QUÉ VUEL­TAS DA LA VI­DA

deViajes - - DOSSIER -

Su gi­ro fre­né­ti­co y en con­ti­nuo mo­vi­mien­to si­mu­la el rit­mo del Uni­ver­so y de los pla­ne­tas.Ver la dan­za de los der­vi­ches gi­ró­va­gos es to­do un es­pec­tácu­lo hip­no­ti­zan­te y car­ga­do de his­to­ria –al­gu­nas com­po­sio­nes mu­si­ca­les que lo acom­pa­ñan tie­nen más de cua­tro si­glos de an­ti­güe­dad–. Aun­que la par­te es­pi­ri­tual, ver­da­de­ro ori­gen de es­ta prác­ti­ca re­li­gio­sa su­fí, se ha ido per­dien­do –du­ran­te 30 años se prohi­bió su ejer­ci­cio–, con­ti­núa sien­do un ri­to de gran va­lor, ca­ta­lo­ga­do co­mo Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO. Hoy es po­si­ble pre­sen­ciar es­tas ce­re­mo­nias (sema) en al­gu­nos lu­ga­res de Es­tam­bul y es­pe­cial­men­te en Kon­ya (Ana­to­lia). El fas­ci­nan­te mu­seo Me­vla­na, que ocu­pa el con­ven­to ori­gi­nal de los me­vle­vi –co­mo tam­bién se co­no­ce a los de es­ta or­den– es el es­ce­na­rio idó­neo pa­ra ver a los dan­zan­tes en ac­ción. Tras visitar las cel­das, tum­bas y mez­qui­ta –el mu­seo guar­da in­clu­so res­tos de ca­be­llo de Maho­ma, que só­lo se mues­tran una vez al año–, pue­des asis­tir a una char­la so­bre mis­ti­cis­mo su­fí (gra­tis), y lue­go, a la ce­re­mo­nia de gi­ró­va­gos (sá­ba­dos a las 21 h). www. turismodeturquia.com.

La dan­za de los der­vi­ches, de efec­to

hip­no­ti­zan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.