En­can­to me­die­val

deViajes - - DESTINO -

Aun­que su nom­bre ya da al­gu­nas pis­tas, sor­pren­de des­cu­brir que el ori­gen de Al­qué­zar es ára­be. A pe­sar de en­con­trar­se tan al nor­te, es­te te­rri­to­rio fue tam­bién par­te de Al-Án­da­lus y per­te­ne­cía a la Mar­ca de la Bar­bi­tan­ya. En el si­glo IX, Ja­laf Ibn Ra­sid fun­dó una for­ta­le­za co­mo en­cla­ve de­fen­si­vo fren­te a los te­rri­to­rios cris­tia­nos. Tu­vo tan­ta im­por­tan­cia y era tan im­po­nen­te que aca­bó dan­do el nom­bre a la vi­lla, pues el to­pó­ni­mo de Al­qué­zar pro­vie­ne del ára­be al-qásr, for­ta­le­za.

Lo cier­to es que Al­qué­zar te con­quis­ta­rá des­de el pri­mer gol­pe de vis­ta. Sus ca­sas, cons­trui­das a ba­se de barro, pie­dra y ma­de­ra, pa­re­cen cre­cer des­de la ro­ca don­de se asien­tan. Y sus ca­lles se man­tie­nen fie­les al tra­za­do que mar­ca la oro­gra­fía ori­gi­nal del te­rreno.

Aquí lo im­por­tan­te es ve­nir sin pri­sas y, si es po­si­ble, fue­ra de la tem­po­ra­da al­ta, cuan­do la po­bla­ción de ape­nas tres­cien­tos ha­bi­tan­tes se lle­ga a mul­ti­pli­car por diez.

En un pa­seo por Al­qué­zar ve­rás nu­me­ro­sos pa­la­ce­tes y ca­sas so­la­rie­gas co­nec­ta­dos por los tí­pi­cos ca­lli­zos: pa­sa­di­zos cu­bier­tos pa­ra acor­tar el tra­yec­to. Tam­bién te lla­ma­rán la aten­ción los ba­yos o re­gue­ros que re­co­rren todo el pue­blo y que traen el agua des­de los po­zos de la par­te al­ta has­ta las huer­tas. Y de­ta­lles cu­rio­sos: no te pier­das el gra­ba­do de unas hue­llas jun­to a la puer­ta don­de, en tiem­pos, tu­vo su ta­ller un za­pa­te­ro (épo­ca me­die­val). O las pe­zu­ñas de ja­ba­líes cla­va­das en los mar­cos de al­gu­nas ca­sas con el fin de pro­te­ger­las, atraer la fer­ti­li­dad y ahu­yen­tar los ma­los es­pí­ri­tus, si­guien­do tra­di­cio­nes an­ces­tra­les.

Co­mo te to­pa­rás con bas­tan­tes cues­tas, te re­co­men­da­mos que re­pon­gas fuer­zas pro­ban­do al­gu­nas de las es­pe­cia­li­da­des gas­tro­nó­mi­cas lo­ca­les que en­con­tra­rás en pa­na­de­rías co­mo O’Forno (Igle­sia, s/n). Aquí ela­bo­ran el au­tén­ti­co do­bla­di­llo, una es­pe­cie de em­pa­na­da de al­men­dras, ca­ne­la y anís cu­ya re­ce­ta ori­gi­nal (y se­cre­ta) guar­dan en el es­ta­ble­ci­mien­to. Es­tá de­li­cio­so y sus ca­lo­rías te ven­drán bien pa­ra las ac­ti­vi­da­des que te pro­po­ne­mos.

Aun­que, an­tes que na­da, hay que vi­si­tar la Co­le­gia­ta de San­ta María la Ma­yor (Nue­va 14.

974 31 89 40 y www.al­que­zar.es) y el mag­ní­fi­co claus­tro ro­má­ni­co in­te­gra­do en el con­jun­to. Es­tá en la par­te más al­ta del pue­blo, don­de es­tu­vo ubi­ca­da la for­ta­le­za de la que aho­ra ya no que­da prác­ti­ca­men­te na­da. Pa­ra vi­si­tar­la, con­tac­ta con la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo (2,5 €).

