PA­SIÓN VIA­JE­RA

El per­fil de Twit­ter de es­te ‘chef ’ ma­dri­le­ño es una bue­na ra­dio­gra­fía de su es­pí­ri­tu in­no­va­dor y via­je­ro. En él re­fle­ja sus crea­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas, siem­pre bien ade­re­za­das con sus lo­gros de­por­ti­vos.

deViajes - - SUMARIO - Be­lin­da Gue­rre­ro

Pa­co Ron­ce­ro de­di­ca mu­chas ho­ras a crear pla­tos úni­cos pa­ra sus res­tau­ran­tes, mien­tras cui­da con mi­mo sus 2 es­tre­llas Mi­che­lin. El chef ma­dri­le­ño es cons­cien­te de que su téc­ni­ca en los fo­go­nes es­tá re­la­cio­na­da con sus via­jes.

Pa­co Ron­ce­ro es in­con­for­mis­ta. Sus dos pa­sio­nes, la gas­tro­no­mía y el de­por­te, ven ca­da día co­mo es­te co­ci­ne­ro se en­tre­ga a fon­do pa­ra con­se­guir nue­vos re­tos y se­guir ex­pe­ri­men­tan­do. Qui­zá el me­jor ejem­plo sea la re­cien­te inau­gu­ra­ción de Su­bli­ma

tion, un lo­cal en Ibi­za que va a dar mu­cho que ha­blar, o su tra­ba­jo ya con­so­li­da­do co­mo je­fe de cocina en La Te­rra­za del Ca­sino de Ma­drid. Aún le so­bra tiem­po pa­ra crear un soft­wa­re pa­ra co­ci­ne­ros, co­rrer triatlo­nes, in­ves­ti­gar nue­vas re­ce­tas pa­ra sus res­tau­ran­tes de ta­pas Es­ta­do Pu­ro y Ten­di­do 11 y man­te­ner con vi­gor sus 3 So­les Rep­sol y 2 es­tre­llas Mi­che­lin.

Ron­ce­ro to­mó el gus­to por co­mer pi­co­tean­do a la ho­ra de ta­peo con sus pa­dres. Se for­mó en la Es­cue­la de Hos­te­le­ría y Tu­ris­mo de la capital y pa­só por los fo­go­nes del pres­ti­gio­so Za­la­caín, aun­que se­gu­ra­men­te su gran opor­tu­ni­dad pro­fe­sio­nal lle­gó com­par­tien­do mu­chas ho­ras de tra­ba­jo con Fe­rrán Adrià.

¿Qué es­pe­ras del es­pa­cio Su­bli­mo­tion que has abier­to en Ibi­za?

Es un res­tau­ran­te don­de la más al­ta gas­tro­no­mía de van­guar­dia es­pa­ño­la y el show más sor­pren­den­te y má­gi­co se unen pa­ra ofre­cer una ex­pe­rien­cia úni­ca al clien­te.

Pro­fe­sio­nal­men­te, ¿cuán­to pe­san dos es­tre­llas Mi­che­lin?

No pe­san, al re­vés, so­lo su­man. Yo soy un gran aman­te de los deportes, aho­ra es­toy sa­lien­do mu­cho en bi­ci­cle­ta y es co­mo el ma­te­rial de car­bono, li­ge­ro co­mo una plu­ma pe­ro de la más al­ta ca­li­dad. Es­ta cua­li­dad te ayu­da a man­te­ner ve­lo­ci­da­des ver­ti­gi­no­sas pa­ra me­jo­rar mar­cas.

Las ta­pas de tu res­tau­ran­te Es­ta­do Pu­ro son ar­te, pe­ro en la tra­di­ción es­pa­ño­la

La téc­ni­ca de mi cocina tie­ne que ver con una bue­na preparación y tam­bién con mis via­jes

del ta­peo ¿cuál crees que es la me­jor lo­ca­li­dad pa­ra prac­ti­car­lo?

Uy, pues en to­da Es­pa­ña. Ca­da re­gión tie­ne sus re­ce­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y exquisitas: Ma­drid, País Vas­co, An­da­lu­cía…

¿Dón­de se ins­pi­ra un chef de cocina?

