LA FIES­TA de DON CAR­NAL

Na­da es lo que pa­re­ce en los días de mas­ca­ra­das. Ce­le­bra­rás la bien­ve­ni­da de la pri­ma­ve­ra, el anun­cio de la Cua­res­ma cris­tia­na o sim­ple­men­te el car­na­val, la me­jor ex­cu­sa pa­ra que du­ran­te unos días reine la ale­gría sin in­hi­bi­cio­nes. Las ba­ca­na­les se su­ce­de

deViajes - - ESPECIAL - TEX­TO: Be­lin­da Gue­rre­ro

1 Aca­bar a ‘na­ran­ja­zos’

Ivrea (Ita­lia). www.ita­lia.it. Los ha­bi­tan­tes de Ivrea dispu­tan una ba­ta­lla cam­pal, del 1 al 4 de mar­zo, en la que uti­li­zan 360 k de fru­ta. Un ti­rano me­die­val in­ten­tó usar el de­re­cho de per­na­da con la don­ce­lla Vio­let­ta, que he­roi­ca­men­te sal­vó la des­hon­ra y li­be­ró a su pue­blo. Los aran­ce­ri ti­ran las na­ran­jas, que sim­bo­li­zan las ca­be­zas de los no­bles.

2 Los más lar­gos del mun­do

Mon­te­vi­deo (Uru­guay). www.uru­guay­na­tu­ral.com. Los fes­te­jos se ex­tien­den du­ran­te 40 días. El úl­ti­mo sá­ba­do de enero se inau­gu­ra con una mar­cha por la Ave­ni­da 18 de Ju­lio con ca­rros ale­gó­ri­cos, mu­ñe­cos gi­gan­tes y agru­pa­cio­nes de murgas. El even­to más des­lum­bran­te es el Des­fi­le de lla­ma­das, que evo­ca el en­cuen­tro que man­te­nían los es­cla­vos ne­gros du­ran­te el si­glo XIX, a rit­mo de can­dom­bé.

4 El si­len­cio­so

Na­dur (Mal­ta). www.vi­sit­mal­ta.com. Via­ja has­ta la is­la de Go­zo, aquí te en­con­tra­rás con Na­dur, una po­bla­ción de ape­nas 5.000 ha­bi­tan­tes que ce­le­bra Don Car­nal ca­si en­mu­de­ci­da. En reali­dad, sus ha­bi­tan­tes no son muy ex­pre­si­vos pa­ra po­der ocul­tar su iden­ti­dad, pa­ra­pe­ta­dos por máscaras mul­ti­co­lo­res. Hay una cu­rio­sa tra­di­ción, la kuk­kan­ja, ca­si un re­to de­por­ti­vo, que se re­pi­te des­de el si­glo XVIII. Su eti­mo­lo­gía nos mues­tra que es muy si­mi­lar a nues­tras cu­ca­ñas, aun­que el más­til se co­ro­na con sa­bro­sos ja­mo­nes, em­bu­ti­dos y po­llos, y es­tá ro­dea­do por una red pa­ra ha­cer­lo más ac­ce­si­ble, y me­nos pe­li­gro­so, pa­ra los es­ca­la­do­res.

5 ‘Mar­qui­tos’, en­tre lla­mas Zal­duon­do (Ála­va). www.ala­va­tu­ris­mo.com. El mu­ni­ci­pio ala­vés más re­co­le­to ca­da Do­min­go de Car­na­val pa­sea a un pe­le­le re­lleno de heno y dis­fra­za­do de bur­gués pa­ra ha­cer­lo ar­der, y así pa­gar los ma­les que ha traí­do el año. El mu­ñe­co es in­sul­ta­do has­ta que lle­ga a ser ajus­ti­cia­do. 6 Las carnestolendas

Le­sa­ca (Navarra). www.tu­ris­mo.navarra.es. Los za­ku zaha­rrak, en­fun­da­dos en te­las de sa­co, abren la pro­ce­sión en Le­sa­ca. Su pre­sen­cia fan­tas­ma­gó­ri­ca, blan­dien­do pa­los y pi­zon­tzias (ve­ji­gas) con las que ate­mo­ri­zan al pú­bli­co, cer­ti­fi­can el ai­re an­ces­tral que do­mi­na du­ran­te el Do­min­go de Car­na­val. El cor­te­jo se acom­pa­ña de mu­je­res o mai­rus, ador­na­das con ti­ras mul­ti­co­lo­res, y los ca­se­ros de las mon­ta­ñas, de­no­mi­na­dos goi­ta­rrak. 7 Una sá­ti­ra atlán­ti­ca Fun­chal (Ma­dei­ra). www.vi­sit­ma­dei­ra.pt. La ja­ra­na y la ale­gría se mez­clan es­pon­tá­nea­men­te en el des­fi­le sa­bá­ti­co, que na­da tie­ne que en­vi­diar, por su co­lo­ri­do y rit­mo, al de Río de Ja­nei­ro. Sin em­bar­go, du­ran­te el Mar­tes de Car­na­val, lle­ga el Cor­te­jo Em­bus­te­ro, en

