En blan­co y azul

deViajes - - RUTA -

No de­jes de visitar es­ta pre­cio­sa ciu­dad, co­no­ci­da co­mo la Ciu­dad Azul, que se en­cuen­tra en la cos­ta, a tan so­lo 20 km de la capital, por lo que pue­des ir y vol­ver en el día. Sus ca­sas blan­cas y sus puer­tas azu­les, tan tur­que­sas co­mo el mar que la ro­dea, son su sím­bo­lo de iden­ti­dad, aun­que a ve­ces una puer­ta ama­ri­lla o ro­ja pon­ga una no­ta de co­lor, ade­más de las que pro­por­cio­nan las bu­gan­vi­llas.

Aquí est án prohi­bi­dos otr os co­lo­res por de­cre­to l ey, des­de que en 1912 así lo de­ci­die­ra el ba­rón Ru­dolph d'Erlanger que, atraí­do por la be­lle­za del lu­gar, fi­jó su re­si­den­cia en es­ta ciu­dad, cons­tru­yén­do­se un pa­la­cio. A su muer­te, sus he­re­de­ros do­na­ron al go­bierno del país pa­ra ins­ta­lar el Centro de Mú­si­cas Ára­bes.

Aun­que hoy sea un lu­gar muy tu­rís­ti­co, tam­bién es una ciu­dad san­ta des­de que en el 1207 el san­tón su­fi Abu Said Ja­la­fa Ben Yahia la con­vir­tie­ra en centro de me­di­ta­ción. Es por ello que Si­di Bou Said es un lu­gar de pe­re­gri­na­ción pa­ra los cre­yen­tes que buscan la paz in­te­rior y pa­ra los ar­tis­tas ávi­dos de ins­pi­ra­ción.

La ciu­dad tie­ne una ca­lle prin­ci­pal que tre­pa has­ta el bor­de de un acan­ti­la­do don­de, en­tre las tien­das de sou­ve­nirs, vas a en­con­trar ex­ce­len­tes res­tau­ran­tes, bou­ti­ques, ga­le­rías de ar­te y so­bre to­do ca­fés.

Na­da más en­trar tie­nes el Si­di Azi­zi, y en la ca­lle prin­ci­pal, la Rue He­di Za­rouk, es­tá el Alia les Nat­tes, lu­gar de pa­ra­da de to­dos los tu­ris­tas. En­tre sus vi­si­tan­tes ilu­tres fi­gu­ran Os­car Wil­de, Giacometti, Paul Klee, Sar­tre y Si­mo­ne de Beau­voir.

Si­guien­do es­ta ca­lle se lle­ga has­ta el Ca­fé Si­di Che­baa­ne, más co­no­ci­do co­mo el Ca­fé des Dé­li­ces, con una vis­ta in­creí­ble de la bahía don­de se di­bu­jan las es­tri­ba­cio­nes de la cor­di­lle­ra del Atlas.

HA­CIA EL OES­TE

Ha­cia el in­te­rior del país se ex­tien­de una fér­til re­gión sem­bra­da de vi­ñe­dos, ce­real es, y oli vos que f ue bau­ti­za­da por l os ro­ma­nos co­mo la Des­pen­sa de Ro­ma. Por ella tra­za­ron vías apro­ve­chan­do las an­ti-

Des­de la an­ti­gua Doug­ga ten­drás ma­ra­vi­llo­sas vis­tas del ver­de va­lle de Me­jer­dah

guas ru­tas abier­tas por nu­mi­das y fe­ni­cios que co­nec­ta­ban la ac­tual po­bla­ción ar­gel i na de Té­bes­sa con Car­ta­go, de don­de par­tían los bar­cos car­ga­dos con los te­so­ros na­tu­ra­les ha­cia Ro­ma. A lo lar­go de to­da es­ta ru­ta cons­tru­ye­ron asen­ta­mien­tos mi­li­ta­res y le­van­ta­ron ciu­da­des amu­ra­lla­das.

Una de las más be­llas y con los res­tos me­jor con­ser­va­dos, que te re­co­men­da­mos vi­si­tes, es Doug­ga. Fue fun­da­da en el si­glo II so­bre una an­ti­gua ciu­dad fe­ni­cia que lle­gó a te­ner una po­bla­ción de 5.000 ha­bi­tan­tes (en­tra­da: 3 € y 0,50 € por el per­mi­so pa­ra ha­cer fo­tos).

Su im­pre­sio­nan­te tea­tro, que te­nía una ca­pa­ci­dad pa­ra 3.500 es­pec­ta­do­res, da pa­so a una se­rie mo­nu­men­tal don­de des­ta­ca el Ca­pi­to­lio, ubi­ca­do en la par­te más al­ta de la ciu­dad, de­di­ca­do a la tria­da ca­pi­to­li­na pro­tec­to­ra de Ro­ma: el dios Jú­pi­ter, Mi­ner­va y Juno.

Ro­dean­do es­te gran mo­nu­men­to se su­ce­den va­rios tem­plos me­no­res de­di­ca­dos a di­fe­ren­tes dei­da­des: a Juno –don­de an­tes es­tu­vo el de la dio­sa pú­ni­ca Ta­nit–, el de la Con­cor­dia, co­mu­ni­ca­do con el de Dio­ni­sio, más co­no­ci­do co­mo Ba­co, el de Ve­nus, de Au­gus­to, de la For­tu­na...

Tam­bién pue­des ver los res­tos de las vi l l as r oma­nas, don­de t oda­vía que­dan mo­sai­cos ori g i na­les en el s ue­lo, y l os Baños de Ca­ra­ca­lla, con el gim­na­sio, las ter­mas, el fri­gi­da­rium, los ves­ti­do­res, el lu­pa­nar –con sím­bo­los fá­li­cos ta­lla­dos en la pie­dra– y los uri­na­rios com­par­ti­dos.

El úni­co mo­nu­men­to fe­ni­cio que se con­ser­va en el re­cin­to es el Mau­so­leo lí­bi­co-pú­ni­co de Ate­ban, que da­ta del II a.C. La be­lle­za y la ma­ges­tuo­si­dad del lu­gar no im­pi­dió que en si­glo XIX se asen­ta­ra una po­bla­ción que no du­dó en cons­truir ca­sas y una mez­qui­ta con las pie­dras que en­con­tra­ron por el sue­lo.

Fue en l os años 60 del si­glo pa­sa­do cuan­do se edi­fi­có un asen­ta­mien­to y se t ras­la­dó a su po­bla­ción. Fi­nal­men­te l a ciu­dad ro­ma­na de Doug­ga fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unesco en el año 1997.

A so­lo 20 km de la capital, te es­pe­ra la be­lle­za y la cal­ma de la 'Ciu­dad Turquesa'

En­tra­da al Ca­fé des De­li­cés, con vis­tas al mar.

Pues­to de ar­te­sa­nía tí­pi­ca tu­ne­ci­na en Si­di Bou Said.

Ar­co de Se­ve­ro y Ca­pi­to­lio de Doug­ga.

De­ta­lle del Ca­pi­to­lio.

Ca­lle de Si­di

Bou Said.

Vis­ta del Tea­tro, con ca­pa­ci­dad pa­ra 3.500

es­pec­ta­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.