Lo que sí en­con­tra­réis es una to­rre que en reali­dad era un ‘es­con­ju­ra­de­ro’, un lu­gar des­de don­de se con­ju­ra­ban los nu­bla­dos y las tor­men­tas (que se creían pro­vo­ca­dos por bru­jas), re­ci­tan­do in­vo­ca­cio­nes má­gi­cas, ape­lan­do a San­ta Bár­ba­ra y to­can­do las cam­pa­nas.

UNA BUE­NA DO­SIS DE ADRE­NA­LI­NA

Ade­más del enotu­ris­mo, las ac­ti­vi­da­des por ex­ce­len­cia de la co­mar­ca del Somontano son to­das aque­llas que es­tán re­la­cio­na­das con los deportes de aven­tu­ra. Así que no ol­vi­des echar en tu equi­pa­je las bo­tas de mon­ta­ña, un ba­ña­dor y ro­pa tér­mi­ca de re­cam­bio.

El Par­que Na­tu­ral de la Sie­rra y los Ca­ño­nes de Gua­ra ofre­ce es­ce­na­rios asom­bro­sos pa­ra la prác­ti­ca del des­cen­so de ba­rran­cos, vías fe­rra­tas o raf­ting. Lo más im­por­tan­te es ha­cer­lo siem­pre con guías y ex­per­tos y, en Al­qué­zar, en­con­tra­rás nu­me­ro­sas em­pre­sas de tu­ris­mo ac­ti­vo que rea­li­zan todo es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des. En Ver­tien­tes Aven­tu­ra ( www.ver­tien­te

sa­ven­tu­ra.com), una de las más ve­te­ra­nas, pue­des con­tra­tar, por ejem­plo, un des­cen­so acuá­ti­co por 45 € o uno de ba­rran­cos se­cos (ni­vel ini­cia­ción) por 52 €.

Pre­pá­ra­te pa­ra ba­jar en rá­pel pa­re­des de has­ta quin­ce me­tros, en un en­torno asom­bro­so de ro­cas ho­ra­da­das y pu­li­das por el agua du­ran­te mi­les de años.

Los me­nos atre­vi­dos o me­nos en for­ma pue­den op­tar por la Ru­ta de las Pa­sa­re­las, un re­co­rri­do que si­gue la hoz del río Ve­ro al­re­de­dor de Al­qué­zar. Co­mien­za a los pies de la Co­le­gia­ta, en el Ba­rran­co de la Fuen­te, que va a desem­bo­car en el río Ve­ro. Una vez aquí po­drás re­co­rrer tra­mos por el mis­mo le­cho del cau­ce y sal­var otros me­dian­te las pa­sa­re­las uni­das a la ro­ca. Per­mi­te te­ner tam­bién una bue­na do­sis de emo­ción sin ne­ce­si­dad de sal­tar des­de un pe­ñas­co o des­col­gar­se por una pa­red de 30 m.

Pa­ra re­po­ner fuer­zas, pá­sa­te por La Mar­mi­ta de Gua­ra (Av­da. San Hi­pó­li­to, s/n. 974 31 89 56 y www.la­mar­mi­ta­de­gua­ra.com), en Al­qué­zar. Se tra­ta de un gas­tro­bar don­de dis­fru­tar de crea­ti­vas y ela­bo­ra­das pro­pues­tas cu­li­na­rias pre­sen­ta­das en for­ma de ta­pa. Pla­tos co­mo el ca­lçot en tem­pu­ra con en­di­via y pa­sas o el ho­jal­dri­to de co­las de gam­bas con que­so ra­di­que­ro, dan cuen­ta de la co­ci­na atre­vi­da, co­lo­ri­da y di­ver­ti­da que pro­po­ne Ma­nel. Me­nú La Mar­mi­ta: 21,90 €.

Pa­no­rá­mi­ca de Al­qué­zar.

Detalle de una puer­ta en Al­qué­zar.

Pa­tas de ja­ba­lí so­bre el mar­co de una puer­ta.

Tí­pi­cos do­bla­di­llos de al­men­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.