Cul­tu­ra in­dí­ge­na

deViajes - - DESTINO -

Tras la in­mer­sión en el am­bien­te ur­bano de San­tia­go, di­rí­ge­te ha­cia la cos­ta pa­ra des­cu­brir al­guno de los en­cla­ves playeros por los que es fa­mo­sa la is­la: una vi­da en­te­ra no te da­ría pa­ra co­no­cer los más de 4.000 ca­yos y los 300 is­lo­tes que per­fi­lan el li­to­ral de Cu­ba.

Al nor­te de San­tia­go se ex­tien­de Pla­ya Guar­da­la­va­ca, un lu­gar bien sur­ti­do de ho­te­les y ser­vi­cios, que pue­de ser tu ba­se de ope­ra­cio­nes pa­ra co­no­cer los ca­yos ad­ya­cen­tes. La pro­pia Pla­ya Guar­da­la­va­ca es un ex­ten­so are­nal co­ra­lino sal­pi­ca­do de ta­ma­rin­dos y pal­me­ras en el que no ten­drás mu­cho pro­ble­ma pa­ra en­con­trar dón­de es­ti­rar la toa­lla. Uno de los ma­yo­res atrac­ti­vos de es­ta pla­ya es que aquí, a di­fe­ren­cia de otros lu­ga­res, acu­den por igual los tu­ris­tas que los pro­pios cu­ba­nos, lo que siem­pre aña­de una bue­na do­sis de au­ten­ti­ci­dad al lu­gar.

Si quie­res cam­biar de are­nas, a po­ca dis­tan­cia de Guar­da­la­va­ca es­tán las pla­yas Es­me­ral- da y Las Bri­sas, do­ta­das de equi­pa­mien­tos en for­ma de tum­bo­nas y som­bri­llas, aun­que eso sí, ten en cuen­ta que am­bas son pri­va­das y de pa­go (aprox. 25 € al día).

Otros are­na­les cer­ca­nos, y de ac­ce­so li­bre, son Pla­ya Turquesa y Pla­ya Pes­que­ro. Si lo tu­yo son los ani­ma­les ma­ri­nos no de­jes de visitar Ca­yo Naranjo y su Aqua­rium. Asis­tir a un es­pec­tácu­lo con del­fi­nes o na­dar con ellos (des­de 77 €), con­tra­tar una ex­cur­sión en ca­ta­ma­rán o de­gus­tar una lan­gos­ta­da con la bri­sa del mar co­mo úni­ca com­pa­ñía son al­gu­nas de las op­cio­nes que te ofre­ce es­te lu­gar (ca­rre­te­ra a Guar­da­la­va­ca, Km. 48 de Hol­guín).

Otra vi­si­ta in­tere­san­te cer­ca de Pla­ya Guar­da­la­va­ca es el Mu­seo de Cho­rro de Maí­ta, un ce­men­te­rio aborigen (en­tra­da: 1,50 €) si­tua­do en un en­cla­ve de exu­be­ran­te be­lle­za sel­vá­ti­ca en los mon­tes de Maia­bon. En él pue­den con­tar­se 56 es­que­le­tos per­te­ne­cien­tes al pue­blo taíno, que fue­ron los ha­bi­tan­tes pre­co­lom­bi­nos de al­gu­nas is­las del Ca­ri­be co­mo Cu­ba, Jamaica o Baha­mas. Fren­te al ce­men­te­rio hay una re­pro­duc­ción de una al­dea taí­na, con cho­zas he­chas de pal­ma (ca­neys) y va­rias fi­gu­ras in­dí­ge­nas de ta­ma­ño na­tu­ral en­fras­ca­dos en queha­ce­res co­ti­dia­nos.

En la Al­dea (en­tra­da 3,5 €) tam­bién po­drás dis­fru­tar de un res­tau­ran­te de sa­bo­res ins­pi­ra­dos en la cocina taí­na y de bai­les tra­di­cio­na­les lle­va­dos a ca­bo por un gru­po de bai­la­ri­nes con atuen­dos in­dí­ge­nas.

DIS­FRU­TA DEL PAISAJEY EL BU­CEO

Al oes­te de Guar­da­la­va­ca el go­bierno cu­bano cons­tru­yó en los años 80 una ca­rre­te­ra so­bre el mar pa­ra unir la cos­ta de Cu­ba con Ca­yo Co­co, un lu­gar bien sur­ti­do de pla­yas co­ra­li­nas abra­za­das por man­gla­res que has­ta la fe­cha vi­vían prác­ti­ca­men­te en el ais­la­mien­to. Es­ta ca­rre­te­ra de 27 km en lí­nea rec­ta –que pa­re­ce aden­trar­se en me­dio de la na­da– es una de las vías más pin­to­res­cas del país pa­ra ser re­co­rri­da al vo­lan­te.

Con los años, Ca­yo Co­co ha desa­rro­lla­do un buen nú­me­ro de op­cio­nes tu­rís­ti­cas y son mu­chos los que se acer­can has­ta aquí no so­lo por sus aguas de un azul in­des­crip­ti­ble, sino por la gran biodiversidad que ha­bi­ta en sus pai­sa­jes. Las aves son la es­pe­cie más fre­cuen­te, y no es ra­ra la pre­sen­cia de pe­lí­ca­nos, ibis o fla­men­cos ro­sa­dos en las zo­nas pan­ta­no­sas al­re­de­dor de los man­gla­res.

Ca­yo Co­co y la ba­rre­ra co­ra­li­na que lo pro­te­ge son tam­bién un buen lu­gar pa­ra el bu­ceo, una ac­ti­vi­dad que ofre­cen to­dos los ho­te­les.

¿Un con­se­jo? Dos im­pres­cin­di­bles: el pro­tec­tor so­lar y un buen re­pe­len­te de mos­qui­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.