Un au­tén­ti­co re­duc­to

deViajes - - DESTINO -

Ame­nu­do eclip­sa­da por la fa­ma de la es­plen­do­ro­sa ciu­dad de La Habana, San­tia­go de Cu­ba to­da­vía per­ma­ne­ce in­mu­ne al tu­ris­mo de ma­sas que sue­le fre­cuen­tar la nor­te­ña capital del país. Pe­ro San­tia­go tam­bién tu­vo su mo­men­to de glo­ria: fue capital has­ta 1553 y su pri­mer al­cal­de no se­ría otro que el mis­mí­si­mo Her­nán Cor­tés.

Los cons­tan­tes ata­ques de pi­ra­tas y cor­sa­rios en el si­glo XVII obli­ga­ron a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las del mo­men­to a pro­yec­tar una for­ti­fi­ca­ción que to­da­vía hoy aguan­ta los em­ba­tes de las olas en un ex­tre­mo de la ciu­dad.

Si quie­res em­pe­zar tu vi­si­ta allí don­de to­do co­men­zó di­rí­ge­te a la Ro­ca del Mo­rro, don­de se le­van­ta, or­gu­llo­sa, la For­ta­le­za de San Pe­dro, el me­jor sis­te­ma de in­ge­nie­ría mi­li­tar re­na­cen­tis­ta que se con­ser­va en el Ca­ri­be (en­tra­da: 3 €). San Pe­dro es uno de los atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de San­tia­go, y es por ello que a sus puer­tas se con- cen­tran nu­me­ro­sos pues­tos de venta de ar­te­sa­nía lo­cal. Se­rá tu pri­me­ra opor­tu­ni­dad pa­ra ad­qui­rir al­gu­na pie­za de ma­de­ra de gua­ya­cán, ce­rá­mi­ca de au­tor o collares he­chos con se­mi­llas de la mano de sus pro­pios crea­do­res.

De la pre­sen­cia de los po­de­res co­lo­nia­les en la is­la nos que­da tam­bién el cas­co his­tó­ri­co, un nú­cleo api­ña­do y muy ca­ri­be­ño, que tie­ne su pun­to neu­rál­gi­co en el siem­pre ani­ma­do Par­que Céspedes. Aun­que es­ta pla­za es de as­pec­to co­lo­nial, el edi­fi­cio que más lla­ma la aten­ción –el an­ti­guo Ayun­ta­mien­to— es, en reali­dad, una obra de 1950. Su fa­cha­da es to­do un icono pa­ra los cu­ba­nos, pues des­de su bal­cón dio su pri­mer dis­cur­so Fi­del Cas­tro tras el triun­fo de una Re­vo­lu­ción cu­yos sím­bo­los son es­pe­cial­men­te vi­si­bles en es­ta ciu­dad.

Des­de es­ta pla­za, adén­tra­te en el cas­co his­tó­ri­co, un lu­gar cu­yos ca­lle­jo­nes siem­pre van ha­cia arri­ba o ha­cia aba­jo: en­ca­rá­ma­te por la

Pla­za de la Re­vo­lu­ción An­to­nio Ma­ceo.

For­ta­le­za San Pe­dro, del si­glo XVII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.