ON­DÁ­RROA Viz­ca­ya

Ce­le­bra el or­gu­llo de ser pes­ca­dor

deViajes - - ESCAPADAS -

El atún es el rey en las me­sas de es­ta lo­ca­li­dad vas­ca, que go­za tam­bién de dos bue­nas pla­yas.

La cul­tu­ra ma­ri­ne­ra lo im­preg­na to­do en es­ta vi­lla que siem­pre vi­vió de ca­ra al mar y al res­guar­do de las monta­ñas que la ro­dean. Aún pue­des ver ese am­bien­te en sus dos puer­tos: el an­ti­guo, que evo­ca los tiem­pos en los que los arran­tza­les (pes­ca­do­res) ama­rra­ban aquí sus txa­lu­pas (bo­tes) jun­to al Puen­te Vie­jo; y el nue­vo, con su fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad dia­ria –es el puer­to pes­que­ro de al­tu­ra más im­por­tan­te del Can­tá­bri­co–. En las co­fra­días, las mu­je­res aún re­pa­ran las re­des de pes­ca con téc­ni­cas tra­di­cio­na­les y las con­ser­ve­ras de an­choa y atún ela­bo­ran pro­duc­tos de pri­me­ra –¿te sue­na la mar­ca Or­tiz?, lle­va aquí des­de 1891–.

Es­te es­pí­ri­tu sa­la­do al­can­za su má­xi­ma ex­pre­sión el 17 de agos­to, cuan­do el pue­blo al com­ple­to se vis­te de azul, imi­tan­do los tí­pi­cos ro­pa­jes ma­ri­ne­ros, y ce­le­bra sus fies­tas gran­des, las de An­dra Ma­ri (San­ta Ma­ría). Es­te día, y los pre­ce­den­tes, el bo­ni­to –asa­do, en­ce­bo­lla­do o en mar­mi­ta­ko– pro­ta­go­ni­za las co­mi­das de las so­cie­da­des gas­tro­nó­mi­cas. Y la ale­gría flu­ye en jue­gos po­pu­la­res –cu­ca­ña, re­ga­tas– y otras tra­di­cio­nes, co­mo el des­cen­so de Leo­ka­di (fan­tas­ma ori­gi­na­do en una le­yen­da).

GÁR­GO­LAS, PLAYASY PIN­CHOS

On­dá­rroa es un bo­ni­to pue­blo que on­du­la jun­to a la si­nuo­sa ría del Ar­ti­bai. Re­co­rre el tra­za­do me­die­val de su cas­co an­ti­guo, con­tem­pla las gár­go­las y es­ta­tuas de es­ti­lo bor­go­ñón de la igle­sia de San­ta Ma­ría, tem­plo gó­ti­co que des­can­sa jun­to al río (en su ba­se pue­den ver­se las ar­go­llas an­tes usa­das pa­ra ama­rrar bar­cos).

Por la ma­ña­na vi­si­ta su ani­ma­da Pla­za del Mer­ca­do y cru­za el puen­te gi­ra­to­rio –ca­si úni­co en Eu­ro­pa–, que da ac­ce­so a la pla­ya Arri­go­rri, una de las dos de la lo­ca­li­dad. Ter­mi­na de pint­xos en lo­ca­les tra­di­cio­na­les co­mo Anai­ta­su­na (Erri­be­ra, 9) –prue­ba los de atún– o los crea­ti­vos de Can­tá­bri­co (An­ti­gua­ko Ama, 7).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.