Pu­ra na­tu­ra­le­za

deViajes - - PORTADA MENORCA -

Si des­de Mahón te di­ri­ges ha­cia el no­roes­te por la cos­ta lle­ga­rás a uno de los es­pa­cios más des­co­no­ci­dos de la is­la, el Par­que Na­tu­ral de S’Al­bu­fe­ra des Grau, uno de los en­tor­nos res­pon­sa­bles de que Me­nor­ca sea Reserva de la Bios­fe­ra. De es­te lu­gar te sor­pren­de­rá que, en un te­rri­to­rio re­la­ti­va­men­te pe­que­ño, se con­cen­tre tan­ta di­ver­si­dad de pai­sa­jes: hu­me­da­les, zo­nas boscosas po­bla­das de ace­bu­ches –oli­vos sal­va­jes– pla­yas de du­nas, li­to­ra­les ro­co­sos e is­lo­tes.

Pa­ra po­ner­te en si­tua­ción, di­rí­ge­te al Centro de In­ter­pre­ta­ción del par­que y hazte con un ma­pa de las dis­tin­tas ru­tas que pue­den rea­li­zar­se por él (Ctra. de Mahón a Es Grau, Km. 3,5 des­vío a Llim­pa).

Des­de el mis­mo centro par­ten dos sen­de­ros de cor­ta du­ra­ción, equi­pa­dos con pa­sa­re­las de ma­de­ra, que son ap­tos pa­ra to­dos los pú­bli­cos. Uno de ellos es el de San­ta Ma­dro­na (2,8 km), un itinerario jun­to a la la­gu­na per­fec­to pa­ra los afi­cio­na­dos a la ob­ser­va­ción de aves acuá­ti­cas. En­tre otras, ve­rás gar­zas, ána­des, ci­güe­ñas o cor­mo­ra­nes.

Otra sen­da fá­cil y pin­to­res­ca –la de Sa Go­la, de 1,7 km– par­te del nú­cleo cos­te­ro de Es Grau. Es la más ade­cua­da pa­ra ser ca­mi­na­da en verano, pues­to que dis­cu­rre bajo la som­bra de un den­so pi­nar y ter­mi­na en la pla­ya de Es Grau, don­de po­drás re­fres­car­te con un buen cha­pu­zón.

Los lí­mi­tes del par­que tam­bién en­glo­ban el ex­tre­mo pe­dre­go­so ocu­pa­do por el pin­to­res­co Fa­ro de Fa­và­ritx, uno de los cin­co que vi­gi­lan la cos­ta me­nor­qui­na des­de las al­tu­ras. Ro­dea­do por un pai­sa­je abrup­to y os­cu­ro que re­sul­ta ex­tra­ño en la ama­ble Me­nor­ca, es­te es uno de los lu­ga­res más fre­cuen­ta­dos por los aman­tes de la fo­to­gra­fía. Si eres uno de ellos, ase­gú­ra­te de es­tar aquí al ama­ne­cer, ya que des­de es­te pun­to po­drás con­tem­plar na­da me­nos que la pri­me­ra sa­li­da de sol de Es­pa­ña.

DALE AL RE­MO

Cuan­do lle­gues a For­nells, com­pro­ba­rás por­qué es­te pue­blo fue el es­co­gi­do por los pes­ca­do­res de la is­la pa­ra atra­car sus bar­cas. For­nells se asien­ta a la en­tra­da de una am­plia bahía –la ma­yor de la cos­ta nor­te– que ejer­ce co­mo res­guar­do na­tu­ral de la Tra­mun­ta­na que a me­nu­do azo­ta es­ta cos­ta.

Pa­ra co­no­cer es­te es­tua­rio en su má­xi­mo es­plen­dor, lle­gar a sus ca­li­tas de are­na blan­ca y aden­trar­te en sus cue­vas, la me­jor op­ción es que te ani­mes a su­bir­te a un ka­yak. Hay ex­cur­sio­nes que com­bi­nan el pa­seo con pa­ra­das pa­ra ha­cer snor­kel, y tam­bién sa­li­das en lan­cha pa­ra aque­llos que no se atre­van con los re­mos. Ru­ta en lan­cha por la cos­ta nor­te con snor­kel: 60 €/ 3 ho­ras. Ka­yak y snor­kel: 40 €/4 ho­ras. En Dia Com­plert. Av­da. Pa­seo Ma­rí­ti­mo, 41. 609 67 09 96 y www.dia­com­plert.com.

An­tes de mar­char­te de la lo­ca­li­dad no ol­vi­des su­bir has­ta la To­rre de For­nells, una pin­to­res­ca ata­la­ya de plan­ta cir­cu­lar que los in­gle­ses cons­tru­ye­ron en el si­glo XIX pa­ra de­fen­der la en­tra­da al puer­to.

Prac­ti­ca ka­yak en la bahía de

For­nells.

Pa­sea por el Par­que de S'Al­bu­fe­ra des Grau.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.