UN TREN SU­JE­TO POR EL TE­CHO

deViajes - - DOSSIER -

Karl Eu­gen Lan­gen, su di­se­ña­dor, lo pen­só pa­ra Ber­lín, pe­ro al fi­nal fue Wup­per­tal, en el oes­te ale­mán, la que se lle­vó el ga­to al agua y cons­tru­yó el pri­mer tren sus­pen­di­do del mun­do. El pro­yec­to co­men­zó en 1898 y, dos años des­pués, el pro­pio emperador Gui­ller­mo II par­ti­ci­pó en una prue­ba pi­lo­to. Con el tiem­po, han sur­gi­do más trans­por­tes de es­te ti­po –co­mo el del ae­ro­puer­to de Düs­sel­dorf o el de Memphis, en EE. UU.– pe­ro el Sche­we­be­bahn si­gue sien­do el más an­ti­guo del mun­do que se man­tie­ne en fun­cio­na­mien­to. En la ac­tua­li­dad, se com­po­ne de dos gran­des va­go­nes –de 24 m de lar­go y con ca­pa­ci­dad pa­ra 130 pa­sa­je­ros– y, ade­más de ser uno de los trans­por­tes más uti­li­za­dos por sus ha­bi­tan­tes, es ya un re­fe­ren­te tu­rís­ti­co de la zo­na. Lo cier­to es que es­tos 13 km de re­co­rri­do so­bre au­to­pis­tas, la­gos y los edi­fi­cios del cas­co an­ti­guo son una ex­pe­rien­cia fas­ci­nan­te que pue­des com­ple­tar con una vi­si­ta a su sa­la de má­qui­nas o con la pa­no­rá­mi­ca del va­lle del El­ba des­de su pla­ta­for­ma de ob­ser­va­ción. In­fór­ma­te en www.wup­per­tal.de.

El Sche­we­be­bahn a su pa­so por Wup­per­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.