9 Con ai­res del Vé­ne­to

Li­moux (Fran­cia). www.des­ti­na­tion­sud­de­fran­ce.com. Te in­vi­ta­mos a una de las fies­tas car­na­va­les­cas más lar­gas del mun­do. Des­de el 26 de enero has­ta el 6 de abril, gou­dils, pie­rrots y fé­cos, máscaras y mú­si­cos, par­ti­ci­pan to­dos los fi­nes de se­ma­na en un cor­te­jo an­ces­tral, con sus pro­pias re­glas y dan­zas, que se han se­lla­do a tra­vés de ca­da ge­ne­ra­ción. Los gru­pos par­ti­ci­pan­tes im­pro­vi­san sus bai­les y ti­ran con­fe­ti. A pun­to de ce­le­brar la Se­ma­na San­ta, la fies­ta fi­na­li­za con la Nuit de la blan­quet­te, en la que se in­ci­ne­ra un ma­ni­quí, que per­so­ni­fi­ca a Don Car­nal, y se brin­da con un blan­quet­te, un vino es­pu­mo­so tí­pi­co de es­ta ciu­dad fran­ce­sa, ubi­ca­da en la re­gión de Lan­gue­doc-Rou­si­llon. el que los par­ti­ci­pan­tes dan rienda suel­ta a su hu­mor más sa­tí­ri­co ca­ri­ca­tu­ri­zan­do a la cla­se po­lí­ti­ca y per­so­na­jes famosos. En es­tas fe­chas es co­mún to­mar ma­la­sa­das, un ti­po de re­pos­te­ría que en­dul­za la Cua­res­ma.

10 Te­rror en la nie­ve Löts­chen­tal

(Sui­za). www.mys­wit­zer­land.com. Hay que re­co­no­cer que ate­rro­ri­za la vi­sión de dos mons­truos cu­bier­tos de pie­les (so­bre es­tas lí­neas) en las mon­ta­ñas del can­tón sui­zo de Va­lais. Los Ts­chäg­gä­tä son es­tos atuen­dos que, acom­pa­ña­dos por tos­cas máscaras de ma­de­ra y cen­ce­rros, anun­cian la lle­ga­da de es­tos per­so­na­jes a ca­da po­bla­do. An­ti­gua­men­te, los mo­zos al­bo­ro­ta­ban las ca­lles y bus­ca­ban a las jo­ven­ci­tas pa­ra de­rra­mar so­bre ellas es­tiér­col, y lue­go ro­ciar­las con ce­ni­zas. Por suer­te pa­ra ellas, es­ta tra­di­ción ya no si­gue vi­va en tie­rras sui­zas.

11 Los más so­li­da­rios Cra­co­via

(Po­lo­nia). www.po­lo­nia.travel/es. Los po­la­cos co­mien­zan sus ce­le­bra­cio­nes en Año Nue­vo y las pro­lon­gan has­ta la lle­ga­da de la Se­ma­na San­ta. Fies­tas, con­cier­tos y subas­tas de ca­ri­dad lle­nan las ca­lles de Cra­co­via y son una op­ción fa­bu­lo­sa pa­ra que los jó­ve­nes se di­vier­tan mien­tras se im­pli­can con los más ne­ce­si­ta­dos. Ade­más, el úl­ti­mo jue­ves an­tes del Miér­co­les de Ce­ni­za en ca­da ho­gar se pre­pa­ran los pacz­ki, bo­llos re­lle­nos con con­fi­tu­ra de pé­ta­los de ro­sa, co­mo pre­lu­dio del tiem­po de ayuno.

12 Días de gran re­go­ci­jo Ci­vi­da­le de Frui­li

(Ita­lia). www.ci­vi­da­le.net. Es­ta lo­ca­li­dad en el nor­te ita­liano es una be­lle­za, pues su cas­co vie­jo es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. La fies­ta co­mien­za el jue­ves con dan­zas y jue­gos pro­gra­ma­dos pa­ra los ni­ños. En es­ta re­gión, el mu­ni­ci­pio de Pul­fe­ro, en el cer­cano va­lle del Na­ti­so­ne, ha vis­to có­mo las tra­di­cio­nes se trans­mi­ten de pa­dres a hi­jos en ce­le­bra­cio­nes co­mo Pust ver­sus Ba­ne­ci­ji. Son muy pe­cu­lia­res las dan­zas de los diablos con los án­ge­les, que re­pre­sen­tan la eter­na dispu­ta en­tre el bien y el mal. Du­ran­te es­tas jor­na­das se co­men las gu­ba­nas, dul­ce con pa­sas, acom­pa­ña­das por sli­vo­vitz, aguar­dien­te de ci­rue­la.

