AVES Y VIS­TAS DE IM­PRE­SIÓN

deViajes - - DESTINO -

Ade­más del am­bien­te, va­le la pe­na co­no­cer mu­seos co­mo el de la Fun­da­ción Pa­blo At­chu­garry ( www.fun­da­cion­pa­bloat­chu­garry.org), en el Km 4,5 de la ru­ta 104. Aquí, no so­lo tie­ne el ta­ller es­te gran ar­tis­ta uru­gua­yo, don­de crea sus gran­des es­cul­tu­ras en már­mol de Ca­rra­ra. En es­te mu­seo al ai­re li­bre po­drás con­tem­plar obras de otros crea­do­res lo­ca­les.

En el par­que Be­verly Hills, en­tre man­sio­nes de los más ri­cos del mun­do, el mu­seo Ra­lli (gra­tis, www.mu­seo­ra­lli.com.uy) al­ber­ga una co­lec­ción per­ma­nen­te de ar­te la­ti­noa­me­ri­cano con­tem­po­rá­neo y es­cul­tu­ras de ar­tis­tas de to­do el mun­do, don­de des­ta­can obras de Botero y Da­lí. Y ci­ta obli­ga­da al atar­de­cer es el mu­seo-ta­ller Ca­sa­pue­blo, una fan­ta­sía da­li­nia­na con al­gún de­ta­lle de Gau­dí, ubi­ca­do en los acan­ti­la­dos de Pun­ta Ba­lle­na y re­si­den­cia ha­bi­tual del ar­tis­ta uru­gua­yo Car­los Páez Vi­la­ró.

LA COS­TA MÁS SALVAJE

La Ru­ta 10 con­ti­núa pa­ra­le­la a Pla­ya Bra­va, pre­fe­ri­da por sur­fis­tas y aman­tes del ki­te­surf. Es­ta siem­pre fue la cos­ta más te­mi­da por los na­ve­gan­tes y es­ce­na­rio de in­fi­ni­dad de nau­fra­gios de­bi­do al fuer­te olea­je, los es­co­llos y una gran con­cen­tra­ción de mag­ne­ti­ta que en­lo­que­cía a las brú­ju­las. Fue por ello que en el si­glo XIX se le­van­ta­ron fa­ros por to­da la cos­ta (to­dos ellos vi­si­ta­bles, por 0,5 €).

Tu si­guien­te pa­ra­da, Jo­sé Ig­na­cio, es un an­ti­guo pue­blo de pes­ca­do­res que des­de ha­ce años ha sus­ti­tui­do a Pun­ta del Es­te co­mo des­tino de ve­ra­neo pa­ra los que bus­can al­go más de in­ti­mi­dad y don­de se lle­va el es­ti­lo hippy chic.

Aquí los cha­lets sin re­jas ni va­llas se le­van­tan en ca­lles sin as­fal­tar y, sin em­bar­go, vas a en­con­trar los me­jo­res res­tau­ran­tes, bou­ti­ques y tien­das. Vi­si­ta el ho­tel Pla­ya Vik ( www.pla­ya­vik.com), di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Car­los Ott en ti­ta­nio y cris­tal, pa­ra dis­fru­tar de su pis­ci­na que pa­re­ce flo­tar por en­ci­ma de la pla­ya. Tu si­guien­te me­ta es la La­gu­na Gar­zón, que jun­to con la La­gu­na de Ro­cha es­tán de­cla­ra­das Re­ser­va de la Bios­fe­ra por la Unes­co. Am­bas se en­cuen­tran se­pa­ra­das del mar por du­nas de are­na que per­mi­ten pa­sar el agua del mar. Es­ta es ri­ca en pe­ces, mo­lus­cos, ma­ris­cos, y en ellas pue­des avis­tar has­ta más de 200 es­pe­cies de aves mi­gra­to­rias y de anida­ción, co­mo el cis­ne de cue­llo ne­gro, fla­men­cos y di­fe­ren­tes es­pe­cies de ga­vio­tas. La Ru­ta 10 que­da in­te­rrum­pi­da en las du­nas de La­gu­na Gar­zón. Un trans­bor­da­dor gra­tui­to per­mi­te atra­ve­sar­la pa­ra con­ti­nuar ha­cia La Pa­lo­ma, un pe­que­ño pue­blo muy tran­qui­lo, aun­que ca­da ve­rano se ve inun­da­do de tu­ris­tas. Por en­ci­ma de sus pe­que­ñas ca­sas so­bre­sa­le el in­men­so fa­ro cons­truí­do a fi­na­les del si­glo XIX en el Ca­bo San­ta Ma­ría y que es­tá de­cla­ra­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal. Va­le la pe­na su­bir los 143 pel­da­ños de su es­ca­le­ra de ca­ra­col has­ta la lin­ter­na: las vis­tas son im­pre­sio­nan­tes.

Un ferry atra­vie­sa la La­gu­na Gar­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.