Y hip­pies

deViajes - - DESTINO -

a unas for­ma­cio­nes ro­co­sas que se­me­jan un tri­den­te. Es­te pre­cio­so pue­blo –aun­que ca­da ve­rano es­tá más lleno de turismo y ya co­mien­zan a ver­se de­ma­sia­das grúas–, con­ser­va el en­can­to ma­ri­ne­ro de los pue­ble­ci­tos de pes­ca­do­res. To­da­vía sus bar­cas en­ca­llan en la are­na pa­ra des­car­gar las re­des re­ple­tas de pe­ces, en­tre los que es fá­cil ver al­gún pe­que­ño ti­bu­rón, pa­ra sor­pre­sa de los cu­rio­sos ba­ñis­tas.

Un ca­mino to­da­vía sin as­fal­tar ha­ce las ve­ces de pa­seo ma­rí­ti­mo don­de se ha­ci­nan pe­que­ños res­tau­ran­tes, la lonja, la li­co­re­ría y pues­tos de bi­su­te­ría, ves­ti­dos, pa­reos o bi­qui­nis, to­do he­cho por los ar­te­sa­nos de Pun­ta del Dia­blo.

Con­ti­nuan­do por la Ru­ta 9 se lle­ga has­ta la For­ta­le­za de San­ta Te­re­sa, cons­trui­da por los es­pa­ño­les en el si­glo XVIII pa­ra de­fen­der el an­ti­guo Ca­mino de la An­gos­tu­ra, que lle­ga­ba has­ta Bra­sil.

Es­tá ro­dea­da por enor­mes mu­ros de cua­tro me­tros de es­pe­sor en for­ma de pen­tá­gono, con cin­co bas­tio­nes en ca­da pun­ta. En su in­te­rior se en­cuen­tran va­rias de­pen­den­cias que po­dían al­ber­gar has­ta ca­si 300 hom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.