LA VI­DA QUE FLU­YE BAJO LOS TI­LOS

deViajes - - DOSSIER -

Lo que co­men­zó sien­do un ca­mino por el que Juan Jor­ge de Bran­de­bur­go lle­ga­ba a su co­to de ca­za (el ac­tual Tier­gar­ten) es si­glos des­pués, uno de los bu­le­va­res más tran­si­ta­dos de Ber­lín. Na­ti­vos y tu­ris­tas lle­nan ca­da día la ave­ni­da de lu­jo de la his­to­ria más re­cien­te que se pro­lon­ga a lo lar­go de 1,5 km, des­de la Puer­ta de Bran­de­bur­go has­ta Schloss­platz.

Des­de la caí­da del muro, mues­tra re­cons­trui­dos sus edi­fi­cios ba­rro­cos y neo­clá­si­cos –des­tro­za­dos tras la II Gue­rra Mun­dial, al igual que los ti­los–. Tam­bién en­con­tra­rás un buen nú­me­ro de re­cla­mos cul­tu­ra­les, co­mo la Ópe­ra, el Mu­seo de His­to­ria o la Be­bel­platz, don­de las Ju­ven­tu­des Hitle­ria­nas que­ma­ron más de 4.000 li­bros.

Re­có­rre­la en bi­ci y bus­ca in­sig­nias de la Ale­ma­nia del Es­te y el Oes­te en los pues­tos am­bu­lan­tes. www. vi­sit­ber­lin.de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.