EN­TRE LA ES­TA­CIÓN DE TREN Y EL LA­GO

deViajes - - DOSSIER -

Los ex­ce­sos son una se­ña de iden­ti­dad en la (li­te­ral­men­te, la ca­lle de la es­ta­ción de tren), una de las vías más ex­clu­si­vas de Eu­ro­pa y ar­te­ria prin­ci­pal de Zú­rich.

Co­mer­cial por ex­ce­len­cia, el al­qui­ler me­dio en es­ta ca­lle ron­da los 7.250 €/ m2 anua­les se­gún el in­for­me Main streets across the world, que la si­túa en el pues­to 7º de un rán­king en­ca­be­za­do por Cau­se­way Bay, en Hong Kong y la Quin­ta Ave­ni­da neo­yor­qui­na.

En es­tos 1,4 km de ex­clu­si­vi­dad en­con­tra­rás más de 90 lo­ca­les co­mer­cia­les en­tre en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, jo­ye­rías –¡pue­des ele­gir en­tre más de 40!– y fir­mas de mo­da va­rias.

Si es tu pri­me­ra vi­si­ta a la ciu­dad suiza, ca­mi­nar por Bahn­hofs­tras­se es una bue­na –y gra­tui­ta– to­ma de con­tac­to pa­ra sen­tir el pul­so de la ciu­dad. Tam­bién es un pa­seo ca­si inevi­ta­ble, ya que la ave­ni­da co­mien­za en la es­ta­ción cen­tral de tren, que co­nec­ta con el ae­ro­puer­to.

Des­pués de los pri­me­ros me­tros, jun­to al tra­sie­go de eje­cu­ti­vos en bi­ci­cle­ta y los ca­bles y raí­les de los tran­vías, te lla­ma­rá la aten­ción el fan­tás­ti­co es­ca­pa­ra­te de Franz Carl We­ber, la ju­gue­te­ría más le­gen­da­ria del país; o el aro­ma de Sprün­gli, la dul­ce car­ta de pre­sen­ta­ción de Zú­rich.

Pa­ra ver la ca­lle des­de las al­tu­ras, tó­ma­te un cho­co­la­te en la te­rra­za de Ma­nor, si­tua­da en la quin­ta plan­ta de es­tos gran­des al­ma­ce­nes.

En su tra­mo fi­nal, Bahn­hofs­tras­se tie­ne pre­mio: la bu­có­li­ca es­tam­pa del la­go de Zú­rich y, si es do­min­go, clases gra­tui­tas de tan­go en Bür­kli­platz, otra sor­pre­sa más en es­ta ur­be mul­ti­cul­tu­ral. www.bahn­hofs­tras­se­zue­rich.ch.

Co­mien­zo de Bahn­hofs­tras­se, des­de la es­ta­ción cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.