Un se­cre­to a vo­ces

Prue­ba las bon­da­des del cen­te­nar de fuen­tes que sur­ten los bal­nea­rios de Bu­da­pest

deViajes - - CIUDAD BUDAPEST -

Hun­gría guar­da un don en el sub­sue­lo: sus aguas me­di­ci­na­les. Es uno de los me­jo­res des­ti­nos eu­ro­peos pa­ra dis­fru­tar del ter­ma­lis­mo ( www. spa­bu­da­pest.hu) y su repu­tación es úni­ca por la ca­li­dad de sus ma­nan­tia­les. Hoy en día el well­ness es una op­ción tu­rís­ti­ca muy de­man­da­da, ya sea por sa­lud o por sim­ple pla­cer.

ELI­GE TU TE­RA­PIA

En Pest, den­tro del Par­que Mu­ni­ci­pal es­tá el bal­nea­rio Szé­chen­yi ( www.sze­chen­yi­fur­do.hu), uno de los re­cin­tos ter­ma­les más gran­des de Eu­ro­pa. Fue inau­gu­ra­do en 1913 en es­ti­lo mo­derno re­na­cen­tis­ta. Per­mi­ten el ac­ce­so, a par­tir de 9 €, a las 15 pis­ci­nas (3 gran­des al ai­re li­bre y 12 más pe­que­ñas en el in­te­rior), sau­nas y sa­las de ma­sa­jes. En in­vierno, los ba­ñis­tas pue­den es­tar has­ta las 22:00 ho­ras su­mer­gi­dos en agua a 37º C mien­tras se ro­dean de nie­ve. ¡Es espectacular! En la al­ber­ca más ca­lien­te ve­réis al­gún que otro hún­ga­ro su­mer­gi­do mien­tras jue­ga al aje­drez. Si sois buenos en es­ta dis­ci­pli­na, es­ta­rán en­can­ta­dos de dispu­tar una par­ti­di­ta.

En Buda, en­con­tra­re­mos los fa­mo­sí­si­mos baños Ge­llert ( www.ge­llert­bath.com), si­tua­dos fren­te al Puen­te de la Li­ber­tad. Se cons­tru­ye­ron en es­ti­lo mo­der­nis­ta, en 1918, y fue­ron pioneros en ha­bi­li­tar una pis­ci­na de olas –a 26ºC–, la pri­me­ra de Eu­ro­pa, en el año 1927. Su ma­ra­vi­llo­sa pi­le­ta de co­lum­nas ha si­do por­ta­da de ca­si to­das las re­vis­tas de tu­ris­mo del pla­ne­ta y es­ce­na­rio de múl­ti­ples pe­lí­cu­las y spots pu­bli­ci­ta­rios. Tie­ne di­fe­ren­tes baños ter­ma­les y ser­vi­cios pa­ra la sa­lud y la be­lle­za. La en­tra­da so­bre­pa­sa los 13 €.

Por úl­ti­mo, ha­bla­re­mos del centro termal Ru­das ( www.ru­das­fur­do.hu), ubi­ca­do jun­to al Puen­te de Eli­za­beth en el mar­gen de Buda. Es­tá con­si­de­ra­do co­mo uno de los baños tur­cos más bo­ni­tos del mun­do, y así po­de­mos cer­ti­fi­car­lo. Su cú­pu­la, de más de 10 me­tros de diá­me­tro, es in­creí­ble y se ha con­ver­ti­do en un trocito de la his­to­ria de Bu­da­pest. Fue cons­trui­do en 1550, du­ran­te la ocu­pa­ción oto­ma­na, y lue­go en 1566 el pa­chá Mustafá So­ko­li de­ci­dió ini­ciar su am­plia­ción, aun­que real­men­te se mo­der­ni­zó en 1896 cuan­do se le aña­dió la pis­ci­na y la sau­na.

Vis­ta de la pis­ci­na de Ge­llert.

Ju­gar al aje­drez for­ma par­te de la

te­ra­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.