Abe­jar

En bus­ca del de­li­cio­so ‘dia­man­te ne­gro’

deViajes - - ESCAPADAS -

Cuan­do el frío arre­cia en el nor­te de tie­rras so­ria­nas es cuan­do la va­lio­sa tru­fa ne­gra ofre­ce sus me­jo­res ejem­pla­res. Tam­bién es cuan­do co­mien­za la ca­za de es­ta jo­ya de­li­ca­tes­sen en Abe­jar, la co­mar­ca más ri­ca de Es­pa­ña en es­te hon­go, y don­de ca­da in­vierno se ce­le­bra una feria de­di­ca­da a es­te man­jar –es­te año, el 21 y 22 de fe­bre­ro–.

Du­ran­te es­tos días, la vi­lla al com­ple­to se con­vier­te en una fies­ta gas­tro­nó­mi­ca. Po­drás acom­pa­ñar a un ex­per­to tru­fe­ro en la bús­que­da de es­te fru­to que cre­ce ba­jo las en­ci­nas y ca­rras­cas, y sor­pren­der­te con la pe­ri­cia de los pe­rros adies­tra­dos pa­ra de­tec­tar­las (an­ti­gua­men­te se usa­ban cer­dos).

Se­rá una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra de­gus­tar pla­tos ela­bo­ra­dos con tru­fa de la mano de pres­ti­gio­sos co­ci­ne­ros. Y tam­bién pa­ra ob­ser­var co­mo los me­jo­res tru­fe­ros del país com­pi­ten por en­con­trar el ma­yor ejem­plar ( con­sul­ta el pro­gra­ma en www.fe­ria­tru­fa­so­ria.es).

Si aún no co­no­ces la zo­na, es­ta es la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra ve­nir a es­te pe­que­ño pue­blo, cu­yo gran en­can­to se lo de­be so­bre to­do a su si­tua­ción, a las puer­tas de la ex­ten­sa ma­sa bos­co­sa de los Pi­na­res de Ur­bión, el río Due­ro y con ma­ra­vi­llo­sas vis­tas a las sie­rras de Ce­bo­lle­ra y Ur­bión des­de el mi­ra­dor de la Ata­la­ya.

GO­ZA LA SO­RIA VER­DE

En ve­rano, la cer­ca­nía al pan­tano de la Cuer­da del Po­zo, lo ha­cen per­fec­to pa­ra dis­fru­tar de las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas o de un ba­ño en su co­no­ci­da pla­ya Pita.

En es­ta épo­ca, apro­ve­cha a re­co­rrer a pie o en bi­ci al­gu­nos de sus ca­mi­nos, co­mo el GR-86 –sen­de­ro Ibé­ri­co Soriano que re­co­rre lo me­jor de la pro­vin­cia–. Abe­jar es un bo­ni­to pue­blo don­de con­tem­plar la ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar –tí­pi­cas ca­sas pi­na­rie­gas– y al­gún que otro te­so­ro re­li­gio­so, co­mo la igle­sia gó­ti­ca de San Juan Bau­tis­ta. Co­no­ce una va­qui­lla muy es­pe­cial, que no mue­re ni asus­ta. La Fies­ta de la Ba­rro­sa es una ori­gi­nal for­ma de ce­le­brar el car­na­val en Abe­jar. Un to­ro si­mu­la­do con un ar­ma­zón en­mas­ca­ra­do y con dos as­tas es “bai­la­do” por dos mo­zos del pue­blo du­ran­te los días del car­na­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.