Be­llas por na­tu­ra­le­za

deViajes - - DESTINO -

Aun­que cien­tos de is­las siem­bran el li­to­ral de No­rue­ga, aquí te pro­po­ne­mos un re­co­rri­do por los ar­chi­pié­la­gos de Lo­fo­ten y Ves­te­ra­len en la pro­vin­cia de Nord­land, 300 ki­ló­me­tros por en­ci­ma del Circu­lo Po­lar Ár­ti­co y a 2.000 del Po­lo Nor­te. Pa­ra los no­rue­gos son "las is­las más be­llas del mun­do", aun­que es­to es me­jor que lo com­prue­bes por ti mis­mo.

En­tre los me­ses de ma­yo y sep­tiem­bre es la épo­ca de la luz, de los lar­gos días sin no­che y de los des­hie­los, cuan­do los la­gos se vuel­ven agua cris­ta­li­na, la tie­rra de­ja de ser blan­ca pa­ra lle­nar­se de co­lo­res y el mar se con­vier­te en un lu­gar de fies­ta a la que acu­den aves y ma­mí­fe­ros ma­ri­nos pa­ra ani­dar y bus­car pa­re­ja.

Des­de Os­lo tie­nes que co­ger un par de avio­nes con es­ca­la en Bo­do pa­ra lle­gar has­ta Svol­vaer. La ciu­dad se en­cuen­tra al bor­de del fior­do Vestf­jor­den, y des­de aquí pue­des ha­cer va­rias ex­cur­sio­nes por to­do el ar­chi­pié­la­go de Lo­fo­ten. Pa­ra em­pe­zar, al atar­de­cer to­ma la ca­rre­te­ra E10 has­ta el mue­lle de Lyng­vae, don­de pue­des prac­ti­car ka­yak en un pre­cio­so la­go cris­ta­lino mien­tras con­tem­plas el gran es­pec­tácu­lo del sol de me­dia­no­che. Pa­ra ello, lo me­jor es con­tra­tar los ser­vi­cios de Lo­fo­ten Ka­yak ( www.lo­fo­ten-aktiv.no).

An­tes de lle­gar al mue­lle hay una gran es­cul­tu­ra de ace­ro inoxi­da­ble y vi­drio del ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Dan Grahan, in­clui­da en el Skul­ptur­lands­kap Nor­land (Pai­sa­je de Es­cul­tu­ras de Nord­land. www.skul­ptur­lands­kap.no). Es­te pro­yec­to in­no­va­dor na­ció en 1992 co­mo ga­le­ría de ar­te al ai­re li­bre don­de se ex­po­nen, en di­fe­ren­tes pa­ra­jes y de for­ma per­ma­nen­te, las obras de ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les. La co­lec­ción cons­ta de 33 ins­ta­la­cio­nes re­par­ti­das por va­rios mu­ni­ci­pios de la re­gión de Nord­land, seis de las cua­les se en­cuen­tran en los mu­ni­ci­pio de Lo­fo­ten.

Otra de las ex­cur­sio­nes que pue­des ha­cer des­de Svol­vaer es recorrer el ar­chi­pié­la­go en una lan­cha rá­pi­da. Lo or­ga­ni­za la em­pre­sa Rib-Lo­fo­ten ( www.rib-lo­fo­ten.no). Aun­que sea verano y ha­ga un sol es­plén­di­do, el vien­to frío del nor­te cor­ta co­mo un cu­chi­llo, por lo que ellos te pro­por­cio­nan siem­pre equi­pa­mien­to pa­ra que dis­fru­tes a to­pe de la tra­ve­sía. En el re­co­rri­do po­drás avis­tar águi­las ma­ri­nas, cor­mo­ra­nes, fo­cas to­man­do el sol y pes­ca­do­res ar­te­sa­nos sa­can­do enor­mes ba­ca­laos.

DELICIAS DE PES­CA­DO

El des­em­bar­co fi­nal es en Hen­nings­vaer, una pre­cio­sa ciu­dad pes­que­ra con ca­sas de ma­de­ra pin­ta­das de vi­vos co­lo­res y sur­ca­da por ca­na­les. Aquí pue­des visitar la ga­le­ría de ar­te Lo­fo­tenn­sHus ( www.ga­lle­ri-lo­fo­ten.no), con una ex­po­si­ción per­ma­nen­te de ma­ri­nas pin­ta­das por gran­des ar­tis­tas no­rue­gos.

Des­pués, acér­ca­te has­ta la ori­lla del mar don­de se le­van­tan los se­ca­de­ros de bacalao, la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de la re­gión. Si quie­res ver to­do el pro­ce­so ar­te­sa­nal de su pes­ca, co­no­cer las di­fe­ren­tes ca­li­da­des, el se­ca­do y los apa­re­jos ne­ce­sa­rios pa­ra su cap­tu­ra, vi­si­ta el Full Steam ( www.fulls­team.no), el mu­seo del bacalao de Ka­lle Hen­tzen y Ro­ger Tom­me­ras, dos ami­gos que du­ran­te años re­co­pi­la­ron to­do ti­po de ma­te­rial re­la­cio­na­do con el bacalao.

Te mos­tra­rán tam­bién su la­bo­ra­to­rio, don­de es­tán ex­pe­ri­men­tan­do con el acei­te de hí­ga­do de bacalao (ri­co en omega 3, aun­que po­co agra­da­ble de sa­bor) pa­ra crear un li­cor bas­tan­te es­pe­cial. En la vi­si­ta es­tá in­clui­da una ex­ce­len­te co­mi­da a ba­se de gui­so de bacalao y un ape­ri­ti­vo de­li­cio­so de ca­viar de hue­vas de sal­món (pre­cio 40 €, in­clui­da be­bi­da con cer­ve­za o vino).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.