Pa­ra los 'pe­ques'

deViajes - - DESTINO / ALPES FRANCESES -

Si en Cha­mo­nix abun­da­ba la gent e j oven en bus­ca de desafíos ex­tre­mos, Me­gè­ve con­cen­tra a un pú­bli­co más se­lec­to –sue­le fre­cuen­tar­la la cla­se al­ta eu­ro­pea– y so­bre to­do fa­mi­liar. El turismo del es­quí en Me­gè­ve es al­go que tam­bién vie­ne de le­jos: ya en 1913 la lo­ca­li­dad se pu­bli­ci­ta­ba en pres­ti­gio­sas re­vis­tas pa­ri­si­nas co­mo “la glo­ria del es­quí” y po­co des­pués se cons­truía el pri­mer te­le­ca­bi­na que subía has­ta los 1.750 me­tros de al­ti­tud.

Si te acer­cas al Mu­sée de Me­gè­ve po­drás ver qué es­quís y bo­tas cal­za­ban los tu­ris­tas de prin­ci­pios de si­glo y com­pro­bar cuan­tas fi­gu­ras de los de­por­tes de in­vierno se han cria­do en es­tos va­lles; en­tre ellos el es­quia­dor Emi­le Allais, cua­tro ve­ces oro olím­pi­co. (88, Dr. Char­les Soc­quet. En­tra­da li­bre).

COM­PRAS ORI­GI­NA­LES

Tu pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra ir a to­das par­tes y el epi­cen­tro de la ac­ti­vi­dad en Me­gè­ve es la pla­ce de l’égli­se. La re­co­no­ce­rás fá­cil­men­te por el in­men­so ár­bol de Na­vi­dad que per­ma­ne­ce pues­to to­do el in­vierno y que ca­da año es de­co­ra­do por al­gún ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo.

En es­ta pl aza s e l evan­ta una t i en­da em­ble­má­ti­ca, Aa­llard, que abrió sus puer­tas en 1926 al tiem­po que lle­ga­ban los pri­me­ros tu­ris­tas en bus­ca de ex­pe­rien­cias en la nie­ve. El sas­tre Ar­mand Aa­llard se es­pe­cia­li­zó en al­go que has­ta el mo­men­to na­die ha­bía he­cho: los pan­ta­lo­nes de es­quí. De lí­neas ae­ro­di­ná­mi­cas y ma­te­ria­les elás­ti­cos Aa­llard acer­ca­ba la mo­da a las pis­tas y to­dos los fa­mo­sos del mo­men­to se de­ja­ron fo­to­gra­fiar con tan re­vo­lu­cio­na­ria pren­da. Su mo­des­to ta­ller, hoy ya una lu­jo­sa bou­ti­que de tres plan­tas, si­gue ven­dien­do aquel mis­mo di­se­ño vin­ta­ge co­si­do a mano. (148, pla­ce de l’égli­se. Des­de 300 €. www. aa­llard.com).

En­con­tra­rás más ar­te­sa­nía sin ape­nas moverte de la pla­za en la jo­ye­ría de Jol­yPot­tuz, es­pe­cia­li­za­da en las tí­pi­cas cru­ces de Me­gè­ve. Es­tas al­ha­jas, he­chas de oro o pla­ta, son un ele­men­to tra­di­cio­nal en Sa­bo­ya des­de el si­glo XVIII. Ca­da pue­blo tie­ne su di­se­ño úni­co y la pie­za pa­sa de ma­dres a hi­jas du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. Si la cruz no te con­ven­ce, las jo­yas en for­ma de co­po de nie­ve o de edel­weiss tam­bién son un bo­ni­to re­cuer­do. (14, Am­broi­se Mar­tin. www.bi­joux­me­ge­ve.com).

Y te da­mos un úl­ti­mo apun­te pa­ra ha­cer unas com­pras an­tes de su­bir a las mon­ta­ñas: la Lait­te­rie Gaid­don, don­de no so­lo ela­bo­ran que­sos con la le­che de sus pro­pias va­cas, sino en la que tam­bién en­con­tra­rás otras ex­qui­si­te­ces al­pi­nas en for­ma de em­bu­ti­dos o mer­me­la­das. (79, Am­broi­se Mar­tin. www.lai­te­rie­gaid­don.com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.