Un ba­ño de his­to­ria

deViajes - - RUTA COTSWOLDS -

Los ro­ma­nos, que siem­pre se ade­lan­ta­ron a to­do, des­cu­brie­ron –aun­que los cel­tas que ya se ba­ña­ban aquí–, que és­te era el úni­co lu­gar en to­da la Bri­ta­nia ben­de­ci­do con aguas ter­ma­les. Por ello bau­ti­za­ron es­ta lo­ca­li­dad co­mo Aquae Su­lis, nom­bre que con pos­te­rio­ri­dad y en un alar­de de ori­gi­na­li­dad, al­guien cam­bia­ría por Bath (ba­ño, en in­glés).

El epi­cen­tro his­tó­ri­co y tu­rís­ti­co de Bath se ar­ti­cu­la en torno a los baños ro­ma­nos ( www. ro­man­baths.co.uk), el mag­ní­fi­co com­ple­jo termal que dio ori­gen a la ciu­dad y que –mis­te­rios de la his­to­ria– es­tu­vo en­te­rra­do en el ol­vi­do has­ta fi­na­les del si­glo XIX.

De aque­lla épo­ca da­tan, por ejem­plo, las es­ta­tuas que de­co­ran la te­rra­za, co­lo­ca­das en 1894. La vi­si­ta dis­cu­rre a tra­vés de pis­ci­nas, pozas ter­ma­les, fuen­tes y es­pa­cios mu­seís­ti­cos que te ayu­da­rán a com­pren­der por­qué los ro­ma­nos hi­cie­ron de és­ta una de las ciu­da­des tu­rís­ti­cas de la an­ti­güe­dad (en­tra­da: 17 €).

Jun­to a los vie­jos baños, la ver­sión termal con­tem­po­rá­nea es el com­ple­jo Ther­mae Bath Spa, bal­nea­rio que ocu­pa va­rios edi­fi­cios his­tó­ri­cos con cua­tro pis­ci­nas de aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les –no pue­des per­der­te la si­tua­da en la azo­tea–, ade­más de dis­tin­tas sau­nas y ca­bi­nas pa­ra tra­ta­mien­tos te­ra­péu­ti­cos y de be­lle­za (por 32 €/2 h. En 00 44 12 25 33 12 34 y www.ther­mae­baths­pa.com).

MIRA HA­CIA ARRI­BA

Des­pués de es­te asue­to di­rí­ge­te ha­cia Kings­ton Pa­ra­de y ac­ce­de a la im­pre­sio­nan­te aba­día de Bath (en­tra­da: 3 €). For­mas or­gá­ni­cas, pie­dra de co­lor miel y vi­tra­les co­lo­sa­les ha­cen de és­te, con per­dón del le­ga­do ro­mano, el lu­gar más espectacular de la ciu­dad. Apún­ta­te a la vi­si­ta guia­da En­tre Bas­ti­do­res (7,50 €), ya que es el úni­co mo­do de ac­ce­der a lo al­to de la to­rre –hay 212 es­ca­lo­nes–, co­lar­se en la par­te tra­se­ra del re­loj o visitar la sa­la de las cam­pa­nas.

Tam­bién en el centro, muy cer­ca del río Avon y sus jar­di­nes, se ubi­ca la ca­sa más an­ti­gua de la ciu­dad, de 1482. Es una jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca, pe­ro la gran­de­za del lu­gar es que aquí abrió su pas­te­le­ría Sally Lunn (4, North Pa­ra­de Pas­sa­ge y www.sally­lunns.co.uk), una fran­ce­sa que en el si­glo XVII trae­ría has­ta Bath el ar­te de ela­bo­rar brio­ches. Los bri­tá­ni­cos, tan da­dos a las me­rien­das en so­cie­dad, re­ci­bie­ron al dul­ce bo­lli­to con gran en­tu­sias­mo por lo que, des­de 1680, és­te es el sa­lón de té más po­pu­lar. La tra­di­ción man­da pe­dir un bun (bo­llo) tos­ta­do con ca­ne­la (4,30 €) y un té ne­gro (2,70 €).

A di­fe­ren­cia de otras ciu­da­des, Bath no cre­ció po­co a po­co, sino que se ur­ba­ni­zó de una vez

en el si­glo XVIII. Dos ar­qui­tec­tos de la épo­ca, John Wood pa­dre e hi­jo, qui­sie­ron di­se­ñar la más be­lla ciu­dad del mun­do, que com­bi­na­ra la ar­qui­tec­tu­ra, el pai­sa­je y las aguas ter­ma­les, por la que se pe­lea­ra la bur­gue­sía de to­da Eu­ro­pa. Los Wood col­ma­ron a Bath de os­ten­to­sas re­si­den­cias, pa­la­ce­tes, sa­las de fies­tas… con­si­guien­do que en po­cas dé­ca­das acu­die­ra en ro­me­ría la crème de la crème de la al­ta so­cie­dad. De su in­ge­nio –y de los prin­ci­pios de la ma­so­ne­ría– sur­gie­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas fa­cha­das elíp­ti­cas de The Cir­cus y Ro­yal Cres­cent, com­ple­jos re­si­den­cia­les por los que to­da­vía hoy se pa­gan ver­da­de­ras for­tu­nas. Por cier­to, el Nº 1 de Ro­yal Cres­cent, la pri­me­ra ca­sa que se cons­tru­yó aquí, con­ser­va en su in­te­rior la de­co­ra­ción ori­gi­nal y ob­je­tos del XVIII.

Tam­bién pa­ra la adi­ne­ra­da so­cie­dad geor­gia­na se creó The As­sembly Rooms, un sun­tuo­so es­pa­cio de reunio­nes y sa­lón de fies­tas en el que igual se ju­ga­ba al brid­ge que se ce­le­bra­ba una reunión de es­ta­do. En los pi­sos su­pe­rio­res el Fas­hion Mu­seum guar­da los ves­ti­dos ori­gi­na­les de aque­llas ele­gan­tes da­mas de la épo­ca, ade­más de otras pie­zas (en­tra­da com­bi­na­da: 10 €. Ben­nett Street. www.fas­hion­mu­seum.co.uk).

Ita sin eos ve­nes­tiaes es­sunt om­ni­et fu­gias

Kings­ton Pa­ra­de, con la im­pre­sio­nan­te

aba­día de Bath.

. As ali­tihi­lli ctiur?jhhg kjhk Si­gue la ru­ta de la es­cri­to­ra Ja­ne Aus­ten.

Ca­fé Sally Lunn, en una ca­sa con más de 5 si­glos.

De­co­ra­ción del XVIII en el 1 de Ro­yal Cres­cent.

Tras el re­loj de la

aba­día de Bath.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.