PA­SIÓN VIA­JE­RA

La gai­te­ra oren­sa­na triun­fó ha­ce quin­ce años con su pri­mer dis­co. Le­jos de con­for­mar­se, si­guió es­tu­dian­do, se de­di­có a ex­plo­rar el mun­do y en­con­tró co­bi­jo en la Gran Man­za­na.

deViajes - - SUMARIO DE VIAJES - CRISTINA PA­TO TEX­TO: Belinda Gue­rre­ro

Cristina Pa­to es una gai­te­ra ga­lle­ga asen­ta­da des­de ha­ce diez años en Nue­va York, un lu­gar que le ha cam­bia­do la vi­da. Du­ran­te es­te tiem­po se ha de­di­ca­do a via­jar y con­fie­sa que In­dia es un país que le ha apor­ta­do ri­que­za es­pi­ri­tual.

Se de­fi­ne co­mo “una cu­rio­sa in­ce­san­te a la que le apa­sio­na la gai­ta y el piano”, pe­ro Cristina Pa­to es tam­bién una via­je­ra na­ta. Su avi­dez por nue­vas ex­pe­rien­cias le ha per­mi­ti­do ex­plo­rar múl­ti­ples fa­ce­tas de la mú­si­ca y con­tac­tar con in­fi­ni­dad de len­gua­jes y cul­tu­ras, que ha ter­mi­na­do por tras­la­dar a su dis­co Mi­gra­tions.

¿Es­te tra­ba­jo es un via­je o una vi­ven­cia? La su­ma de am­bos. Re­pre­sen­ta el pe­ri­plo a tra­vés de las cul­tu­ras en las que me crié y las que me han ido aco­gien­do por el ca­mino. Des­de que me mu­dé a Nue­va York, en 2004, me he en­con­tra­do con ar­tis­tas co­mo yo, que han ido ha­llan­do su len­gua­je a tra­vés del con­tac­to con otras tra­di­cio­nes. Es­ta ciu­dad es qui­zá el pa­ra­dig­ma de la mi­gra­ción, to­do el mun­do que lle­ga trae sus raí­ces y es­tas aca­ban en­la­zan­do con la idio­sin­cra­sia neo­yor­qui­na.

jam ses­sion

jazz Hay un sin­fín de lu­ga­res pa­ra dis­fru­tar de bue­na mú­si­ca, des­de el Vi­lla­ge Van­guard

has­ta el Jazz Stan­dard, que tie­ne una pro­gra­ma­ción ex­qui­si­ta, co­mo su co­ci­na. Co­la­bo­ras con la Uni­ver­si­dad de Har­vard, ¿qué te apor­ta es­ta ex­pe­rien­cia? Par­ti­ci­po en el pro­gra­ma Silk Road

En­sem­ble, que aban­de­ra el ce­llis­ta Yo Yo Ma. Ha­ce­mos pro­yec­tos en­fo­ca­dos a la in­te­gra­ción de las ar­tes en la edu­ca­ción y el em­pren­di­mien­to cultural. El ca­rác­ter

cros­so­ver me fas­ci­na, el po­der apren­der de otras pro­fe­sio­nes a tra­vés de la co­la­bo­ra­ción y el diá­lo­go cons­tan­te. Con es­te gru­po has rea­li­za­do gi­ras por to­do el mun­do, ¿qué país os aco­gió me­jor?

He te­ni­do la suer­te de co­no­cer me­dio

In­dia es un país de con­tras­tes que me ha apor­ta­do ri­que­za es­pi­ri­tual

pla­ne­ta, des­de An­go­la has­ta Je­ru­sa­lén. El gru­po es­tá for­ma­do por mú­si­cos es­pe­cia­li­za­dos en clá­si­ca y world mu­sic. La me­tá­fo­ra de la Ru­ta de la Se­da en nues­tro nom­bre nos ayu­da a mos­trar, con mú­si­ca y pro­yec­tos edu­ca­ti­vos en ca­da uno de los des­ti­nos, que el diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral es una vía fas­ci­nan­te de evo­lu­ción y en­ten­di­mien­to. Vi­si­ta­mos con fre­cuen­cia In­dia, Chi­na, Co­rea y Es­ta­dos Uni­dos, son lu­ga­res siem­pre re­ve­la­do­res en es­te as­pec­to. Ya que lo men­cio­nas, ¿que es lo que más te gus­ta de In­dia? Des­cu­brir­la ha cam­bia­do la pers­pec­ti­va en mu­chos as­pec­tos de mi vi­da. No só­lo por­que es un en­cla­ve cul­tu­ral­men­te ri­quí­si­mo, con in­fi­ni­dad de len­guas y cos­tum­bres que con­vi­ven en ar­mo­nía. Su pa­sión por la vi­da, la co­mi­da, la fa­mi­lia, el co­lor o la gen­te es al­go que nun­ca deja in­di­fe­ren­te. In­dia es un país de con­tras­tes que me ha apor­ta­do ri­que­za es­pi­ri­tual, aun­que a ve­ces tra­ba­jar no re­sul­te del to­do fá­cil pa­ra los oc­ci­den­ta­les. Pe­ro en ca­da gi­ra por aquí des­cu­bro al­go de mí mis­ma que real­men­te des­co­no­cía.

