Be­ni­ca­sim

Con un de­li­ca­do aro­ma a azahar

deViajes - - ESCAPADAS -

Des­pués de su mul­ti­tu­di­na­rio FIB –al que, por cierto, la lo­ca­li­dad le de­be tan­to que has­ta le ha de­di­ca­do una es­ta­tua de mo­chi­le­ra–, los cha­pu­zo­nes en la pla­ya, las fies­tas noc­tur­nas al ai­re li­bre… ¿Que­da al­go que ha­cer en Be­ni­ca­sim?

La res­pues­ta es un sí ro­tun­do y va­ria­do por­que, si vie­nes aquí en pleno in­vierno, en­con­tra­rás una lo­ca­li­dad pau­sa­da, ma­ri­ne­ra, de re­co­le­tas ca­lles blan­cas y arro­pa­da por una na­tu­ra­le­za tan des­bor­dan­te co­mo des­co­no­ci­da.

Las ru­tas, a pie o en bi­ci, ga­nan adep­tos en­tre los pla­nes in­ver­na­les, en es­pe­cial los nue­vos tra­mos ci­clo­tu­ris­tas per­fec­ta­men­te acon­di­cio­na­dos, con los que la lo­ca­li­dad tie­ne ya unos 15 km de ca­rril de uso ci­clis­ta. Pe­ro hay otros mu­chos; por ejem­plo, pue­des acer­car­te has­ta Oro­pe­sa por la Vía Ver­de que una es­ta lo­ca­li­dad con Be­ni­ca­sim; se tra­ta de un an­ti­guo ca­mino fe­rro­via­rio de 5,5 km y to­tal­men­te llano, que com­bi­na tú­ne­les y acan­ti­la­dos.

O ca­mi­nar por la lla­ma­da Ru­ta de las Vi­llas, un pa­seo que, a fi­na­les del si­glo XIX, se co­no­ció co­mo el Bia­rritz va­len­ciano ya que aglu­ti­na­ba nu­me­ro­sas (y ri­quí­si­mas) ca­so­nas de la bur­gue­sía. Hoy son 51 vi­llas di­vi­di­das en dos iti­ne­ra­rios –el de las que se hi­cie­ron fa­mo­sas por sus es­cán­da­los y el de las que se dis­tin­guían por su tran­qui­li­dad– se­pa­ra­das por los jar­di­nes de Co­mín.

POR EL CAS­CO AN­TI­GUO

Ade­más de la ar­qui­tec­tu­ra de la Be­lle Épo­que, en es­ta fran­ja de la Cos­ta de Azahar te es­pe­ran unas cuan­tas sor­pre­sas, co­mo el Ci­ne-Tea­tro o la igle­sia de San­to To­más de Villanueva, de cor­te neo­clá­si­co.

Tam­bién es mo­men­to de pa­sear sin pri­sas y sa­bo­rear el rit­mo len­to de es­ta lo­ca­li­dad fue­ra de la in­va­sión tu­rís­ti­ca del ve­rano. Aun­que, si echas de me­nos al­go de adre­na­li­na, apún­ta­te a una de sus ac­ti­vi­da­des de mo­da: el coas­te­ri­ng, una es­pe­cie de ba­rran­quis­mo so­bre el mar. Pe­ro no cual­quie­ra, sino el Li­cor Car­me­li­tano, ela­bo­ra­do por los mon­jes del De­sier­to de las Pal­mas. Las des­ti­le­rías cuen­tan con un mu­seo pro­pio que tam­bién te en­tu­sias­ma­rá, ya que se ubi­ca en una es­pe­cie de ma­sía de 1912. La en­tra­da, vi­si­ta a la bo­de­ga y de­gus­ta­ción, por 2,50 €. En www.car­me­li­tano.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.