Ven a pa­sear por un mu­seo al ai­re li­bre

deViajes - - RUTA -

Dé­ja­te cau­ti­var por sus ca­lles me­die­va­les y por el lu­jo­so pa­tri­mo­nio de er­mi­tas, pa­la­cios y an­ti­guas ca­so­nas

Co­men­za­mos en uno de los pue­blos más be­llos de Es­pa­ña: San­ti­lla­na del Mar, un au­tén­ti­co mu­seo abier­to de ar­qui­tec­tu­ra ci­vil-re­li­gio­sa me­die­val, co­mo lo cer­ti­fi­ca des­de ha­ce 70 años su ca­ta­lo­ga­ción de Con­jun­to His­tó­ri­co-Ar­tís­ti­co. Dos apar­ca­mien­tos (uno jun­to al Cam­po del Re­vol­go, su pul­món ver­de) lo con­vier­ten en se­mi­pea­to­nal, y per­mi­ten recorrer con cal­ma sus ca­lles, que nos lle­van al me­dioe­vo por un imaginario tú­nel del tiem­po.

La vi­lla se ar­ti­cu­la en torno a dos vías, que se bi­fur­can y ter­mi­nan en dos gran­des pla­zas. Una es Juan In­fan­te, que nos lle­va a la Pla­za Ma­yor. Es­ta an­ti­gua Pla­za del Mer­ca­do es la se­de del ayun­ta­mien­to, que ocu­pa un pa­la­cio del si­glo XVIII. Di­se­ña­da en for­ma trian­gu­lar, tam­bién aco­ge ru­ti­lan­tes edi­fi­cios co­mo la Ca­sa del Águi­la –de fa­cha­da ba­rro­ca– y la de la Pa­rra –gó­ti­ca–, jun­to a los cua­les emerge el mo­nu­men­to al hom­bre de Altamira.

En la pla­za so­bre­sa­len la To­rre de Don Borja, hoy se­de de la Fun­da­ción San­ti­lla­na, y la del Me­rino, el edi­fi­cio ci­vil más an­ti­guo. Otra man­sión, la Ca­sa Ba­rre­da-Bra­cho, fue con­ver­ti­da en el Pa­ra­dor Na­cio­nal Gil Blas.

Sa­bo­rea un ten­tem­pié en el ca­fé Con­ca­na (Hor­nos, 5) an­tes de al­can­zar la otra vía prin­ci­pal, la Rúa del Rey, que hoy en­ca­de­na las ca­lles Ca­rre­ra, Can­tón y del Río. Es la más tran­si­ta­da (¡y ani­ma­da!) de San­ti­lla­na, pla­ga­da de tien­das y res­tau­ran­tes, aun­que lo me­jor son sus for­mi­da­bles ca­sas se­ño­ria­les. Es el ca­so del Pa­la­cio de Bus­ta­man­te (con su es­cu­do), la de To­rre de Ve­lar­de (con sus puer­tas de ar­co), o dos ca­sas con­ver­ti­das en ho­te­les: Val­di­vie­so y Leo­nor de la Ve­ga.

Ya en el tra­mo de la ca­lle del Río des­ta­can la de los Hom­bro­nes (por sus dos gran­des gue­rre­ros), Cos­sío y Que­ve­do. En es­ta úl­ti­ma en­con­tra­rás una tien­da con ex­ce­len­tes dul­ces ca­se­ros y, en el nº 3 de es­ta ca­lle, la Ca­sa

Co­le­gia­ta de San­ta Ju­lia­na, en San­ti­lla­na del Mar.

Mi­ra­do­res en el Par­que de Ca­bár­ceno.

Ji­ra­fas en Ca­bár­ceno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.