13 Vi­ve la ‘Ba­chan­nal’ Kings­ton

(Ja­mai­ca). www.vi­sit­ja­mai­ca.com. Ocho se­ma­nas lle­nas de even­tos te aguar­dan en la is­la ca­ri­be­ña. El caly­pso y el reg­gae se fun­den en es­ta fies­ta que lle­va ce­le­brán­do­se po­co más de 25 años, pe­ro que se ha arrai­ga­do de for­ma inusi­ta­da. Ca­da vier­nes se reúnen los más jó­ve­nes en pla­ya de J’Ou­vert. Si acu­des te ad­ver­ti­mos de que ter­mi­na­rás em­pa­pa­do de pin­tu­ra, aun­que exis­tan al­gu­nas zo­nas No paint. Tras es­ta no­che fre­né­ti­ca las ca­lles de Kins­gon se lle­nan pa­ra cul­mi­nar la Ba­chan­nal con una gran­dio­sa ca­bal­ga­ta.

14 Sam­ba ger­má­ni­ca Bre­men

(Ale­ma­nia). www.ger­many.travel. El 21 y 22 de fe­bre­ro el cen­tro de es­ta ca­pi­tal ale­ma­na se con­vier­te en el sam­bó­dro­mo eu­ro­peo, una cu­rio­si­dad que no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. Ve­rás des­fi­lar a más de 1.400 per­so­nas y un cen­te­nar de gru­pos ador­na­dos con tra­jes exó­ti­cos. La mú­si­ca de ai­res bra­si­le­ños y las ba­tu­ca­das rei­nan en ca­da pla­za con con­cier­tos en vi­vo, que se su­ce­den du­ran­te el fin de se­ma­na.

15 Que­dar­se en blan­co

Vall­nord (An­do­rra). http://vi­si­tan­do­rra. com. Los afi­cio­na­dos al es­quí no pier­den ni un día de nie­ve, por eso ve­rás las pis­tas de los sec­to­res de Arin­sal, Pal y Ar­ca­lís lle­nas de es­quia­do­res dis­fra­za­dos. Es una jor­na­da di­ver­ti­da, con ape­ri­ti­vo y cho­co­la­ta­da in­clui­dos, en la que los par­ti­ci­pan­tes en el des­fi­le son ob­se­quia­dos con un for­fait pa­ra es­quiar gra­tis cual­quier do­min­go de la tem­po­ra­da. Pro­me­te ser muy di­ver­ti­do.

Re­ci­fe (Bra­sil). www.tu­ris­mo.gov.br. Es el nom­bre del es­ta­do en el que se ubi­ca Re­ci­fe, con­si­de­ra­da una de las ca­pi­ta­les del car­na­val, y que es­te ve­rano tam­bién se­rá se­de de la Co­pa del Mun­do de fút­bol. Los des­fi­les de las es­cue­las car­na­va­les­cas se su­ce­den du­ran­te va­rios días en di­ver­sos po­los de la ur­be, y re­sul­tan la me­jor oca­sión pa­ra ver a la gen­te can­tan­do y bai­lan­do los es­ti­los mu­si­ca­les lo­ca­les: fre­vo y ma­ra­ca­tu. El sá­ba­do con­vo­can el Ga­llo de la ma­dru­ga­da, un even­to que reúne a cer­ca de un mi­llón de per­so­nas en la ca­lle.

En Le­sa­ca los car­na­va­les se to­man en se­rio.

Lu­ces y co­lor en las no­ches de Ma­dei­ra.

Dem­qui ip­sum que prores po­re do­lum

Dem­qui ip­sum que prores po­re do­lum

Es­tos si­nies­tros per­so­na­jes pa­sean por las cum­bres sui­zas.

Jue­gos in­fan­ti­les en Ci­vi­da­le de Friu­li (Ita­lia).

He­lies­quí en Whistler,

Ca­na­dá.

Dem­qui ip­sum que prores po­re do­lum La ciu­dad ale­ma­na de Bre­men,

más cos­mo­po­li­ta que nun­ca.

La pin­tu­ra pro­ta­go­ni­za la

fies­ta en Ja­mai­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.