En bus­ca del pa­sa­do

Pa­sea por el ro­má­ni­co y en­tra en una an­ti­gua bor­da

deViajes - - AIRE LIBRE -

Si de­ci­des de­di­car tu tiem­po a la cul­tu­ra, co­lo­ca tu ba­se de ope­ra­cio­nes en Or­dino, una be­lle­za mon­ta­ñe­sa si­tua­da en el cen­tro del va­lle que le da nom­bre y una de las po­cas que, a pe­sar del tu­ris­mo, con­ser­va su tra­di­ción ga­na­de­ra y su le­ga­do si­de­rúr­gi­co.

Ade­más de la po­pu­lar Ru­ta del Hie­rro –que vi­si­ta las Mi­nas de Llorts y la Far­ga Ros­sell– el ro­má­ni­co es otro atrac­ti­vo de la zo­na. En Or­dino se le­van­ta la igle­sia de Sant Cor­ne­li y Sant Ce­brià, de los si­glos XV y XVI, co­no­ci­da por su Ma­re de Déu de Or­dino que, con 44 cm, es una de las vír­ge­nes ro­má­ni­cas más pe­que­ñas.

Unos 3 km al nor­te es­tá La Cor­ti­na­da, una lo­ca­li­dad que pa­sa­ría des­aper­ci­bi­da si no fue­ra por el ex­qui­si­to ro­má­ni­co de su igle­sia de Sant Mar­tí. No te de­jes en­ga­ñar por la aus­te­ri­dad de sus ex­te­rio­res pues la ma­ra­vi­lla es­tá en el in­te­rior: unos co­lo­ris­tas fres­cos del si­glo XII des­cu­bier­tos en la res­tau­ra­ción de la ba­sí­li­ca.

De La Cor­ti­na­da, sube a Llorts, don­de fue tras­la­da­do el puen­te me­die­val de Or­dino, uno de los po­cos ejem­plos en An­do­rra de ro­má­ni­co ci­vil. Si quie­res sa­ber más so­bre es­te es­ti­lo, acér­ca­te a Pal, don­de se le­van­ta el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción An­do­rra Ro­má­ni­ca (Era i ere­ta de Cal To­rres. Ca­lle de Sant Cli­ment. Gra­tui­ta).

Otras cons­truc­cio­nes que pue­des vi­si­tar son las ca­sas tra­di­cio­na­les que nos ha­blan de la vi­da en es­tos pue­blos en el si­glo XIX y pri­me­ra mi­tad del XX. La es­car­pa­da oro­gra­fía del país lo man­tu­vo ale­ja­do y la casa re­pre­sen­ta­ba el nú­cleo so­cial. Hay tres vi­vien­das res­tau­ra­das y abier­tas al pú­bli­co que re­pre­sen­tan tres di­fe­ren­tes je­rar­quías so­cia­les y eco­nó­mi­cas de la épo­ca.

La más mo­des­ta es Casa Cris­to (Ca­va­llers, 2. En­camp. www.en­camp.ad), con el mo­bi­lia­rio y de­co­ra­cio­nes ori­gi­na­les. Apún­ta­te al Ves­pres a pa­gès, una vi­si­ta guia­da (5€) a la luz de las ve­las con de­gus­ta­ción de em­bu­ti­dos jun­to a la lum­bre que te trans­por­ta­rá a las no­ches de in­vierno de los an­do­rra­nos.

Otra vi­vien­da es Casa Rull (Ma­jor, s/n. En­tra­da: 5 €), en Sis­pony, que per­te­ne­ció a una fa­mi­lia aco­mo­da­da, con bo­de­ga pro­pia y horno de pan. Un úl­ti­mo ho­gar es la Casa Areny-Plan­do­lit (Ma­jor, s/n. Or­dino. 5 €), de los gran­des mag­na­tes del hie­rro de la épo­ca. Se tra­ta de una man­sión so­la­rie­ga con ele­men­tos que so­lo los más ri­cos po­dían per­mi­tir­se, co­mo bi­blio­te­ca, ca­pi­lla y has­ta sa­la de mú­si­ca.

Si de­ci­des vi­si­tar más de una haz­te con la tar­je­ta Pass­mu­seu ( www.an­do­rra.ad. 19 €), con la que po­drás en­trar li­bre­men­te a to­dos los mu­seos de An­do­rra. ¡Y hay 18 en to­tal!

In­te­rior de la bor­da

Casa Cris­to.

Ela­bo­ra­ción ar­te­sa­nal de ta­ba­co.

Puen­te me­die­val

de Or­dino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.