...Y NO TE PIERDAS

deViajes - - AGENDA AGOSTO -

Pa­ra mu­chos, Mó­na­co es só­lo una va­rian­te so­bre­va­lo­ra­da de Be­ni­dorm, pe­ro lo cier­to es que al­go de­be te­ner es­te pe­que­ño prin­ci­pa­do de po­co más de 2 km2 pa­ra que las ma­yo­res for­tu­nas y ce­le­bri­da­des del mun­do se rin­dan a sus en­can­tos. No al­ber­ga pla­yas co­mo las es­pa­ño­las, y los es­ca­sos me­tros de are­na de que dis­fru­tan al­gu­nos de los

beach (aquí no hay chi­rin­gui­tos) son de ori­gen ar­ti­fi­cial, pe­ro con un ex­qui­si­to cui­da­do por el de­ta­lle.

Si eres un aman­te de los co­ches de lu­jo y de los bar­cos, Mó­na­co es el me­jor es­ca­pa­ra­te en el que po­drás ver lo más ca­ro y sofisticado del mo­men­to.

CON IDIO­MA PRO­PIO

Se­gu­ro que no sabías que tie­ne dos len­guas ofi­cia­les, el fran­cés y el mo­ne­gas­co, un dia­lec­to del li­gur, la len­gua que se ha­bla­ba en el nor­te ita­liano, ya que Mó­na­co y bue­na par­te de la Cos­ta Azul per­te­ne­cían a Ita­lia, ra­zón por la que el íta­lo tam­bién es bas­tan­te uti­li­za­do. Aun­que es di­fí­cil en­con­trar al­guien que se ex­pre­se en mo­ne­gas­co, el ca­rác­ter cos­mo­po­li­ta de es­ta ciu­dad-país ha­ce que sus ha­bi­tan­tes, y los que aquí tra­ba­jan, ha­blen ca­si cual­quier idio­ma, por lo que es fá­cil en­ten­der­se en fran­cés, in­glés, ita­liano o español.

A pe­sar de su re­du­ci­do ta­ma­ño, Mó­na­co cuen­ta con diez ba­rrios per­fec­ta­men­te di­fe­ren­cia­dos, en­tre los que des­ta­ca el ca­so an­ti­guo, Mó­na­co Vi­lle, don­de se en­cuen­tra el Pa­la­cio del Prín­ci­pe y el ori­gen del prin­ci­pa­do. En otros, co­mo Font­viei­lle, se pue­de apre­ciar que son zo­nas más nue­vas, con abun­dan­te su­per­fi­cie ga­na­da al mar pa­ra la cons­truc­ción de lu­jo­sas vi­vien­das con su pro­pio ama­rre.

UN MI­NU­TO DE GLO­RIA

En los úl­ti­mos años tam­bién se es­tá dan­do un nue­vo ti­po de tu­ris­mo vin­cu­la­do a la ca­za del fa­mo­so. Son mu­chos los fo­ro­fos que, smartp­ho­ne en mano, acu­den a las ciu­da­des o en­cla­ves más

chic del mun­do pa­ra po­der fo­to­gra­fiar­se con personalidades mun­dia­les de to­do ca­la­do. Pa­ra es­te nue­vo tu­ris­ta co­lec­cio­nis­ta de sel­fies con per­so­na­jes Mó­na­co es un ver­da­de­ro fi­lón, so­bre to­do cuan­do ce­le­bra lu­gar al­gún acon­te­ci­mien­to im­por­tan­te, co­mo el Gran Pre­mio de Fór­mu­la 1 o el Fes­ti­val de Ci­ne In­ter­na­cio­nal, que se con­vo­ca ca­da año en la cer­ca­na Can­nes.

UN EN­TORNO PRI­VI­LE­GIA­DO

Si Mó­na­co se te que­da pe­que­ño pue­des dis­fru­tar de sus pre­cio­sos al­re­de­do­res. Po­bla­cio­nes co­mo Ezé, una espectacular vi­lla me­die­val en el sur, o Ro­que­bru­ne, la fron­te­ra nor­te del prin­ci­pa­do. Es­tos, y otros mu­chos mu­ni­ci­pios cer­ca­nos, ofre­cen el en­can­to de los tí­pi­cos pue­ble­ci­tos de los lla­ma­dos Al­pes Ma­rí­ti­mos. Es­tán es­con­di­dos en­tre las monta­ñas y go­zan de es­pec­ta­cu­la­res vis­tas, ade­más to­dos al­ber­gan la zo­na sur mer, es de­cir, la de pla­ya pa­ra po­der dis­fru­tar de un buen ba­ño en el Me­di­te­rrá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.