ELI­GE BIEN

Ra­món Díaz Bus­ta­man­te de­jó Can­ta­bria ha­ce vein­te años tras que­dar eclip­sa­do por la ma­gia del con­ti­nen­te ne­gro. Ha rea­li­za­do más de 3.000 sa­fa­ris fo­to­grá­fi­cos y co­la­bo­ra ac­ti­va­men­te en la pro­tec­ción de la fau­na de es­te país. Aca­ba de pu­bli­car su li­bro Diar

deViajes - - VIAJE DE AUTOR - TEX­TO: Ra­món Díaz Bus­ta­man­te. FO­TOS: Ki­ke Gu­tié­rrez e Igor Al­tu­na.

Es im­pres­cin­di­ble via­jar en la épo­ca se­ca, de ju­nio a oc­tu­bre. El res­to del año la ma­yo­ría de los par­ques na­cio­na­les es­tán inun­da­dos, y mu­chos de ellos in­clu­so ce­rra­dos al pú­bli­co. Qui­zá ju­nio sea el mes mas frío del año, so­lea­do, pe­ro muy fres­co. A me­di­da que nos acer­ca­mos al clí­max de la épo­ca se­ca las tem­pe­ra­tu­ras van su­bien­do, has­ta que en oc­tu­bre y no­viem­bre al­can­za­mos las tem­pe­ra­tu­ras más al­tas. Por con­tra­par­ti­da, cuan­do hay se­quía se pro­du­cen las con­di­cio­nes per­fec­tas pa­ra ob­ser­var ani­ma­les, ya que se acer­can a be­ber a las fuen­tes per­ma­nen­tes de agua del río Luang­wa.

Son las cin­co de la ma­ña­na y em­pie­za una nue­va jor­na­da en el lod­ge De­lia Camp. La no­che ha si­do tre­pi­dan­te, de he­cho, tra­to de re­cor­dar los so­ni­dos que he ido es­cu­chan­do en­tre sue­ños. Ima­gino las es­ce­nas que han trans­cu­rri­do y re­cons­tru­yo en mi men­te lo que ha ido su­ce­dien­do. Pri­me­ro, veo la ima­gen de los hi­po­pó­ta­mos sa­lien­do del río Luang­wa pa­ra ir a pas­tar y, des­pués de una en­sor­de­ce­do­ra orquesta de bra­mi­dos, los ima­gino aden­trán­do­se en si­len­cio, y en to­tal os­cu­ri­dad, en el in­te­rior de la sa­ba­na pa­ra ali­men­tar­se. So­lo al ama­ne­cer re­gre­sa­rán al río, don­de se sien­ten se­gu­ros y pro­te­gi­dos de los de­pre­da­do­res y de su peor enemi­go: el sol.

Des­pués, es­cu­cho el tí­mi­do ru­gi­do de un leo­par­do que va re­co­rrien­do sus ca­mi­nos en bus­ca de ca­za, con mo­vi­mien­tos sua­ves, ca­si a cá­ma­ra len­ta, con una vis­ta co­lo­sal que le per­mi­te ver tan ní­ti­da­men­te en la no­che co­mo no­so­tros lo ha­ría­mos por el día. Pe­ro, no pa­sa des­aper­ci­bi­do pa­ra los ba­bui­nos, que co­mien­zan a gri­tar, ca­si a la­drar, anun­cian­do la pre­sen­cia de es­te pe­li­gro­so de­pre­da­dor. Ner­vio­sos, agi­tan las ra­mas y la al­ga­ra­bía es tre­men­da. Sal­tan de ár­bol en ár­bol, y pue­do sen­tir có­mo se acer­can a nues­tro cam­pa­men­to bus­can­do pro­tec­ción. Una hie­na se une al co­ro y su la­men­to so­llo­zan­te ras­ga la no­che, mien­tras si­gue al leo­par­do pa­ra tra­tar de ro­bar­le su ca­za. In­sis­te, to­zu­da, con pa­so fir­me y sin mie­do y, fi­nal­men­te, sien­to al rey de la no­che afri­ca­na. El ron­co ru­gi­do del león, que atrue­na en la os­cu­ri­dad y pa­ra­li­za los múscu­los de quien lo es­cu­cha. Ima­gino a los po­bres im­pa­las quie­tos, con to­dos los sen­ti­dos aler­ta, sin po­der ver na­da...

Los hués­pe­des de De­lia Camp se van des­per­tan­do y Ti­mo, nues­tro bar­man, me sa­ca del en­si­mis­ma­mien­to con un fuer­te: “¡Bue­nos días bwa­na!”. Te­ne­mos que pre­pa­rar un rá­pi­do desa­yuno pa­ra sa­lir de sa­fa­ri. Hay que mos­trar­les el ma­ra­vi­llo­so y úni­co eco­sis­te­ma que for­ma el va­lle del Luang­wa, el ul­ti­mo edén de vi­da sal­va­je en Áfri­ca, un lu­gar que mu­chos ca­li­fi­can co­mo el rin­cón mas agres­te del pla­ne­ta.

Es­te área se en­cuen­tra al es­te de Zam­bia. Es una fran­ja que dis­cu­rre a lo lar­go del río ho­mó­ni­mo y que, al oes­te, es­tá pro­te­gi­do por las mon­ta­ñas de Mu­chin­ga. El cau­ce flu­vial co­rre im­pe­tuo­so has­ta su en­cuen­tro con el cau­dal del Zam­be­ze y, en su re­co­rri­do, no hay nin­gún obs­tácu­lo ar­ti­fi­cial que lo fre­ne. Es un río ca­pri­cho­so y mu­chas ve­ces cam­bia su cur­so gracias a sus im­pre­sio­nan­tes mean­dros. Fuer­te, vi­go­ro­so y lleno de vi­da se inun­da en la

Olo­re­pers­pe do­lup­tia quis­quid qua­tion­se

In­te­rior de De­lia Camp.

Las leo­nas, siem­pre

al ace­cho.

Olo­re­pers­pe do­lup­tia quis­quid qua­tion­se

‘Via fe­rra­ta’ de Roc d’Es­quers, en Es­cal­des-En­gor­dany.

Cau­ce del río Luang­wa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.