Aires re­na­cen­tis­tas y de van­guar­dia

Un ba­rrio ju­dío, mo­der­nis­mo, ca­fe­ti­nes con mu­cha his­to­ria y el evo­ca­dor Da­nu­bio siem­pre de tes­ti­go

deViajes - - CIUDAD BUDAPEST -

El eje de Pest es An­drássy, un ex­ten­so bu­le­var de 2,5 ki­ló­me­tros que une la Pla­za Erz­sé­bet con la de los Hé­roes. Es­ta ave­ni­da es, des­de 2002, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la be­lle­za de las man­sio­nes y los pa­la­cios re­na­cen­tis­tas que la pue­blan. Tam­bién aquí en­con­tra­re­mos las tien­das de mo­da más ex­clu­si­vas de la ciu­dad.

Em­pie­za el re­co­rri­do por la zo­na más cer­ca­na al Da­nu­bio has­ta lle­gar a la Ópe­ra de Bu­da­pest ( www.ope­ra.hu), di­se­ña­da por el ar­qui­tec­to Mi­klós Ybl en es­ti­lo re­na­cen­tis­ta ita­liano, don­de tie­nen ca­bi­da 1.200 per­so­nas. Lo que más im­pre­sio­na de la vi­si­ta es su lám­pa­ra de ara­ña y los fres­cos re­pre­sen­tan­do el Olim­po, rea­li­za­dos por Lotz Ká­roly. La cons­truc­ción se eje­cu­tó en­tre 1875 y 1884, y fue su­fra­ga­da por el em­pe­ra­dor Fran­cis­co Jo­sé I, po­nien­do co­mo úni­ca con­di­ción que fue­ra más pe­que­ña que la ópe­ra de Vie­na. El ex­te­rior del edi­fi­cio es­tá de­co­ra­do con es­cul­tu­ras de fa­mo­sos mú­si­cos y com­po­si- to­res. Hay dos vi­si­tas guia­das dia­rias en va­rios idio­mas por me­nos de 10 €.

El Mu­seo del Te­rror ( www.te­rror­ha­za.hu), si­tua­do tam­bién en An­drássy, pue­de con­si­de­rar­se un mo­nu­men­to a las víc­ti­mas del to­ta­li­ta­ris­mo que en el pa­sa­do si­glo man­cha­ron de san­gre al pue­blo de Hun­gría. Mi­les de per­so­nas fue­ron de­te­ni­das, tor­tu­ra­das y ase­si­na­das en aque­lla épo­ca ne­gra y so­bre­co­ge­do­ra. Es­te gran mu­seo re­cuer­da y mues­tra que la lu­cha de es­te país con­tra la cruel­dad de la Ale­ma­nia na­zi y la Unión So­vié­ti­ca ter­mi­nó con la vic­to­ria de la li­ber­tad y la in­de­pen­den­cia. En­tra­da: 6,5 €.

PA­DRES DE LA PA­TRIA

Al fi­nal de An­drássy nos en­con­tra­mos con la Pla­za de los Hé­roes. En su centro se si­túa el Me­mo­rial del Mi­le­nio, con­jun­to que pre­sen­ta las or­gu­llo­sas es­ta­tuas ecues­tres que re­cuer­dan a los sie­te cau­di­llos de las tri­bus fun­da­do­ras de Hun­gría en el si­glo IX. Cuen­ta la le­yen­da que,

an­tes de ini­ciar la gran em­pre­sa de con­quis­tar la nue­va pa­tria, los je­fes de los an­ti­guos pue­blos lo­ca­les se­lla­ron su alian­za con un pac­to de san­gre, se­gún la cos­tum­bre orien­tal, y eli­gie­ron en­tre ellos a Ár­pád. Es­te prín­ci­pe lle­vó a ca­bo la gi­gan­tes­ca ta­rea del tras­la­do or­ga­ni­za­do de los hún­ga­ros (apro­xi­ma­da­men­te me­dio mi­llón de per­so­nas) a la cuen­ca de los Cár­pa­tos.

MU­CHO AR­TE

En los laterales de la pla­za se al­zan dos her­mo­sos edi­fi­cios. A la iz­quier­da, El Mu­seo de Be­llas Ar­tes ( www.szep­mu­ves­ze­ti.hu), inau­gu­ra­do por el em­pe­ra­dor Fran­cis­co Jo­sé el 1 de di­ciem­bre de 1906 y di­se­ña­do en es­ti­lo neo­clá­si­co por los ar­qui­tec­tos Fü­löp Her­zog y Al­bert Schic­ke­danz. El pór­ti­co de ocho co­lum­nas que pre­si­de su en­tra­da re­cuer­da a los tem­plos de Gre­cia y Ro­ma.

Es el mu­seo con más obras de pin­to­res es­pa­ño­les des­pués de El Pra­do. En su in­te­rior, hay cua­dros de Ra­fael, Pi­cas­so, Tie­po­lo, Cé­zan­ne o El Gre­co, en­tre otros. Tam­bién cuen­ta con ex­po­si­cio­nes de ob­je­tos an­ti­guos de Gre­cia, Ro­ma y Egip­to. La en­tra­da cues­ta unos 9 €.

En la de­re­cha de la pla­za se en­cuen­tra la Ga­le­ría de Ar­tes ( www.muc­sar­nok.hu), eri­gi­da en 1896 pa­ra las ce­le­bra­cio­nes del mi­le­nio, y di­se­ña­da por Al­bert Schi­ke­danz. En la fa­cha­da prin­ci­pal del edi­fi­cio des­ta­can las seis co­lum­nas co­rin­tias, so­bre las que se apo­ya un fron­tón do­ra­do rea­li­za­do por Pál Sá­to­ri, don­de po­de­mos ob­ser­var per­so­na­jes mi­to­ló­gi­cos. Hoy fun­cio­na co­mo una ins­ti­tu­ción pa­ra dar a co­no­cer las ten­den­cias del ar­te con­tem­po­rá­neo.

En la mis­ma man­za­na, te to­pa­rás con el Par­que Mu­ni­ci­pal de la ciu­dad, don­de se ubi­ca el Cas­ti­llo de Vaj­dahun­yad, edi­fi­ca­do pa­ra con­me­mo­rar la ex­po­si­ción de 1896. Es un lu­gar de es­par­ci­mien­to pa­ra los ha­bi­tan­tes de Bu­da­pest, y te ade­lan­ta­mos que con­vie­ne vi­si­tar­lo por la no­che, pues lu­ce más be­llo ilu­mi­na­do.

Pla­za de los Hé­roes.

El Par­la­men­to hún­ga­ro des­de el Bas­tión de los

Pes­ca­do­res.

Fa­cha­da re­nan­cen­tis­ta

de la Ópe­ra.

Te­rra­za en el Par­que Ka­rol­yi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.