En­tra en la co­mar­ca

deViajes - - DESTINO -

Ya el nom­bre de es­te te­rri­to­rio os­cen­se, an­te­sa­la a las pri­me­ras sie­rras pi­re­nai­cas del sur, tie­ne una so­no­ri­dad par­ti­cu­lar. Com­pro­bar si todo lo que nos evo­ca se co­rres­pon­de con el destino es tan fá­cil co­mo plan­tar­se aquí y re­co­rrer­lo. No­so­tros he­mos ele­gi­do una for­ma muy he­do­nis­ta de ha­cer­lo: si­guien­do los iti­ne­ra­rios y pro­pues­tas de la Ru­ta del Vino de Somontano ( www.ru­ta­del­vi­no­so­mon­tano.com).

Nues­tra es­ca­pa­da em­pie­za en Barbastro –a 56 km de Hues­ca–, lo­ca­li­dad que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do ca­pi­tal de la co­mar­ca por es­tar en una con­fluen­cia de ca­mi­nos, jun­to al río Ve­ro. Es­to le con­fie­re tam­bién una par­ti­cu­lar fi­so­no­mía, con nu­me­ro­sos puen­tes y cu­rio­sos edi­fi­cios que bor­dean las már­ge­nes flu­via­les.

Aquí se fir­ma­ron los es­pon­sa­les de Ra­món Be­ren­guer IV, Con­de de Bar­ce­lo­na, y Do­ña Pe­tro­ni­la, hi­ja del rey Ra­mi­ro II, que unie­ron Ca­ta­lu­ña y el Reino de Aragón, dan­do lu­gar a la Co­ro­na de Aragón.

Un re­co­rri­do por el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del Somontano (Com­ple­jo de San Ju­lián. Av­da. de la Mer­ced, 64. En­tra­da: 2 €), te aden­tra­rá en su his­to­ria y pa­tri­mo­nio y te per­mi­ti­rá or­ga­ni­zar tu vi­si­ta. Al la­do se en­cuen­tra el Es­pa­cio del Vino de la D.O. Somontano ( www.do­so­mon­tano.com. En­tra­da gra­tui­ta), el me­jor lu­gar pa­ra sa­ber­lo todo so­bre los cal­dos de es­ta re­gión.

Otra vi­si­ta obli­ga­da es la del Mu­seo Dio­ce­sano Barbastro-Monzón (Pla­za del Pa­la­cio, 1. 974 31 55 81 y www.mu­seo­dio­ce­sano.es. En­tra­da: 4 €). Es­tá ubi­ca­do den­tro del Pa­la­cio Epis­co­pal, del que ha con­ser­va­do la fa­cha­da del si­glo XVI aun­que su in­te­rior ofre­ce un es­pa­cio de ar­qui­tec­tu­ra van­guar­dis­ta, abier­to, eté­reo. Ade­más, su co­lec­ción de ar­te re­li­gio­so nos lle­va a ha­cer un via­je por el ar­te oc­ci­den­tal de los úl­ti­mos mil años, des­de el ro­má­ni­co al ba­rro­co.

Y, si vie­nes en las úl­ti­mas se­ma­nas de mar­zo, po­drás par­ti­ci­par en la Fies­ta del Cres­pi­llo, que se ce­le­bra el do­min­go más pró­xi­mo al 25 de es­te mes, día de la En­car­na­ción.

El cres­pi­llo es un pos­tre tra­di­cio­nal cu­yo fin es pro­pi­ciar la bue­na co­se­cha de las oli­vas. Se ela­bo­ra con ho­jas de bo­rra­ja re­bo­za­das en una ma­sa de hue­vo, le­che, ha­ri­na, azú­car, anís y na­ran­ja que des­pués se fríen en acei­te de oli­va. En al­gu­nos pue­blos un­ta­ban con ese acei­te las ye­mas de los oli­vos, en un ri­tual de fe­cun­di­dad.

DE BO­DE­GA EN BO­DE­GA

Pe­ro el pai­sa­je de Barbastro y del Somontano se co­no­ce so­bre todo por sus cam­pos de vi­des y en una ex­cur­sión a es­ta co­mar­ca no pue­de fal­tar la vi­si­ta a al­gu­na de las nu­me­ro­sas bo­de­gas. Co­mien­za por Vi­ñas del Ve­ro ( www.vi­ñas­del­ve­ro.es. En­tra­da: 5 €). Aquí apren­de­rás a iden­ti­fi­car los aro­mas del vino en su Jar­dín de los Aro­mas y re­co­rre­rás los vi­ñe­dos don­de na­cen los me­jo­res vi­nos de la bo­de­ga. La vi­si­ta se com­ple­ta en Ble­cua ( www.bo­de­ga­ble­cua.com), que ha­ce un úni­co vino tras se­lec­cio­nar los me­jo­res vi­ñe­dos, ra­ci­mos y ba­rri­cas. Es­ta ex­clu­si­vi­dad se ex­tien­de a otra ac­ti­vi­dad que tie­ne lu­gar ca­da año en Ble­cua: los en­cuen­tros gas­tro­nó­mi­cos Días de vino y tru­fas, en los que pres­ti­gio­sos co­ci­ne­ros, gas­tró­no­mos y res­tau­ra­do­res se dan ci­ta pa­ra ren­dir cul­to a la tru­fa de Graus, jun­to a los vi­nos de la bo­de­ga.

Si te gus­ta la ar­qui­tec­tu­ra de di­se­ño, aquí en­con­tra­rás bo­de­gas con esas ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo Irius o Laus ( www.bo­de­gas­laus.com. Vi­si­ta: 5 €). Laus sig­ni­fi­ca elo­gio, ala­ban­za y es un ho­me­na­je a la tie­rra de la que na­ce la vid. Su lo­go­ti­po es­tá ex­traí­do del I Ging chino y sim­bo­li­za la tie­rra. Las vi­gas de ma­de­ra que re­cu­bren par­te de la fa­cha­da de hor­mi­gón ar­ma­do pin­ta­do de ne­gro ha­cen re­fe­ren­cia a esa sim­bo­lo­gía. Jun­to a las vi­si­tas y un res­tau­ran­te, la bo­de­ga ul­ti­ma un ho­tel y un wine spa.

Mien­tras, pa­ra alo­jar­te en una bo­de­ga pue­des op­tar por la casa ru­ral que pro­po­ne Sers ( www.bo­de­gas­sers.es), en Co­fi­ta, con ac­ti­vi­da­des de enotu­ris­mo. La an­ti­gua casa de la­bran­za, ado­sa­da a una er­mi­ta ro­má­ni­ca del si­glo XIII, se ha res­tau­ra­do y con­ver­ti­do en una casa ru­ral: Casa Ca­na­les ( www.ca­sa­ca­na­les.es. Des­de 50 €, ha­bi­ta­ción y 180 € la casa com­ple­ta), en la que dis­fru­tar del vino, el cam­po y la tran­qui­li­dad.

Si pre­fie­res que te pre­pa­ren las ex­cur­sio­nes o te or­ga­ni­cen un pro­gra­ma, tam­bién en­con­tra­rás em­pre­sas co­mo Eno­des­tino ( www.eno­des­tino.com) que ofre­ce pa­que­tes ya di­se­ña­dos o cu­rio­sas ac­ti­vi­da­des co­mo un Ta­ller de ela­bo

ra­ción de vino (pre­cio 15 €), don­de di­ver­tir­te sien­do enó­lo­go por un día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.