En pleno centro

deViajes - - DESTINO -

Hay un lu­gar en Bru­se­las don­de con­vi­ven en paz y ar­mo­nía una lo­ba, un cier­vo, un cis­ne, un asno, un pa­vo real y un zorro. En ese mis­mo lu­gar tam­bién se pue­de ver al Rey de Es­pa­ña jun­to a un saco, una ca­rre­ti­lla o un cuerno. Es­to no es una me­tá­fo­ra de la Unión Eu­ro­pea, cu­ya ca­pi­ta­li­dad os­ten­ta Bru­se­las, sino los sím­bo­los que dan nom­bre a al­gu­nas de las más de 30 ca­sas gre­mia­les de la pla­za más bo­ni­ta de Bél­gi­ca, la Grand Pla­ce.

Siem­pre lle­na de vi­si­tan­tes, es­te lu­gar es tan es­pe­cial, que no ca­be más al­ter­na­ti­va que em­pe­zar la vi­si­ta en es­te rec­tán­gu­lo ca­si per­fec­to pre­si­di­do por las to­rres en­fren­ta­das del Ayun­ta­mien­to y de la Ca­sa del Rey. És­ta, tam­bién co­no­ci­da co­mo Ca­sa de la Pa­na­de­ría, fue centro ad­mi­nis­tra­ti­vo de los asun­tos del Du­que de Bra­ban­te y Rey de Es­pa­ña, Car­los V.

Si quie­res sa­ber qué hay de­trás de es­tas be­llas fa­cha­das de es­ti­lo gó­ti­co fla­mí­ge­ro, pue­des sa­tis­fa­cer tu cu­rio­si­dad en cual­quie­ra de los res­tau­ran­tes y ne­go­cios que ocu­pan las ca­sas, o bien unién­do­te a las vi­si­tas que ofre­ce el Ayun­ta­mien­to (en­tra­da: 5 €), don­de se mues­tran va­rias de las sa­las más no­bles.

En la Ca­sa del Rey se pue­de ver el Mu­seo Mu­ni­ci­pal (en­tra­da 3 €), de­di­ca­do a la his­to­ria de la ciu­dad, don­de, jun­to a ob­je­tos his­tó­ri­cos, se en­cuen­tra el fa­mo­so guar­da­rro­pa del Man­ne­ken-Pis. El ajuar cuen­ta con 846 di­mi­nu­tos tra­jes tí­pi­cos de di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do, in­clu­yen­do un di­ver­ti­do tra­je de lu­ces.

El mo­de­lo real, el Man­ne­ken-Pis es­tá a so­lo dos man­za­nas de la pla­za. Pa­ra en­con­trar­lo bas­ta con que si­gas el flu­jo de gen­te de­seo­sa de ver al meon­ci­llo más fa­mo­so del mun­do.

BAI­LE DE ES­TI­LOS

Una vez ha­yas cum­pli­do con es­tas dos obli­ga­das vi­si­tas, es el mo­men­to de va­gar por el centro, des­cu­brien­do ani­ma­das ca­lles de ori­gen me­die­val, co­mo la Rue Mar­ché aux Herbs, tra­se­ra de la Grand Pla­ce, don­de se en­cuen­tra la prin­ci­pal ofi­ci­na de tu­ris­mo de Bru­se­las.

Des­de es­ta ca­lle se ac­ce­de a una de las jo­yas de la ar­qui­tec­tu­ra Be­lle Épo­que, Les Ga­le­ries Saint-Hu­bert ( www.ga­le­ries-saint-hu­bert. com), un lu­mi­no­so co­rre­dor co­mer­cial cu­bier­to con vi­drio don­de se pue­den en­con­trar al­gu­nos de los co­mer­cios tra­di­cio­na­les más ex­clu­si­vos. El tiem­po pa­re­ce de­te­ni­do de­trás de los es­ca­pa­ra­tes que mues­tran el cho­co­la­te más fino (las fa­mo­sas ca­sas Go­di­va y Neuhaus, en­tre ellas); plu­mas es­ti­lo­grá­fi­cas y tin­ta chi­na, par­ti­tu­ras mu­si­ca­les, pa­sa­ma­ne­ría de bru­se­las, sombrereros... El to­que más con­tem­po­rá­neo lo po­ne la li­bre­ría del Ga­le­ries Ci­ne­ma ( www.ga­le­ries.

be), un tem­plo de la cul­tu­ra de es­ti­lo art de­có de­di­ca­do a la ci­ne­ma­to­gra­fía. Es el úni­co tra­mo de la ga­le­ría que no res­pon­de al es­ti­lo ori­gi­nal, aun­que por su va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co y su pe­so en la his­to­ria de la in­te­lec­tua­li­dad ha­ce que no des­en­to­ne en el con­jun­to.

Al fi­nal de la ga­le­ría, hay que ele­gir en­tre el gó­ti­co y el neo­clá­si­co. Si op­tas por es­te úl­ti­mo, di­rí­ge­te la de­re­cha, don­de es­tá la Ca­te­dral de San Mi­guel y San­ta Gú­du­la (Par­vis Sain­teGu­du­le). Edi­fi­ca­da en en­tre los si­glos XII y XV si­guien­do el mo­de­lo de las ca­te­dra­les gó­ti­cas francesas. En su in­te­rior re­po­san los res­tos de la no­ble­za lo­cal, sien­do de es­pe­cial re­le­van­cia los vi­tra­les de la ca­pi­lla del San­to Sa­cra­men­to, re­ga­lo del rey Car­los V. Pa­ra pro­fun­di­zar más, se pue­de visitar la Crip­ta ro­má­ni­ca (2,50 €), el Mu­seo del Te­so­ro y los res­tos ar­queo­ló­gi­cos (en­tra­da: 1 € ca­da uno).

Por úl­ti­mo, jun­to al edi­fi­cio de la Bol­sa es­tá Ca­fé Ci­rio (Rue de la Bour­se 18-20), pun­to de reunión de bohe­mios y ele­gan­tes bru­se­len­ses de cier­ta edad, fa­ná­ti­cos del half n half, un cóc­tel con vino blan­co y es­pu­mo­so.

Tien­da de pa­sa­ma­ne­ría en las Ga­le­rías Saint-Hu­bert.

La Grand Pla­ce, pun­to de ini­cio de ca­si to­das las vi­si­tas.

Em­pie­za tu vi­si­ta con ar­qui­tec­tu­ra Be­lle Épo­que , Art Nou­veau y có­mics La li­bre­ría Brü­sel es­tá

de­di­ca­da al di­bu­jo.

Fa­cha­da de la

Ca­te­dral.

Ar­te en la ca­lle Sain­te Cat­he­ri­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.