Com­ba­rro

Un gran se­cre­to en las Rías Bai­xas

deViajes - - ESCAPADAS -

En­tre Pon­te­ve­dra (a 6 km) y O Gro­ve en­con­tra­rás Com­ba­rro, una de las lo­ca­li­da­des más au­tén­ti­cas y pin­to­res­cas de las Rías Bai­xas, de­cla­ra­da Bien de In­te­rés Cultural. Es­ta pa­rro­quia cien por cien ga­lle­ga –una de las cin­co que for­man el mu­ni­ci­pio de Poio– no te de­frau­da­rá si lo que bus­cas es tra­di­ción en es­ta­do pu­ro.

Apar­ca jun­to al puer­to (gra­tui­to) y re­co­rre el Pa­seo Ma­rí­ti­mo has­ta la pla­za de Chou­sa, con unas vis­tas de lu­jo de la ría de Pon­te­ve­dra y de Tam­bo, un is­lo­te car­ga­do de le­yen­das que, has­ta 2002, fue de uso mi­li­tar. En el cas­co an­ti­guo, en­con­tra­rás un con­jun­to ur­ba­nís­ti­co que se ha man­te­ni­do ca­si in­tac­to y que pa­re­ce or­de­nar­se con las re­glas de la ar­qui­tec­tu­ra ga­lle­ga: los cru­cei­ros, las ca­sas ma­ri­ñei­ras y los hó­rreos, que aquí se lla­man pa­llei­ras.

Pue­des con­cer­tar una vi­si­ta guia­da en el 663 66 88 34 o en la Ofi­ci­na de Turismo. Si pre­fie­res ir por tu cuen­ta, ca­lle­jea sin pri­sas y dé­ja­te sor­pren­der. Si te gus­ta ver la ría des­de otro pun­to de vis­ta, en la Ofi­ci­na de Turismo te in­for­ma­rán de la ru­ta ci­clo­tu­rís­ti­ca (18 km) que com­bi­na in­te­rior y cos­ta. Tam­bién hay em­pre­sas, co­mo Be­ci­clón ( www. be­ci­clon.com), con una ru­ta en­tre Com­ba­rro y San­jen­jo en bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca y pa­seo en bar­ca por la ría.

En la pla­za de San Ro­que tie­nes dos de los sie­te cru­cei­ros que for­man una im­pro­vi­sa­da ru­ta que aquí es muy pe­cu­liar: la fi­gu­ra de la vir­gen siem­pre mira al mar y, la del Cris­to, siem­pre ha­cia la tie­rra.

EL PA­SEO DE LAS 'PA­LLEI­RAS'

Deja atrás la pla­za y si­gue por la rúa San Ro­que. Pa­sa­rás por la igle­sia que da nom­bre a la ca­lle –del si­glo XVIII– an­tes de en­trar en la cua­drí­cu­la más an­ti­gua del pue­blo. Se tra­ta de un en­tra­ma­do de ca­sas pe­ga­das en­tre sí, cons­trui­das en gra­ni­to y con una so­la plan­ta que da­ba lu­gar a so­por­ta­les. Son las ca­sas ma­ri­ñei­ras, con bal­co­nes de pie­dra o ma­de­ra pin­ta­da –se­gún la eco­no­mía del pro­pie­ta­rio–, pe­ro siem­pre lle­nos de flo­res.

Al fi­nal del pa­seo, en la pla­ya de Pa­drón, en­con­tra­rás una de las imá­ge­nes más tí­pi­cas de Com­ba­rro: sus hó­rreos, se­ña de iden­ti­dad de es­te en­cla­ve que cuen­ta con 60 en to­do el pue­blo, la mi­tad, ali­nea­dos en la cos­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.