Cuan­do vuel­ves a Ou­ren­se, ¿cuál es el pa­ra­je por el que te gus­ta pa­sear? Creo que es co­mo un pe­que­ño pa­raí­so to­da­vía sin des­cu­brir. Ca­da rin­cón me trans­por­ta a un re­cuer­do o vi­ven­cia. Me en­can­ta la Ri­bei­ra Sa­cra, el ca­ñón del Sil, y prac­ti­car ter­ma­lis­mo, que es otra de mis pa­sio­nes. Del tiem­po que vi­vis­te en Bar­ce­lo­na, ¿qué re­cuer­dos tie­nes? Lle­gué cuan­do te­nía 18 años y me fui con 23. Vi­ví aquí el boom de mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, con la pers­pec­ti­va mul­ti­cul­tu­ral que te da es­ta ur­be, que se man­tie­ne in­creí­ble­men­te co­nec­ta­da con sus raí­ces y sen­ti­mien­tos. Me lle­vé la pa­sión por la gen­te, el apren­der a ver el mun­do des­de otra pers­pec­ti­va y los años más im­por­tan­tes de apren­di­za­je. De­di­cas­te 9 años a via­jar sin gra­bar nin­gún dis­co, ¿qué país te sor­pren­dió? To­dos te­ne­mos eta­pas de bús­que­da, y con­se­guí vol­ver a em­pe­zar con una nue­va pers­pec­ti­va. Vi­ne a ha­cer un doc­to­ra­do a Es­ta­dos Uni­dos y las opor­tu­ni­da­des de apren­di­za­je que me brin­da­ron me man­tie­nen en­gan­cha­da. Nue­va York me ha cam­bia­do la vi­da.

Creo que Ou­ren­se es co­mo un pe­que­ño pa­raí­so to­da­vía sin des­cu­brir

Eres pia­nis­ta de for­ma­ción y gai­te­ra por vo­ca­ción, ¿cuál es tu de­bi­li­dad? La gai­ta me da una co­ne­xión vis­ce­ral con­mi­go mis­ma que me cues­ta en­con­trar en el piano. En cam­bio, és­te me ayu­da a ver la mú­si­ca des­de otro pun­to de vis­ta. Los dos me com­ple­tan. Mi vi­sión de la mú­si­ca es pro­ba­ble­men­te am­plia por­que tu­ve la for­tu­na de criar­me a ca­ba­llo en­tre los dos mun­dos, y eso me ha ayu­da­do a abrir­me puer­tas en otros len­gua­jes le­ja­nos. Di­nos un des­tino ideal pa­ra dar un concierto de gai­ta y otra don­de crees que en­tien­den me­jor tus so­los de piano. Sien­to es­pe­cial pa­sión por lle­var la gai­ta a si­tios don­de no la co­no­cen; y en esos lu­ga­res no de­jo de sor­pren­der­me de la pro­fun­da co­ne­xión que los ins­tru­men­tos tra­di­cio­na­les tie­nen con la gen­te. In­dia o Chi­na son un ejem­plo en es­to. Con res­pec­to al piano, siem­pre es bo­ni­to to­car­lo en es­ce­na­rios co­mo el Car­ne­gie Hall o el Jazz Stan­dard, am­bos en Nue­va York. Con 20 años que­rías de­mos­trar que la gai­ta es internacional, ¿lo con­se­guis­te? To­dos te­ne­mos sue­ños y me­tas que nos mar­ca­mos se­gún lo que va­mos vi­vien­do. Me he de­mos­tra­do a mí mis­ma que con per­se­ve­ran­cia y ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo se pue­de lle­gar a mu­chos si­tios. Me in­tere­sa pen­sar en mi ca­rre­ra a lar­go pla­zo, en có­mo me gus­ta­ría es­tar con 50 años y qué me gus­ta­ría ha­cer con mi ca­rre­ra. Es lo que me ayu­da a te­ner pers­pec­ti­va con res­pec­to a es­te ins­tru­men­to.

‘Me ena­mo­ro de la for­ma de vi­vir de ca­da ciu­dad en la que tra­ba­jo’.

Cristina Pa­to en

Nue­va York.

‘Una de mis úl­ti­mas

es­ca­pa­das mu­si­ca­les. Es­ta vez fue a Lu­xem­bur­go’.

‘Siem­pre que pue­do vuel­vo a Ga­li­cia y, des­pués de unos días, creo que mi al­dea es el me­jor lu­gar pa­ra vi­vir’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.