Un es­con­di­te cos­mo­po­li­ta con una de­ce­na de do­bles

deViajes - - TENTACIONES -

Los re­qui­si­tos pa­ra vi­vir a to­pe es­te re­ti­ro son: amar la is­la ba­lear, va­lo­rar la hos­pi­ta­li­dad y año­rar el si­len­cio. El cas­co his­tó­ri­co de la ca­pi­tal, el Dalt Vi­la, se adi­vi­na a 1 km des­de es­ta es­truc­tu­ra tí­pi­ca ibi­cen­ca. Po­drás ima­gi­nar que el co­lor blan­co do­mi­na en sus mu­ros, atra­ve­sa­dos por vi­gas de ma­de­ra. Tam­bién las ha­bi­ta­cio­nes (a par­tir de 209 € con desa­yuno) han man­te­ni­do el es­pí­ri­tu ad­lib, que si se­gui­mos la eti­mo­lo­gía la­ti­na sa­be­mos que se tra­du­ce por la ex­pre­sión “con li­ber­tad”. El alo­ja­mien­to tie­ne el Cer­ti­fi­ca­do de Ex­ce­len­cia otor­ga­do por la pla­ta­for­ma de opi­nio­nes on­li­ne Tri­pAd­vi­sor, que se­gu­ro que le ha lle­ga­do por el tra­to ex­cep­cio­nal que ha que­ri­do tras­mi­tir su ver­da­de­ra alma ma­ter: Al­ber­to Mi­guel.

Can Pa­lau De Dalt, s/n. Ibi­za Nue­va (Ibi­za).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.