Con mu­cho ar­te

HO­ME­NA­JE AL CHE

deViajes - - DESTINO -

Di­cen de ella que es la más me­di­te­rrá­nea de las villas cubanas. Qui­zás sea por­que en­tre sus pri­me­ros ha­bi­tan­tes es­tu­vie­ron un buen nú­me­ro de co­lo­nos se­vi­lla­nos que tra­je­ron con­si­go el in­trin­ca­do ur­ba­nis­mo mu­sul­mán de las ciu­da­des an­da­lu­zas, sus cos­tum­bres y, por su­pues­to, sus creen­cias cris­tia­nas. La bau­ti­za­ron co­mo San­ta Ma­ría del Puer­to del Prín­ci­pe, en 1515, nom­bre que con­ser­vó has­ta 1903, y que ex­pli­ca por qué a los ha­bi­tan­tes de Ca­ma­güey se les co­no­ce po­pu­lar­men­te co­mo prin­ci­pe­ños.

Tie­nes un buen mo­do de aden­trar­te en el la­be­rín­ti­co tra­za­do del cas­co an­ti­guo ca­ma­güe­yano sin ries­go de per­der­te: a bor­do de una bi­ci-ta­xi (unos 5 €). Son una ma­ne­ra di­ver­ti­da y di­fe­ren­te de co­no­cer la ciu­dad, de con­tri­buir a la eco­no­mía lo­cal y, so­bre to­do, de ver un gran nú­me­ro de co­sas si no dis­po­nes de mu­cho tiem­po pa­ra vi­si­tar­la.

Si quie­res cen­trar­te en la par­te co­lo­nial si­túa tu pun­to de par­ti­da en la pin­to­res­ca Pla­za San Juan de Dios, to­do un car­na­val de ar­qui­tec­tu­ra con nu­me­ro­sos ele­men­tos tí­pi­cos: ven­ta­nas vo­la­das, por­ta­das y ba­laus­tres que –pa­ra ale­gría de los fo­tó­gra­fos– lu­cen so­bre fa­cha­das pin­ta­das en vi­vos co­lo­res. La más vis­to­sa es la igle­sia y el Hos­pi­tal de San Juan de Dios, de es­ti­lo ba­rro­co mu­dé­jar, pe­ro son tam­bién dig­nas de tu aten­ción la Ca­sa del Al­ti­llo y el Pa­ra­dor de los Tres Re­yes, en cu­yo in­te­rior se do­mi­ci­lia uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes de la ciu­dad.

En la Pla­za San Juan de Dios tam­bién en­con­tra­rás una de los nu­me­ro­sas ga­le­rías de ar­te que sal­pi­can es­ta lo­ca­li­dad: el Ta­lle­rGa­le­ría Joel Jover, un re­co­no­ci­do ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo cu­bano. Si te in­tere­sa el ar­te, y quie­res com­prar al­gu­na obra de ma­nos de sus pro­pios crea­do­res apun­ta es­tas di­rec­cio­nes: Ga­le­ría de Ar­te Universal Ale­jo Car­pen­tier (Lua­ces, 153), Ga­le­ría Ju­lián Mo­ra­les (Cis­ne­ros, 159), Ga­le­ría Mi­das (Pa­dre Va­len­cia, 2) o Ta­ller-Ga­le­ría Mart­ha Ji­mé­nez (Pla­za del Car­men, s/n).

Las obras plás­ti­cas no so­lo de­co­ran los in­te­rio­res de los ta­lle­res. De he­cho, la ciu­dad es­tá sal­pi­ca­da de es­ta­tuas y es­cul­tu­ras fir­ma­das por ar­tis­tas ca­ma­güe­ya­nos, co­mo las que de­co­ran la Pla­za del Car­men, que re­pre­sen­tan es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na en el país. Una de las más fo­to­gra­fia­das es la de dos lec­to­res de pe­rió­di­co sen­ta­dos en sen­dos ban­cos. Lo cu­rio­so del ca­so es que el se­ñor que sir­vió de mo­de­lo sue­le fre­cuen­tar­la y po­sar jun­to a sus gemelos de bron­ce pa­ra re­go­ci­jo de los tu­ris­tas. Si­guien­do di­rec­ción ha­cia el oes­te des­de Ca­ma­güey, lle­ga­rás has­ta la lo­ca­li­dad de San­ta Cla­ra, otro de esos pun­tos cla­ves en la his­to­ria de la Re­vo­lu­ción. Aquí se li­bró la úl­ti­ma ba­ta­lla de la gue­rri­lla li­de­ra­da por Che Gue­va­ra, que ter­mi­na­ría con el de­rro­ca­mien­to de la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Ba­tis­ta. Dos gran­des mo­nu­men­tos re­me­mo­ran es­te he­cho. El pri­me­ro es el mau­so­leo en su ho­nor, don­de re­po­san los res­tos del guerrillero, jun­to con 29 de sus com­pa­ñe­ros. Otro lu­gar ve­ne­ra­do por los cu­ba­nos en San­ta Cla­ra es el Mu­seo del Tren Blin­da­do, que se ubi­ca en el in­te­rior de los mis­mos con­vo­yes que Gue­va­ra y sus hom­bres hi­cie­ron des­ca­rri­lar du­ran­te la ba­ta­lla de San­ta Cla­ra, en di­ciem­bre de 1958.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.