos re­cuer­da el pa­sa­do gue­rre­ro de la Or­den Hos­pi­ta­la­ria de San Juan de Je­ru­sa­lén, a quien per­te­ne­ció el tem­plo.

UN BUEN AM­BIEN­TE

Por­to­ma­rín siem­pre fue un lu­gar cla­ve del ca­mino de San­tia­go y el pa­so de los pe­re­gri­nos mar­ca cla­ra­men­te el ca­rác­ter de es­ta ciu­dad, si­tua­da po­co des­pués de la du­ra subida al Ce­brei­ro. Aún pue­des ver uno de los ar­cos del puen­te ro­mano –tam­bién res­ca­ta­do de las aguas– que dio pa­so a tan­tos ca­mi­nan­tes so­bre el río Mi­ño. Hoy se si­túa en el cen­tro de la ciu­dad trans­for­ma­do en una es­ca­li­na­ta que lle­va has­ta la ca­pi­lla de las Nie­ves, re­cu­pe­ra­da del an­ti­guo hos­pi­tal de pe­re­gri­nos.

De­di­ca el res­to del tiem­po a dis­fru­tar del ver­de ex­plo­si­vo que do­mi­na en el pai­sa­je –es la ciu­dad ga­lle­ga con más es­pa­cios ajar­di­na­dos–, de­gus­tar una em­pa­na­da de an­gui­la o una tí­pi­ca tar­ta de An­cano (si­mi­lar a la de San­tia­go), o a co­no­cer al­gu­nos de sus res­tos más an­ti­guos, co­mo el cas­tro de Cas­tro­maior, a nue­ve ki­ló­me­tros.

Igle­sia ro­má­ni­ca de San Ni­co­lás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.