Ma­ri­ne­ra im­pa­si­ble

deViajes - - PORTADA -

Hay lu­ga­res que me­re­cen un via­je. Hay otros a los que con­vie­ne vol­ver. Y tam­bién hay des­ti­nos que atra­pan, en­cla­ves a los que po­dría­mos re­gre­sar una y otra vez sin que de­jen de fas­ci­nar­nos sus ma­ti­ces. Eso le su­ce­de a Me­nor­ca. Una is­la mol­dea­da por la Tra­mun­ta­na que, a pe­sar de no te­ner gran­des con­jun­tos mo­nu­men­ta­les ni vi­bran­tes ofer­tas de ocio noc­turno, con­cen­tra siem­pre a un pú­bli­co fiel. Hay quie­nes vie­nen por las pla­yas, pe­ro la ma­yo­ría lle­ga por to­do lo de­más.

So­lo tie­nes que ha­cer la prue­ba y pre- gun­tar a sus vi­si­tan­tes: mu­chos son re­pe­ti­do­res. Los que no, ya se plan­tean re­gre­sar an­tes de ha­ber­se ido.

Tan­to si vie­nes de pri­me­ras co­mo si ya te apun­tas­te a re­pe­tir, em­pe­ce­mos a visitar la is­la por su capital: Mahón. Su puer­to es una de las ma­yo­res bahías na­tu­ra­les del mun­do, y en ella se aden­tra­rían en el pa­sa­do los mer­ca­de­res fe­ni­cios pa­ra pro­te­ger­se de las olas y del vien­to. A aquel enor­me re­man­so de cal­ma pro­tec­tor lo lla­ma­rían Mag­hen, es de­cir, la con­cha.

Es pre­ci­sa­men­te na­ve­gan­do co­mo uno pue­de ha­cer­se me­jor idea de las di­men-

sio­nes de es­te gran­dio­so be­so de mar que re­ci­be la capital me­nor­qui­na. Nues­tra re­co­men­da­ción es que te subas a al­guno de los bar­cos tu­rís­ti­cos que re­co­rren la bahía (por 11 €, en www.ru­tas­ma­ri­ti­mas­de­la­cruz.com), y que des­de el agua con­tem­ples, igual que ha­rían los na­ve­gan­tes del pa­sa­do, la be­lle­za de las di­fe­ren­tes ca­las e is­las que sal­pi­can es­te ma­ra­vi­llo­so lu­gar.

TE­RRI­TO­RIO DE­FEN­SI­VO

Lo úl­ti­mo que se de­ja atrás an­tes de sa­lir a mar abier­to es el Cas­ti­llo de San Fe­li­pe y, jus­to en­fren­te, la For­ta­le­za de la Mola, que evi­den­cian la gran im­por­tan­cia mi­li­tar que siem­pre tu­vo Mahón. Y es que aquí mu­chas co­sas se cons­tru­ye­ron pa­ra de­fen­der: la pro­pia ciu­dad, le­van­ta­da so­bre un al­to; la ve­ci­na Es Cas­tell, que siem­pre fue asen­ta­mien­to cas­tren­se; o el Fuer­te Marlborough, que, co­mo ha­brás adi­vi­na­do por su nom­bre, fue le­van­ta­do du­ran­te la do­mi­na­ción bri­tá­ni­ca.

Es qui­zás es­te úl­ti­mo en­cla­ve de­fen­si­vo el más cu­rio­so de to­dos. Mi­me­ti­za­do en el pai­sa­je has­ta el pun­to de que es ca­si in­vi­si­ble des­de el ex­te­rior, en­tre 1710 y 1716 los in­gle­ses ex­ca­va­ron en la ro­ca es­ta for­ta­le­za que su­fri­ría dos lar­gos ase­dios.

Los bri­tá­ni­cos per­die­ron am­bas ba­ta­llas –una con­tra el ejér­ci­to fran­cés en 1756 y otra con­tra las tro­pas es­pa­ño­las en 1781– pe­ro, pa­ra­do­jas de la his­to­ria, tras ellas siem­pre vol­vie­ron a re­cu­pe­rar la is­la pa­ra sí. No se­ría has­ta 1802, en la fir­ma de la Paz de Amiens, que Es­pa­ña, con la ayu­da de Na­po­león Bo­na­par­te, re­cu­pe­ra­ría Me­nor­ca de­fi­ni­ti­va­men­te. En Ca­la Sant Es­te­ve, Es Cas­tell. En­tra­da: 3 € y en­tra­da com­bi­na­da con la For­ta­le­za de La Mola: 7 €.

Vis­tas al puer­to de Mahón des­de la par­te an­ti­gua.

La vi­da va des­pa­cio en la ciu­dad de Mahón.

Fuer­te de Marlborough, le­ga­do de la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca.

Me­nor­ca pro­du­ce su pro­pia ginebra, Xo­ri­ger.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.