Ma­nos ar­te­sa­nas

deViajes - - PORTADA MENORCA -

An­tes de aven­tu­rar­te por el in­te­rior, acér­ca­te des­de For­nells has­ta el pun­to más sep­ten­trio­nal de la is­la: el Cap de Ca­va­lle­ría. Es és­te qui­zás uno de los en­cla­ves más es­pec­ta­cu­la­res de Me­nor­ca, y a ello con­tri­bu­yen los ver­ti­gi­no­sos acan­ti­la­dos –de has­ta 80 m de al­tu­ra– so­bre los que se asien­ta el fa­ro ho­mó­ni­mo. Un se­cre­to: cer­ca ve­rás la en­tra­da a una pe­que­ña cue­va de unos 20 me­tros de lar­go que ter­mi­na en una ven­ta­na con vis­tas a la ve­ci­na Is­la des Po­rros. Si tie­nes suer­te y no hay gen­te, dis­fru­ta de una má­gi­ca pues­ta de sol des­de aquí.

No muy le­jos del mar –del centro de Me­nor­ca a la cos­ta hay unos 10 km– dos po­bla­cio­nes do­mi­nan la vi­da ur­ba­na de in­te­rior: Ferreries y Es Mer­ca­dal. Co­mien­za por es­ta se­gun­da pa­ra visitar el Centro Ar­te­sa­nal de Me­nor­ca, ubi­ca­do en los an­ti­guos cuar­te­les mi­li­ta­res. En la ex­po­si­ción per­ma­nen­te apren­de­rás so­bre los di­ver­sos ofi­cios del cam­po me­nor­quín, co­mo la ela­bo­ra­ción de las tí­pi­cas puer­tas de ma­de­ra de ace­bu­che (muy pre­sen­tes por to­da la is­la) o los mu­ros de pie­dra se­ca. En la tien­da en­con­tra­rás ar­te­sa­nía con­tem­po­rá­nea ela­bo­ra­da por ar­tis­tas in­su­la­res. Nos gus­tó mu­cho la ce­rá­mi­ca rús­ti­ca (des­de 25 €), la bi­su­te­ría y los ob­je­tos he­chos a ba­se de pas­ta de pa­pel. (Met­ge Camps, s/n. 971 15 44 36).

Si des­pués de la ex­po­si­ción te ape­te­ce ver a los ar­te­sa­nos en ple­na la­bor, en­ton­ces di­ri­ge tus pa­sos has­ta la ve­ci­na Ferreries. Aquí es­tá uno de los ta­lle­res ar­te­sa­nos más co­no­ci­dos de la is­la, Can Do­blas, que lle­va en el ofi­cio de con­fec­cio­nar avar­cas me­nor­qui­nas des­de 1983. Es­te es el cal­za­do tí­pi­co de una is­la que an­tes que tu­rís­ti­ca fue emi­nen­te­men­te ru­ral. Así los pa­ye­ses co­sían dos tro­zos de cuero de va­ca y con ello pro­te­gían sus pies en el cam­po du­ran­te los me­ses de más ca­lor. Hoy aún que­dan unos po­cos ar­te­sa­nos en la is­la que las si­guen ela­bo­ran­do co­mo an­ta­ño, en­tre ellos Joan Do­blas, que tam­bién te ase­so­ra­rá so­bre la que se adap­ta me­jor a tu pie ( avar­cas pin­ta­das a mano: 32 €. Pla­za Jau­me II, 1. 971 15 50 21 y www.can­do­blas.com).

AR­TE PA­RA SA­BO­REAR

Más ar­te­sa­nía, és­ta de ti­po gas­tro­nó­mi­co, es la que pue­des co­no­cer (y de­gus­tar) en la que­se­ría Hort de Sant Pa­tri­ci, tam­bién en Ferreries (ca­mí de Sant Pa­tri­ci, s/n. 971 37 37 02 y www. hort­de­sant­pa­tri­ci.com). Su fun­da­dor, Lluís Ca­sals, fue uno de los que lu­chó pa­ra que el que­so de Mahón ob­tu­vie­ra una De­no­mi­na­ción de Ori­gen, se­llo que le fue otor­ga­do en 1985. Si vie­nes an­tes de las diez, po­drás ver el pro­ce­so tra­di­cio­nal de ela­bo­ra­ción con los fo­gas­sers (lien­zos de al­go­dón), que le dan esa for­ma tan ca­rac­te­rís­ti­ca al que­so me­nor­quín.

A la ho­ra del al­muer­zo, re­gre­sa a Es Mer­ca­dal y bus­ca me­sa en el Mo­lí des Ra­có (Ma­jor, 53.

971 37 53 92), un res­tau­ran­te de cocina tra­di­cio­nal me­nor­qui­na en el in­te­rior de un mo­lino de más de 300 años. Prue­ba los ca­ra­co­les con cen­to­llo (14,40 €) o el oliai­gua –gui­so tí­pi­co– con to­ma­tes (6,30 €).

Que­ro ar­te­sano en Hort de Sant Pa­tri­ci.

Po­bla­do ta­la­yó­ti­co de Tre­pu­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.