Re­gia y sen­ci­lla

deViajes - - RUTA -

La no­ble­za pu­so de mo­da la pla­ya de es­te en­cla­ve

Ape­nas 17 km des­pués de San­ti­lla­na del Mar, lle­ga­mos a Co­mi­llas. So­lo con de­cir que fue re­si­den­cia ve­ra­nie­ga del rey Al­fon­so XII, te ha­rás una idea de la re­le­van­cia so­cial de es­te co­que­to pue­blo, de­cla­ra­do Con­jun­to His­tó­ri­co-Ar­tís­ti­co en 1985.

Co­mi­llas es tam­bién co­no­ci­da co­mo la vi­lla de los ar­zo­bis­pos –no en vano, en­tre los si­glos XVII y XVIII na­cie­ron aquí cin­co pre­la­dos que ocu­pa­ron im­por­tan­tes dió­ce­sis– y cuen­ta, ade­más, con una Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia, de es­ti­lo neo­gó­ti­co-mu­dé­jar, ubi­ca­da en la lo­ma Car­do­sa, con la me­jor pa­no­rá­mi­ca del pue­blo.

Tam­bién es de obli­ga­da vi­si­ta el Pa­la­cio de So­bre­llano, re­si­den­cia de An­to­nio Ló­pez, un in­diano en­ri­que­ci­do en Cu­ba, fun­da­dor de la na­vie­ra Trans­atlán­ti­ca y con­ver­ti­do en el pri­mer Mar­qués de Co­mi­llas. El pro­pio mar­qués re­ga­ló a su hi­ja otra de las jo­yas de la vi­lla: un pa­la­ce­te en­car­ga­do al ar­qui­tec­to ca­ta­lán Gau­dí, bau­ti­za­do co­mo El Ca­pri­cho.

Pa­sean­do por el cas­co an­ti­guo, po­de­mos re­crear­nos en la igle­sia pa­rro­quial de San Cris­tó­bal (ba­rro­ca, del si­glo XVII) o en la mo­der­nis­ta fuen­te de los Tres Ca­ños, que pre­si­de la pla­za Joa­quín Pié­la­go: o sen­tar­nos a to­mar un ten­tem­pié en al­gu­na ca­fe­te­ría de la bu­lli­cio­sa pla­za del Co­rro de Cam­píos.

Si te gus­ta el shop­ping, da­te una vuel­ta por Al­ma Zen (Pla­za Cons­ti­tu­ción, 6), una exó­ti­ca tien­da de ar­te­sa­nía orien­tal re­gen­ta­da por una ex­nue­ra de la Du­que­sa de Al­ba y fre­cuen­ta­da por la pro­pia Cayetana cuan­do vie­ne a visitar a la exes­po­sa de Jacobo, Con­de de Si­rue­la.

EL BA­RRIO DE PES­CA­DO­RES

Co­mi­llas tie­ne tam­bién otro mi­ra­dor: San­ta Lucía, des­de don­de se pue­de ad­mi­rar su pre­cio­sa pla­ya y el puer­to. Des­cen­der has­ta él es des­cu­brir una ca­ra me­nos aris­to­crá­ti­ca de es­ta vi­lla re­si­den­cial: la de sus hu­mil­des pes­ca­do­res. Fiel tes­ti­mo­nio de su pa­sa­do ba­lle­ne­ro es la in­men­sa pie­dra don­de se des­cuar­ti­za­ban es­tos ce­tá­ceos. El puer­to es­tá lleno de tas­cas don­de de­gus­tar pes­ca­do y ma­ris­co. Muy cer­ca lla­man la aten­ción las rui­nas de la an­ti­gua igle­sia gó­ti­ca del pue­blo, re­con­ver­ti­da en ce­men­te­rio. En él des­ta­ca po­de­ro­sa­men­te la fi­gu­ra de un án­gel ex­ter­mi­na­dor, obra del es­cul­tor ca­ta­lán Jo­sep Lli­mo­na.

Sa­lien­do de Co­mi­llas por la CA-131 y tras cru­zar la ría de la Ra­bia, lle­ga­rás al par­que Na­tu­ral de Oyam­bre. Es una zo­na de ma­ris­mas don­de se re­fu­gian aves acuá­ti­cas y mi­gra­to­rias re­ma­ta­da con un are­nal de 4 km: una pla­ya muy fre­cuen­ta­da por aris­tó­cra­tas y no­bles a prin­ci­pios del si­glo XX.

Re­lax en la pla­ya de Oyam­bre.

.Dae id mo­lup­ta­tius, non­sent El Ca­pri­cho

de Gau­dí.

Puer­to de Co­mi­llas.

Pa­la­cio de So­bre­llano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.