Esen­cia me­die­val

deViajes - - RUTA COTSWOLDS -

Si­túa de nue­vo tu pun­to de par­ti­da en Chel­ten­ham, y di­rí­ge­te al es­te, has­ta, Up­per and Lo­wer Slaugh­ter. Son las dos villas ge­me­las que pro­ba­ble­men­te me­jor des­ti­lan la esen­cia de los Cotswolds: ca­si­tas de pie­dra do­ra­da, igle­sias de cor­te me­die­val y un en­torno bu­có­li­co con jar­di­nes y ria­chue­los. En Lo­wer Slaugh­ter –qui­zás la más pin­to­res­ca de las dos–, se con­ser­va un mo­lino de maíz del si­glo XIX que al­ber­ga un pe­que­ño mu­seo (en­tra­da: 3 €. www.old­milllo­wers­laugh­ter.com). Un se­cre­to: en la tien­da del mo­lino, sir­ven los me­jo­res helados del con­da­do, he­chos en ca­sa por las dos her­ma­nas que re­gen­tan el lu­gar. Nos en­can­ta­ron el de man­te­qui­lla cru­jien­te y el de me­ren­gue de li­món.

Pon rumbo a la ve­ci­na North­leach, a unos 12 ki­ló­me­tros. Igual que en Chip­ping Camp­den, North­leach hi­zo for­tu­na en tiem­pos me­die­va­les gra­cias a la lana vir­gen, un ma­te­rial que aún si­gue ani­man­do la eco­no­mía de la lo­ca­li­dad. La igle­sia de St. Pe­ter y St. Paul es uno de los le­ga­dos que han que­da­do de aque­llos tiem­pos de pros­pe­ri­dad mer­can­til. Fue le­van­ta­da en el si­glo XIV por los ri­cos co­mer­cian­tes de lana y des­de en­ton­ces sus re­tra­tos en metal de­co­ran los me­mo­ria­les en el sue­lo de la ba­sí­li­ca, a mo­do de re­co­no­ci­mien­to. Tam­bién los vi­tra­les –don­de apa­re­ce un mer­ca­der ro­dea­do de ove­jas– y los co­ji­nes de la igle­sia, te­ji­dos por de­vo­tas lo­ca­les, re­cuer­dan el víncu­lo de es­te lu­gar con el mun­do de la lana.

Más al sur, en­con­tra­rás otra lo­ca­li­dad que tam- bién se es­fuer­za por per­pe­tuar la esen­cia de la In­gla­te­rra más tra­di­cio­nal: Bi­bury, un es­cue­to pue­ble­ci­to jun­to al río Coln, que con­ser­va in­to­ca­das una se­rie de ca­ba­ñas de pie­dra que en el si­glo XVII per­te­ne­cie­ron a los te­je­do­res lo­ca­les. Es­te con­jun­to de pin­to­res­cas ca­si­tas, co­no­ci­da co­mo Ar­ling­ton Row, to­da­vía es­tá ha­bi­ta­da, por lo que con­vie­ne ser discreto y tra­tar de no mo­les­tar a unos ve­ci­nos has­tia­dos de los cien­tos de tu­ris­tas que pa­san ca­da día por aquí. Cru­za el puen­te me­die­val has­ta la pin­to­res­ca igle­sia de St. Mary, otra de esas es­tu­pen­das ba­sí­li­cas sa­jo­nas que no fal­tan en nin­gún pue­bli­to de los Cotswolds.

RE­CUER­DOS DE UN IM­PE­RIO

Con­du­ce ha­cia el oes­te has­ta la ciu­dad de Ci­ren­ces­ter, la ma­yor y más ur­ba­na por las que ha­brás pa­sa­do des­de Bath. En tiem­pos de los ro­ma­nos és­ta era Co­ri­nium Du­bun­no­rum, la se­gun­da ur­be más im­por­tan­te de Bri­ta­nia des­pués de Lon­di­nium, la ac­tual Londres. Si bien los sa­jo­nes arra­sa­ron con los ves­ti­gios del Im­pe­rio an­te­rior, al­go que­da en Ci­ren­ces­ter de los tiem­pos en los que aquí se ha­bla­ba la­tín. En el ex­tre­mo oes­te de la lo­ca­li­dad es­tán los res­tos del an­fi­tea­tro (en­tra­da li­bre) y el mu­seo Co­ri­nium ate­so­ra al­re­de­dor de 40.000 ob­je­tos, que da­tan de la épo­ca ro­ma­na y de otros pe­río­dos co­mo el cel­ta o el sa­jón. Im­pres­cin­di­ble no per­der­se las co­lec­cio­nes de mo­sai­cos y lá­pi­das o la co­lum­na de Jú­pi­ter (en­tra­da: 6 €. Park Street. www.co­ri­nium­mu­seum.org).

En­torno bu­có­li­co de Slo­wer Slaugh­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.