En­can­tos de Asia

deViajes - - RUTA / TAILANDIA -

El Mar de An­da­mán, que es el nom­bre que ad­quie­re el Océano Ín­di­co en el oes­te de Tai­lan­dia, de­pa­ra un mon­tón de sor­pre­sas. Pue­des em­pe­zar tu vuel­ta por es­te pa­raí­so tropical en la is­la de Phu­ket, uno de los des­ti­nos más po­pu­la­res de Asia gra­cias a sus pla­yas de fi­na are­na y al cli­ma be­nigno du­ran­te to­do el año, es­pe­cial­men­te en los me­ses de in­vierno.

La ex­ten­sión de la is­la es pe­que­ña y las ca­rre­te­ras mues­tran un fan­tás­ti­co es­ta­do, así que la al­ter­na­ti­va al plan pla­ye­ro es re­co­rrer el te­rri­to­rio pa­ra ad­mi­rar al­gu­nos de sus atrac­ti­vos, em­pe­zan­do por su ca­pi­tal, co­no­ci­da en­tre los vi­si­tan­tes co­mo Phu­ket Town (aun­que des­de 2004 es, ofi­cial­men­te, Phu­ket City).

El ba­rrio que más lla­ma la aten­ción de los vi­si­tan­tes es el que for­man las ca­sas sino-por­tu­gue­sas, cons­trui­das por mag­na­tes chi­nos en el si­glo XIX, cuan­do la eco­no­mía de la is­la es­ta­ba ba­sa­da en la mi­ne­ría del es­ta­ño. La lle­ga­da de tra­ba­ja­do­res de Chi­na, Ma­la­sia o In­dia más la pre­sen­cia de em­pre­sas eu­ro­peas en el ne­go­cio dio lu­gar a es­te ba­rrio de ori­gi­nal es­té­ti­ca.

Lo que en su épo­ca fue­ron co­mer­cios y man­sio­nes cons­trui­das res­pec­ti­va­men­te en es­ti­lo sino-por­tu­gués y sino-co­lo­nial, son hoy tien­das, res­tau­ran­tes y pe­que­ños ho­te­les con en­can­to. La gran ma­yo­ría de las ca­lles es­tán por­ti­ca­das; y si te fi­jas en las fa­cha­das de las ca­sas, los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos pa­re­cen re­pre­sen­tar las par­tes de la ca­ra de un dra­gón.

Pa­ra to­mar un po­co de pers­pec­ti­va de to­da la ciu­dad pue­des su­bir al mi­ra­dor de Khao Rang, una ver­de co­li­na don­de coin­ci­den tu­ris­tas, pa­re­jas de no­vios y fa­mi­lias de monos. Ade­más de bue­nas vis­tas, allí arri­ba pue­des ver dos ca­sas: una gran­de, pa­ra los án­ge­les; y otra pe­que­ña, pa­ra los es­pí­ri­tus.

Muy pró­xi­mo a es­ta co­li­na se en­cuen­tra el Big Budd­ha, un gi­gan­te de hor­mi­gón aún sin ter­mi­nar que se ha he­cho con do­na­cio­nes de fie­les y vi­si­tan­tes. Pue­des con­tri­buir com­pran­do una cam­pa­na (des­de 300 baths) en la que ex­pre­sar tus de­seos, que de­bes col­gar de las ra­mas de uno de los ár­bo­les del re­cin­to sa­gra­do.

De vuel­ta al ni­vel del mar vas a des­cu­brir al bor­de de la ca­rre­te­ra di­ver­sos es­ta­ble­ci­mien­tos que ofre­cen pa­seos so­bre la gru­pa de un ele­fan­te, un ani­mal do­més­ti­co pa­ra la cul­tu­ra tai­lan­de­sa, que pue­de lle­gar a te­ner el es­ta­tus de sa­gra­do.

Vis­tas en la ba­ja­da des­de el Big Budd­ha.

Ba­rrio de Pa­tong Beach. En­tra­da a la ca­lle del pe­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.