En el día a día, en cual­quier pe­que­ño de­ta­lle. Mien­tras ha­go de­por­te es cu­rio­so, pe­ro las ideas flu­yen de ma­ne­ra es­po­rá­di­ca en mi ca­be­za. Y, por su­pues­to, va­lo­ro mu­cho el tra­ba­jo con el equi­po.

Tras recorrer me­dio mun­do, ¿dón­de te sor­pen­den las cos­tum­bres cu­li­na­rias?

En mu­chos lu­ga­res, pe­ro re­co­noz­co que sien­to gran pa­sión por Asia.

De tu via­je a Ke­nia no pue­des ol­vi­dar...

Ves grá­fi­ca­men­te có­mo se im­po­ne la ex­pre­sión “la ley de la sel­va”.

Eres un gran afi­cio­na­do a la fo­to­gra­fía, ¿nos cuen­tas al­gún tru­qui­llo pa­ra sa­car buen par­ti­do a la cá­ma­ra?

Más que un tru­co, un pun­to fun­da­men­tal que a ve­ces se nos ol­vi­da, es la im­por­tan­cia de te­ner co­no­ci­mien­to de lo que tie­nes en­tre ma­nos. Ade­más, hoy en día, no ser un ex­per­to no sig­ni­fi­ca re­nun­ciar a ha­cer fo­tos crea­ti­vas y de ca­li­dad. Hay cá­ma­ras co­mo la Ca­non EOS 1200D, que, jun­to con la app Guía Ca­non EOS, te ayu­dan a sa­car el má­xi­mo par­ti­do del dis­po­si­ti­vo, y de una for­ma muy sen­ci­lla.

¿Nos re­co­mien­das un des­tino fa­mi­lias?

Sin lu­gar a du­das, Sands Beach Re­sort, un com­ple­jo mag­ní­fi­co en Lan­za­ro­te. Vas a pa­sar unos días en fa­mi­lia ma­ra­vi­llo­sos, pues pue­des com­bi­nar des­can­so y de­por­te con unas ins­ta­la­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res pa­ra am­bas co­sas.

Una de tus gran­des afi­cio­nes es el run

ning y has co­rri­do la ma­ra­tón de Nue­va York, ¿cuál es tu pró­xi­mo re­to?

Aho­ra es­toy prac­ti­can­do mu­cho triatlón. El ‘chef ’ ma­dri­le­ño ha cul­ti­va­do el ar­te del ta­peo des­de su tier­na in­fan­cia Ha­ce po­co con­se­guí mi pri­mer me­dio

iron­man en Má­la­ga. Pa­ra el mes de ju­lio ten­go pre­vis­to rea­li­zar otro en Vi­to­ria, y en oc­tu­bre acu­di­ré has­ta Ca­le­lla pa­ra es­tar en la lí­nea de sa­li­da de uno más. Se tra­ta de un re­to muy di­fi­cil y du­ro, pe­ro re­co­noz­co que me pro­por­cio­na un afán de su­pera­ción in­men­so.

Sien­do un apa­sio­na­do del mo­tor, ¿nos re­co­mien­das una bue­na ru­ta pa­ra rea­li­zar por ca­rre­te­ras se­cun­da­rias?

Un tra­yec­to por la sie­rra de Ma­drid.

Es des­co­no­ci­da tu fa­ce­ta co­mo co­lec­cio­nis­ta de co­ches de Sca­lex­tric, ¿có­mo con­si­gues los mo­de­los?

Los sue­lo ad­qui­rir en subas­tas. Ten­go bas­tan­tes, y me gus­ta echar de vez en cuan­do al­gu­na par­ti­da con mis hi­jos.

Mo­nas­te­rio de Po Lin, en Hong Kong.

Pa­co Ron­ce­ro dis­pa­ran­do

con su Ca­non en Ke­nia.

En Hong Kong el chef abrió el

res­tau­ran­te View 62. Pa­co Ron­ce­ro es un de­por­tis­ta na­to y no du­da en abor­dar re­tos co­mo la ma­ra­tón de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.