Un ra­ti­to A pie

deViajes - - DESTINO -

Lis­boa es una ciu­dad blan­ca y lu­mi­no­sa, lle­na de rin­co­nes se­cre­tos. Des­de La Bai­xa, el úni­co ba­rrio plano del cen­tro, su­ben cien­tos de ca­lle­jue­las ca­mino de las fa­mo­sas co­li­nas lis­boe­tas en las que, tras el es­fuer­zo rea­li­za­do, se ob­tie­ne una re­com­pen­sa en for­ma de vis­tas pa­no­rá­mi­cas.

El lu­gar ló­gi­co pa­ra em­pe­zar un re­co­rri­do por es­ta Lis­boa in­ver­nal es el damero de La Bai­xa, un ba­rrio crea­do por or­den del Mar­qués de Pom­bal, el pri­mer mi­nis­tro del Rey, res­pon­sa­ble de la mo­der­ni­za­ción del país y del as­pec­to de la ciu­dad de Lis­boa, des­trui­da por el te­rre­mo­to y pos­te­rior tsu­na­mi ocu­rri­do en 1755.

La pla­za de Res­tau­ra­do­res, con la es­ta­ción de tren de Ros­sio, de es­ti­lo neo­ma­nue­lino, y la Praça del Ros­sio, pre­si­di­da por el Tea­tro Na­cio­nal son dos de los es­pa­cios pú­bli­cos abier­tos tras el des­gra­cia­do fe­nó­meno na­tu­ral. Son lu­ga­res lle­nos de vi­da, in­clu­so en in­vierno. Al­gu­nas de las ca­lles que em­pie­zan en la pla­za de Ros­sio, ofi­cial­men­te lla­ma­da pla­za de Pe­dro IV, son pea­to­na­les, así que si quie­res in­ves­ti­gar es­te tro­zo de la Lis­boa ilustrada, to­ma la Rua Au­gus­ta has­ta lle­gar a la pla­za del Co­mer­cio, enor­me y des­nu­da a ori­llas del Ta­jo. El Ar­co del Triun­fo que la pre­si­de se pue­de vi­si­tar des­de el pa­sa­do ve­rano por só­lo 2,5 €. Es un nue­vo mi­ra­dor con vis­tas iné­di­tas so­bre La Bai­xa y la pla­za del Co­mer­cio.

La ma­yo­ría de los edi­fi­cios de la pla­za son or­ga­nis­mos ofi­cia­les, uno de ellos, la ofi­ci­na de tu­ris­mo. Pe­ro ca­da vez son más los ba­res y res­tau­ran­tes que pue­blan los so­por­ta­les de la pla­za, en cu­yo cen­tro hay una es­ta­tua ecues­tre del rey José I.

DES­DE LAS AL­TU­RAS

Una vez ter­mi­na­do en La Bai­xa, es el mo­men­to de to­mar una de­ci­sión: ele­gir en­tre la Lis­boa me­die­val de Al­fa­ma, a mano iz­quier­da, o el cos­mo­po­li­ta Bai­rro Al­to, a mano de­re­cha.

En Al­fa­ma hay que su­bir has­ta el Castillo de San Jor­ge. La cues­ta es im­por­tan­te, así que lo me­jor es to­mar un vie­jo tran­vía de las lí­neas 12 y 28 has­ta ca­si la puer­ta de la for­ta­le­za ára­be y re­si­den­cia real tras la re­con­quis­ta cris­tia­na de la ciu­dad. La en­tra­da al castillo cues­ta 7,5 € y se pue­den con­tra­tar vi­si­tas guia­das, pe­ro la ra­zón de más pe­so pa­ra lle­gar aquí son las vis­tas que ofre­ce ( www.cas­te­lo­de­sao­jor­ge.pt).

El ba­rrio de Al­fa­ma es­tá lleno de se­cre­tos. Las ca­lle­jue­las em­pe­dra­das que lo ro­dean son idea­les pa­ra va­ga­bun­dear des­cu­brien­do rin­co­nes ro­mán­ti­cos, es­ca­li­na­tas, pe­que­ñas pla­zas con edi­fi­cios re­cu­bier­tos de azu­le­jos y co­la­das ten­di­das al fres­co.

Has­ta en las ca­lles más hu­mil­des te vas a en­con­trar mu­ros pin­ta­dos por ar­tis­tas lo­ca­les o im­pro­vi­sa­das ex­po­si­cio­nes de fo­to­gra­fía jun­to a pe­que­ños ca­fés.

Por el ca­mino tam­bién vas a des­cu­brir mi­ra­do­res en los que no te que­da­rá otra que pa­rar a to­mar unas fo­tos. El de San­ta Lu­zia es el más es­pec­ta­cu­lar.

Des­de aquí se ob­ser­va tan­to el río Ta­jo co­mo la si­lue­ta del ba­rrio, en la que des­ta­ca el per­fil de igle­sias co­mo la de São Vi­cen­te da Fo­ra, po­de­ro­sa fren­te a la ma­rea de te­ja­dos ro­jos que no ter­mi­nan has­ta que la mi­ra­da to­pa con el agua me­dio dul­ce del Ta­jo.

Ba­jan­do de nue­vo a La Bai­xa por Cos­ta do Cas­te­lo es­tá Cha­pi­tô ( cha­pi­to.org), una es­cue­la de ar­tes es­cé­ni­cas y sa­la de es­pec­tácu­los que es­con­de un bar-res­tau­ran­te con mag­ní­fi­cas vis­tas y fue­ra de las mi­ra­das de los cu­rio­sos, así que es el si­tio ideal pa­ra po­ner pun­to fi­nal al tour por el ba­rrio me­die­val con una co­mi­da o ce­na en la in­ti­mi­dad.

Ita sin eos ve­nes­tiaes es­sunt om­ni­et fu­gias

Ele­va­dor de San­ta Jus­ta.

Ca­lle­jue­la en el ba­rrio de Al­fa­ma.

Detalle en el res­tau­ran­te

Cha­pi­tó.

Tien­da A vi­da por­tu­gue­sa.

Ele­va­dor de Glo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.