Por los tem­plos

deViajes - - PORTADA -

Pa­ra co­no­cer las gran­des atrac­cio­nes de Kar­na­ta­ka, el es­ta­do si­tua­do al sur de Goa, lo me­jor es con­tra­tar un co­che con con­duc­tor. Tras 345 km (apro­xi­ma­da­men­te son unas 6 ho­ras) lle­ga­rás a Ham­pi, don­de es­tán los res­tos de Vi­ja­ya­na­gar, mí­ti­ca ciu­dad que lle­gó a te­ner has­ta 500.000 ha­bi­tan­tes y a ser ci­ta­da en el Ra­ma­ya­na, uno de los li­bros épi­cos en los que se ba­sa la tra­di­ción oral hin­duis­ta. La ca­pi­tal fun­da­da por el prín­ci­pe Ha­riha­ra­ra­ya ca­yó en la rui­na ha­cia el si­glo XVI tras ser de­vas­ta­da por un ejér­ci­to enemi­go.

Lo que hoy que­da en pie es bas­tan­te, así que ne­ce­si­ta­rás al me­nos un par de días pa­ra vi­si­tar­lo. Pue­des em­pe­zar tu re­co­rri­do en Ham­pi Ba­zaar, un pue­blo en el que los ha­bi­tan­tes han apro­ve­cha­do los mu­ros que for­man par­te del com­ple­jo ar­queo­ló­gi­co a mo­do de pa­re­des de sus ca­sas.

Todo aquí pa­re­ce es­tar ali­nea­do a par­tir del tem­plo de­di­ca­do a Vi­ru­paks­ha, uno de los nom­bres de Shi­va. Con 50 me­tros de al­tu­ra, es­te edi­fi­cio cons­trui­do en el si­glo XV, es uno de los fa­vo­ri­tos de los vi­si­tan­tes, ya que en él re­si­de la ele­fan­ta Laksh­mi, que te ben­di­ce con la trom­pa por so­lo unas mo­ne­das.

La ciu­dad es­tá so­bre una co­li­na lle­na de ro­cas re­don­das y de gran ta­ma­ño, lo que le da al pai­sa­je un ai­re to­tal­men­te iné­di­to. Pa­ra apre­ciar­lo me­jor, pue­des su­bir a la co­li­na He­ma­ku­ta o ca­mi­nar has­ta el Tem­plo Vit­ta­la, a unos 2 km del cen­tro del pue­blo, don­de se pue­den ad­mi­rar las ca­rro­zas de pie­dra in­te­gra­das en el tem­plo cu­yas rue­das gi­gan­tes se di­se­ña­ron pa­ra que pu­die­ran ro­dar. Por el ca­mino, ve­rás có­mo la vi­da cam­pe­si­na con­ti­núa a su rit­mo. Es­pe­cial­men­te lla­ma­ti­vas son las es­ce­nas que po­drás ob­ser­var a la ori­lla del río y que re­cuer­dan a los pai­sa­jes des­cri­tos en El Li­bro de la Sel­va, de Ki­pling.

A unos 2 km del pue­blo es­tá el Cen­tro Real, la ciu­dad amu­ra­lla­da des­ti­na­da al mo­nar­ca y su fa­mi­lia. Den­tro del com­ple­jo no te pier­das las fi­li­gra­nas de pie­dra del Lo­tus Mahal, el pa­be­llón de re­creo de la reina, ni los es­ta­blos de los ele­fan­tes.

Es el mo­men­to de con­du­cir en di­rec­ción sur. A 300 km de dis­tan­cia se en­cuen­tran

los tem­plos de Be­lur y Ha­le­bid, dos bue­nos ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra Hoy­sa­la, el im­pe­rio que do­mi­nó es­tas tie­rras a par­tir del si­glo XI y has­ta el XIV.

El de Be­lur se cons­tru­yó pa­ra ce­le­brar una vic­to­ria mi­li­tar so­bre otro im­pe­rio ri­val. En sus pa­re­des se pue­den ver los fri­sos es­cul­pi­dos al detalle en los que se re­pre­sen­tan su­ge­ren­tes bai­la­ri­nas y es­ce­nas eró­ti­cas del Ka­ma­su­tra.

En el de Ha­le­bid, a só­lo 16 km al es­te, lo más im­pre­sio­nan­te es su in­te­rior, ta­lla­do en ro­ca ne­gra. El ex­te­rior es me­nos fes­ti­vo que el de Be­lur, aun­que no me­nos in­tere­san­te: dio­ses, ani­ma­les y es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na de los em­pe­ra­do­res hoy­sa­las co­bran vi­da en sus fri­sos.

El fin de la ru­ta se en­cuen­tra a 150 km al sur, en My­so­re, la se­gun­da ciu­dad más gran­de del es­ta­do de Kar­na­ta­ka, tras la ca­pi­tal, Ban­ga­lo­re. Mu­cha gen­te la vi­si­ta pa­ra ver el Pa­la­cio del Maha­ra­já de Wo­de­yar, uno de los más lu­jo­sos del sur de la In­dia.

Pa­ra co­no­cer­lo bien ne­ce­si­ta­rás to­da una ma­ña­na. Su in­te­rior, de es­ti­lo in­do­sa­rra­ce- no, es­con­de es­tan­cias de­co­ra­das al detalle, un ejem­plo per­fec­to del es­ti­lo que im­pe­ró du­ran­te la eta­pa de do­mi­nio bri­tá­ni­co en el país, un tiem­po en el que los maha­ra­jás se de­ja­ron con­quis­tar e in­fluen­ciar por los lu­jos oc­ci­den­ta­les.

Du­ran­te los diez días que du­ra el Da­sa­ra Fes­ti­val, que sue­le ce­le­brar en oc­tu­bre, el pa­la­cio se en­ga­la­na con 96.000 bom­bi­llas en­cen­di­das. Los fes­te­jos cul­mi­nan con fas­ci­nan­tes des­fi­les de ele­fan­tes ves­ti­dos con

Ri­tua­les, tem­plos y es­ce­nas co­ti­dia­nas

muy pin­to­res­cas

es lo que ve­rás aquí Cen­tro Real, en Ham­pi.

la ele­fan­ta Laksh­mi, en Ham­pi Ba­zaar.

Pon el bro­che fi­nal

en My­so­re, don­de pue­des

apre­ciar la esen­cia in­dia y dis­fru­tar de los con­tras­tes

Tem­plo de Sri Cha­mun­des­wa­ri.

Tem­plo de­di­ca­do a Sri Ran­ga­nat­has­wamy en My­so­re.

Detalle del tem­plo de Ha­le­bid.

En el merc­do de My­so­re pue­des com­prar tin­tes.

Subas­ta de se­da en Cha­mun­di Hill.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.