El alma de

deViajes - - DESTINO / ALPES FRANCESES -

Cuan­do a me­dia­dos del si­glo XVIII los pri­me­ros vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros se aven­tu­ra­ron en es­te va­lle de gla­cia­res in­fi­ni­tos, es­car­pa­das cum­bres y pro­fun­dos bos­ques tu­vie­ron cla­ro que, al­gún día, la pe­que­ña al­dea de Cha­mo­nix se­ría fa­mo­sa en to­da Eu­ro­pa. No pa­sa­ron mu­chos años has­ta que un ve­cino del pue­blo, Jac­ques Bal­mat, pu­so sus ojos en aque­lla mon­ta­ña has­ta la fe­cha inex­plo­ra­da: el mí­ti­co Mont Blanc, de 4.810 m.

Bal­mat no era un héroe, ni un aris­tó­cra­ta en bus­ca de fa­ma, ni un al­pi­nis­ta, con­cep­to que en el si­glo XVIII ni si­quie­ra es­ta­ba for­ja­do. Era un sim­ple ca­za­dor lo­cal que tra­ba­ja­ba re­co­lec­tan­do las pie­dras se­mi­pre­cio­sas que abun­dan en es­tas la­ti­tu­des al­pi­nas.

Cuan­do Bal­mat se en­te­ró de que un mé­di­co del pue­blo –el se­ñor Mi­chel-Ga­briel Pac­card– te­nía la in­ten­ción de as­cen­der al mon­te, no du­dó ni un mo­men­to en ofre­cer­se co­mo guía. Así, el 7 de agos­to de 1786, aque­llos dos hom­bres co­ro­na­ban en so­li­ta­rio el Mont Blanc, el te­cho de Eu­ro­pa. Na­cía el mi­to, y con él Cha­mo­nix se con­ver­tía en to­da una re­fe­ren­cia del al­pi­nis­mo mun­dial. Y lo si­gue sien­do.

So­lo tie­nes que dar­te una vuel­ta por el cen­tro de la lo­ca­li­dad pa­ra cons­ta­tar que aquí se vi­ve por y pa­ra la mon­ta­ña. Pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano có­mo fue­ron aque­llas pri­me­ras ges­tas al­pi­nas y de qué gui­sa po­sa­ban an­te las cá­ma­ras aque­llos tu­ris­tas del pa­sa­do, haz una pri­me­ra in­cur­sión al Mu­seo Al­pino (89, Av. Mi­chel Croz. 5 €. www.cha­mo­nix.com). Aquí se ex­hi­ben, por ejem­plo, los tos­cos ro­pa­jes –¡fal­da in­clui­da!– que vis­tió Ma­rie Pa­ra­dis la pri­me­ra mu­jer que es­ca­ló el Mont Blanc en el si­glo XIX. Tam­bién hay una ex­ten­sa co­lec­ción de pie­zas y car­te­les de los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno que se ce­le­bra­ron en Cha­mo­nix en 1924.

De nue­vo puer­tas afue­ra, date una vuel­ta por las ca­lles del cen­tro pa­ra ha­cer al­gu­nas com­pras an­tes de sa­lir al mon­te. Co­mo ca­bía es­pe­rar, aquí tie­nen pre­sen­cia las más pres­ti­gio­sas mar­cas de ro­pa de mon­ta­ña, es­pe­cial­men­te en la rue Doc­teur Pac­card, don­de los es­ca­pa­ra­tes com­pi­ten en­tre sí en co­lo­ri­do y ori­gi­na­li­dad.

Las tien­das de equi­pa­mien­to de­por­ti­vo abun­dan en Cha­mo­nix, pe­ro tam­bién los sa­lo­nes de té y las cho­co­la­te­rías, al­go que ape­te­ce mu­cho en in­vierno cuan­do el ter­mó­me­tro ame­na­za con tem­pe­ra­tu­ras gla­cia­les. En la mis­ma ca­lle Doc­teur Pac­card bus­ca Aux Pe­tits Gour­mands –una bom­bo­ne­ría que más bien pa­re­ce una jo­ye­ría– don­de in­ven­ta­ron los cé­le­bres cho­co­la­tes 4.810. Sí, lo has acer­ta­do, el nú­me­ro ha­ce re­fe­ren­cia a la al­tu­ra del Mont Blanc, y su for­ma

Ita sin eos ve­nes­tiaes es­sunt om­ni­et fu­gias Puen­te so­bre el río Ar­ve. Dul­ces en Co­té Ma­ca­rons. Es­ta­ción de Cha­mo­ni­xMont-Blanc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.