La gran me­tró­po­li

deViajes - - RUTA / TAILANDIA -

Si Tai­lan­dia es tu pri­mer des­tino en Asia, pre­pa­ra tus sen­ti­dos, por­que es­te país es una ca­ja de sor­pre­sas agra­da­bles. La aven­tu­ra tai­lan­de­sa em­pie­za, o aca­ba, en su ca­pi­tal, Bang­kok, prin­ci­pal puer­ta de en­tra­da y sa­li­da del país. Sus más de ocho mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y su ex­ten­sión de 40 km2 ha­cen de ella una ciu­dad caó­ti­ca. Di­cen los guías lo­ca­les que el tru­co pa­ra dis­fru­tar de es­ta me­ga­ló­po­lis asiá­ti­ca es ser to­le­ran­te y no que­jar­se.

Un buen pun­to de par­ti­da pa­ra em­pe­zar a re­co­rrer la ciu­dad es Si­lom, un cru­ce de ca­mi­nos im­por­tan­tes y una de las prin­ci­pa­les es­ta­cio­nes de me­tro, que en es­ta ciu­dad no va por el sub­sue­lo, sino to­do lo con­tra­rio, por en­ci­ma de las ca­be­zas de con­duc­to­res y pea­to­nes.

Ca­si to­do el mun­do pa­sa por Si­lom en al­gún mo­men­to del día, así que ya te pue­des ha­cer una idea del aje­treo que se vi­ve a dia­rio en las ca­lles que ro­dean la es­ta­ción, lle­nas de ven­de­do­res am­bu­lan­tes de co­mi­da, fun­das de mó­vil o fal­si­fi­ca­cio­nes va­rias. Es­pe­cial­men­te en la lla­ma­da ca­lle del pe­ca­do: Pat­pong road.

Por con­tra, en Si­lom tam­bién es­tá uno de los po­cos pul­mo­nes ver­des de la ciu­dad, el Lump­hi­ni Park, el lu­gar idó­neo pa­ra ha­cer al­go de ejer­ci­cio y ren­dir ho­no­res a la es­ta­tua del rey Ra­ma VI, un mo­nar­ca tai­lan­dés muy que­ri­do, siem­pre con co­ro­nas de flo­res a sus pies.

Des­de Si­lom es fá­cil lle­gar a cual­quie­ra de los mu­chos lu­ga­res mo­nu­men­ta­les. Por ejem­plo, Wat Trai­mit, el tem­plo del Bu­da Do­ra­do, si­tua­do al fi­nal de la lí­nea de me­tro azul, en el co­ra­zón del Ba­rrio Chino.

El mé­ri­to del Sukhothai Trai­mit Gol­den Budd­ha ra­di­ca en que es es­ta­tua más gran­de del mun­do he­cha de oro ma­ci­zo de 18 ki­la­tes. Pe­ro lo más in­creí­ble de es­ta ima­gen sa­gra­da es la his­to­ria de su des­cu­bri­mien­to, ocu­rri­do en 1955 tras un ac­ci­den­te for­tui­to mien­tras se tras­la­da­ba una ano­di­na pe­ro pe­sa­da ima­gen de Bu­da he­cha, apa­ren­te­men­te, de es­tu­co do­ra­do. Las má­qui­nas no so­por­ta­ron las 5.5 to­ne­la­das de pe­so de la ima­gen, que ca­yó al sue­lo, des­cu­brien­do un bri­llo do­ra­do en el in­te­rior.

So­lo por el oro que con­tie­ne, la es­ta­tua tie­ne un va­lor de mer­ca­do su­pe­rior a los 35 mi­llo­nes de eu­ros, así que el pue­blo cons­tru­yó un tem­plo a la al­tu­ra de la do­ra­da ima­gen, he­cho en már­mol y con un pre­su­pues­to de 18 mi­llo­nes de eu­ros ob­te­ni­dos de una cues­ta­ción po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.