de pla­ne­ta y el úl­ti­mo pa­raí­so del Áfri­ca

deViajes - - VIAJE DE AUTOR -

una no­che en el Par­que Na­cio­nal de Luam­be. Al día si­guien­te, con­ti­nuan­do por el río, se lle­ga a North Luang­wa.

El ca­mino que une el sur con el nor­te es es­pe­cial­men­te bo­ni­to, y es­tá sal­pi­ca­do de un sin fin de pe­que­ños po­bla­dos. Sus ha­bi­tan­tes con­vi­ven con la fau­na des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos. Los ani­ma­les no en­tien­den de fron­te­ras y los par­ques na­cio­na­les no es­tán va­lla­dos, co­mo ocu­rre en otros paí­ses afri­ca­nos. Es ne­ce­sa­rio un vehícu­lo 4x4 pa­ra re­co­rrer es­tos ca­mi­nos en los que in­clu­so se ba­dea al­gún que otro río, ya se­co en la épo­ca es­ti­val. De Mfu­we has­ta Luam­be se tar­da apro­xi­ma­da­men­te me­dia jor­na­da, y des­de Luam­be a De­lia Camp po­co me­nos de cua­tro ho­ras.

En es­te alo­ja­mien­to rea­li­zan todo ti­po de ac­ti­vi­da­des, pe­ro nos gus­ta es­pe­cial­men­te el tre­pi­dan­te sa­fa­ri noc­turno, que se ini­cia ha­cia las 16 ho­ras. Via­ja­rás en un vehícu­lo es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­do, equi­pa­do con po­ten­tes fo­cos pa­ra no per­der detalle de la ac­ti­vi­dad fre­né­ti­ca que co­mien­za con el ocaso del día. Ano­che­ce a las 18 ho­ras y, a par­tir de aquí, el ob­je­ti­vo de la ex­cur­sión se­rá en­con­trar a los an­sia­dos de­pre­da­do­res en ple­na ac­ción. No va a ser di­fí­cil ob­ser­var a un gru­po de leo­nes bus­can­do su ca­za o a un leo­par­do mo­ver­se si­gi­lo­sa­men­te mien­tras ace­cha al­gún des­cui­do de su pre­sa, nor­mal­men­te un im­pa­la.

es­ta­ción de las llu­vias, mien­tras que en la épo­ca se­ca dis­mi­nu­ye su cau­dal de for­ma dra­má­ti­ca, in­clu­so des­apa­re­cien­do en al­gu­nos tra­mos, don­de ape­nas se re­du­ce a un hi­li­llo de agua.

El río es fuen­te de vi­da, y por do­quier se pue­de ver su exu­be­ran­cia. Con­tie­ne la po­bla­ción más im­por­tan­te de hi­po­pó­ta­mos y co­co­dri­los de todo Áfri­ca. Re­ba­ños de más de mil bú­fa­los se acer­can a be­ber a sus ori­llas. Los im­pa­las y pu­kus son tan co­mu­nes que te acos­tum­bras a su con­ti­nua pre­sen­cia. En el pa­sa­do, al­ber­gó la ma­yor cuo­ta de ri­no­ce­ron­tes de todo el con­ti­nen­te, pe­ro la ca­za fur­ti­va fue es­pe­cial­men­te du­ra en Zam­bia y ter­mi­nó con es­te pa­qui­der­mo.

En la cuen­ca del Luang­wa hay tres Par­ques Na­cio­na­les: South Luang­wa, Luam­be –en el cen­tro– y North Luang­wa, es­te úl­ti­mo es el me­nos tu­rís­ti­co y el más sal­va­je. Y, aquí es don­de se desa­rro­lla nues­tro día a día. Tie­ne el ta­ma­ño de Can­ta­bria, unos 5.000 m2, y tan so­lo al­ber­ga cua­tro lod­ges en su in­te­rior. Es un par­que de es­pe­cial pro­tec­ción y el nue­vo ho­gar de más de una trein­te­na de ri­no­ce­ron­tes. El lu­gar es tan re­mo­to y sal­va­je, que en un sa­fa­ri nor­mal es di­fí­cil en­con­trar­te con al­gún otro tu­ris­ta, es la par­te de Áfri­ca más real y au­tén­ti­ca.

Se ac­ce­de a es­te en­cla­ve por ca­rre­te­ra o en avio­ne­ta. En South Luang­wa, se en­cuen­tra Mfu­we, que es la puer­ta del va­lle. Ten­drás que ve­nir des­de Lu­sa­ka (ca­pi­tal de Zam­bia), ya que hay una com­pa­ñía aé­rea que tie­ne vue­los con una fre­cuen­cia de tres o cua­tro tra­yec­tos dia­rios. Ya en Mfu­we, ve­rás que ca­si to­das las com­pa­ñías de sa­fa­ri ha­cen un iti­ne­ra­rio muy es­pe­cial que re­co­rre el va­lle com­ple­to en 4x4. Te re­co­gen en el ae­ro­puer­to y, des­pués de pa­sar cua­tro o cin­co días en South Luang­wa ha­cien­do ru­tas, te lle­va­rán ha­cia el Nor­te, don­de rea­li­zan una pa­ra­da de

Es fá­cil ver al rey, siem­pre que es­té co­mien­do o ses­tean­do.

Los im­pa­las sor­tean cual­quier obs­tácu­lo.

No te se­rá fá­cil ver a los leo­par­dos. Ha­bi­ta­ción de

De­lia Camp. Los re­ba­ños de bú­fa­los, siem­pre aler­ta.

Las ji­ra­fas son muy asus­ta­di­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.