MU­CHO MÁS QUE HU­MO

deViajes - - AIRE LIBRE -

En el si­glo XVII, los pa­ge­sos an­do­rra­nos plan­ta­ban ta­ba­co pa­ra el au­to­con­su­mo o pa­ra ven­der­lo en pe­que­ñas can­ti­da­des, al­go que su­po­nía una ayu­da eco­nó­mi­ca. Pe­ro, con el pa­so de los años, el ne­go­cio del cul­ti­vo se ex­ten­de­ría de­bi­do a la gran de­man­da pro­ve­nien­te de Es­pa­ña y Fran­cia. Las le­yes mo­no­po­lis­tas en am­bos paí­ses –que lo gra­va­ban con ele­va­dos im­pues­tos– pro­pi­cia­ron que el pro­duc­to an­do­rrano (li­bre de ta­sas y a un cos­te in­fe­rior) tu­vie­ra gran acep­ta­ción en­tre fran­ce­ses y es­pa­ño­les. A prin­ci­pios del si­glo XVIII se pa­sa­ba el ta­ba­co por ca­mi­nos de mon­ta­ña y, en el si­glo XX, el con­tra­ban­do era ya to­da una ins­ti­tu­ción. Los agri­cul­to­res im­pli­ca­dos, los pa­que­tai­res, cru­za­ban los Pi­ri­neos con gran­des far­dos y, a ve­ces, has­ta gen­dar­mes y ca­ra­bi­ne­ros es­ta­ban in­vo­lu­cra­dos en un ne­go­cio en el que to­dos sa­lían be­ne­fi­cia­dos. Pa­ra co­no­cer és­ta y otras his­to­rias re­la­cio­na­das con la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra an­do­rra­na acér­ca­te al Mu­seu del Ta­bac (Doc­tor Pa­lau, 17. Sant Ju­lià de Lòria. www. mu­seu­del­ta­bac.com), ubi­ca­do en la an­ti­gua fá­bri­ca de ta­ba­co Reig. En­tra­da: 5 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.